Incluso las personas que normalmente tienen buenas digestiones pueden resentirse en estas fechas del estómago y sufrir digestiones pesadas. En Navidad se multiplican los compromisos sociales y es muy común que quien más y quien menos acabe excediéndose con la sal, los alimentos grasos, el alcohol o asista a comidas demasiado copiosas.

La mejor manera de acabar con esta tendencia es elegir aquellos alimentos que sientan bien al estómago y seguir una serie de pautas que faciliten la digestión. Descubre cómo dar una tregua a la acidez estas navidades.

Alimentos que debemos restringir

Conviene conocer cuáles son los enemigos del estómago para poder reducirlos en unos casos y en otros eliminarlos. Entre los más perjudiciales se encuentran:

  • El exceso de sal, las conservas y las comidas precocinadas
  • Los fritos, las salsas de tomate y las grasas
  • Los embutidos y fiambres
  • El tabaco y el alcohol
  • Las bebidas con gas
  • El chocolate, la leche y el café (incluido el descafeinado)
  • Platos muy condimentados o picantes

Aliados del estómago

El hecho de optar por recetas más ligeras que calmen las molestias estomacales no significa renunciar a ciertos placeres culinarios sino que en ocasiones basta con sustituir ciertos ingredientes o cambiar la manera de cocinarlos.

Una de las recetas más utilizadas en todas las casas a diario y también en Navidad es la ensalada. Si en lugar de aliñarla con vinagre se hace con zumo de limón, los comensales tendrán menos problemas de acidez.

En cuanto a la guarnición que suele acompañar a carnes o pescados, un sencillo consejo es servir patatas cocinadas al horno y si se condimentan con hierbas aromáticas de acción digestiva como el comino o el eneldo se consigue además un buen antiácido natural.

Como broche final en la sobremesa, agasaja a tus invitados con una infusión a base de regaliz y otras plantas digestivas como la manzanilla, la salvia o el malvavisco que contribuyen a aliviar cualquier signo de pesadez. Otra alternativa si se padece con frecuencia ardor de estómago es recurrir a tomar antes de cada comida una o dos cucharadas de jarabe de hinojo, un remedio que se consigue hirviendo dos cucharadas de semillas de esta planta en un vaso de agua, añadiendo dos de miel cuando arranque a hervir y dejando seguir a fuego bajo hasta que el líquido se reduzca a la mitad.

Adquirir buenos hábitos en las comidas

Tan importante cómo elegir lo que comemos es saber de qué manera hacerlo. Pequeños gestos que si los aplicamos diariamente nos permitirán disfrutar sin problemas de las celebraciones.

Antes que nada, reserva un tiempo determinado para las horas de comer y no lo hagas con prisas ni de pie. Comer despacio y tranquilo masticando suficientemente los alimentos no solo facilita la digestión, un proceso que dura entre una hora y una hora y media, también ayuda a prevenir el reflujo, el hipo y los gases.

Hay que procurar tomar pequeñas cantidades de productos, pero varias veces al día. Y en la manera de lo posible se recomienda no acostarse nada más terminar de comer.

Además, presta atención a la manera de servir los platos. No deben estar ni muy fríos ni muy calientes. Las temperaturas extremas estimulan la secreción gástrica.

Estas fiestas alimenta adecuadamente a tu estómago, disfruta de cada bocado y olvídate de las digestiones difíciles.