Nos hemos acostumbrado tanto a los móviles de tercera generación que ya no nos acordamos que hace unos años sólo podíamos soñar con ellos o verlos en el cine. En las películas de la serie "Star Trek", aparecían unos aparatos comunicadores que permitían a la tripulación del Enterprise comunicarse entre sí. Dichos artilugios, hoy en día, se habrían quedado obsoletos al lado de los teléfonos móviles que solemos llevar encima.

Sólo podían transferir la voz de su portador, pero a los guionistas no se les había ocurrido que llegaríamos a tener los actuales móviles 3G, capaces de transferir también datos, descargar programas, enviar y recibir mensajes y mails.

Pues bien, ya está aquí la tecnología 4G. Recientemente, el operador TellaSonera, una empresa nórdica, ha anunciado que pondrá en funcionamiento la primera red de telefonía móvil 4G, basada en tecnología LTE, del mundo. De momento, sólo operará en Estocolmo y Oslo, pero la red podrá ser utilizada muy pronto, antes de que termine el año 2010.

Definición de 4G

Aún no está del todo definido en qué consiste el 4G, y más bien parece un concepto de marketing. Dicen los entendidos que no tardará en definirse. De momento, cuando se habla de 4G, se hace referencia a la mejora de las prestaciones existentes, lo que integrará diversas tecnologías diferentes. Parece que existe un cierto consenso en qué va a ser la tecnología 4G.

Una de las principales claves es que aumenta la velocidad

La tecnología 4G que tiene previsto utilizar la citada empresa permite unas velocidades de transmisión 10 veces más rápidas que las de la actual tecnología 3G. “El uso de los teléfonos móviles a través de banda ancha en los países nórdicos está creciendo con una enorme rapidez. Los usuarios necesitan mayores velocidades y una mayor capacidad”, comenta Kenneth Karlberg, presidente y director de servicios móviles de la empresa.

También llegará el 4G este año a Japón. Allí la empresa de telefonía NTT DoCoMo ha presentado sus prototipos de móviles. De momento, se trata sólo de prototipos, pero ya transmiten datos a una velocidad increíble. Llegan al Gigabyte por segundo. NTT DoCoMo lleva desarrollando móviles de cuarta generación desde el año 1998. La compañía llegó a un acuerdo con HP para desarrollar conjuntamente la arquitectura tecnológica de la cuarta generación. Por otro lado, Nokia también presentará este año su propio terminal. Estas empresas tratan de tener los modelos listos para cuando empiecen a funcionar las redes.

Aplicaciones prácticas

Al tener una velocidad de transmisión más rápida, se notará mucho menos la falta de cobertura de algunas zonas. Todos experimentamos a menudo las dificultades de estar en una zona de poca cobertura, donde la calidad de la transmisión disminuye notablemente. A partir de ahora, aunque baje un poco la velocidad de transferencia por problemas de cobertura, se seguirá escuchando bastante bien.

Se erradicará un problema generalizado que tienen los actuales móviles. Si se realiza una llamada desde un coche, o cualquier medio de transporte, se limita radicalmente la velocidad de transmisión de datos. Con los modernos móviles todo irá tan rápido que casi ni lo notaremos. Se dice que la tecnología 4G puede mantener una velocidad de 100 Megabytes por segundo, por muy rápido que vaya el vehículo en el que nos desplacemos. Las primeras pruebas han sido muy positivas y ha sido posible ver vídeos de alta definición, en un vehículo en movimiento.

Las redes 4G serán mucho más seguras. Será casi imposible la conexión a través de una red pirata o engañosa, creada con intenciones fraudulentas.

Ventajas

En los próximos años serán muy habituales las llamadas a través de Internet. La tecnología 4G permitirá que los teléfonos funcionen en Internet. Por ejemplo, se podrá llamar utilizando la señal Wi-Fi. Esto será mucho más económico para las empresas.

Además, la tecnología 4G permitirá que se hagan habituales las videoconferencias, debido a la alta calidad con la que se podrán establecer videollamadas. Favorecerán sin duda el teletrabajo, ya que un teletrabajador podrá tener una comunicación bastante directa con el resto del personal, con el subsiguiente ahorro en espacio y oficinas.

El hecho de que el teletrabajador pueda descargarse desde casa datos y vídeos a mayor velocidad también supondrá un ahorro económico, además de una optimización significativa del trabajo.

Celebrar reuniones, una conferencia de prensa, o incluso una junta será más fácil, por lo que se hará más habitual que ahora conectarse mediante videoconferencia a la otra punta del globo. El tener que acudir físicamente a lugares remotos se reducirá notablemente, salvo para casos de enorme necesidad. La ventaja es doble, pues además de ahorrar dinero, no se necesita perder tiempo en los desplazamientos.

La mayor calidad de la comunicación es, sin duda, un gran avance para evitar la distorsión de datos. El ponerse de acuerdo con cada interlocutor es mucho más sencillo si mejora la calidad del sonido, que será muchísimo mejor a partir de ahora que la calidad que ofrece la telefonía fija. Las imágenes serán también de una gran nitidez.

Desventajas

Pero no todo va a ser positivo. De momento, la principal pega es que tardará mucho en implantarse. En algunos países podría generalizarse en 2020 o incluso más tarde. Además, requerirá que las operadoras inviertan en infraestructuras. Mientras haya pocos usuarios, los precios pueden ser demasiado altos, lo que hace prescindible este tipo de tecnología, si no se necesita utilizar los servicios de datos en el móvil.

Todas estas desventajas desaparecerán con el tiempo, como ocurrió en el caso del 3G. Pero el proceso de adaptación y de paso de un sistema a otro puede alargarse innecesariamente.