Desde siempre el cuidado de la zona íntima o vaginal ha sido preocupación y punto de atención de la mayoría de las mujeres ya que esta región posee una piel más delicada que la del resto del cuerpo y está expuesta a sudoración, cambios hormonales, bacterias, residuos de la menstruación, orina; así como a microorganismos de productos externos como protectores, tampones y toallas higiénicas (compresas) La flora vaginal puede ser afectada por el uso sin cuidado de jabones, lociones y cremas que no son los adecuados.

¿Qué es la flora vaginal?

Es un conjunto de microorganismos descubiertos por el ginecólogo alemán Albert Döderlein en 1982; están ubicados en la zona genital femenina y son un grupo de bacterias inofensivas al cuerpo humano que evitan que bacterias y hongos dañinos habiten la zona y puedan generar infecciones. También evitan las infecciones que pueden ser provocadas por factores externos como el roce con ropa interior, principalmente la que es muy ajustada, uso de tampones y productos como talcos y lociones.

La flora vaginal está relacionada con la armonía que debe tener la zona vaginal, es decir, que mantenga un pH neutro; cuando hay cambios hormonales o del pH es cuando aparecen las infecciones e irritaciones en la zona íntima. La vagina tiene un olor característico y natural, por ello no se recomienda tratar de disimularlo o enmascararlo con lociones o desodorantes porque eso también puede generar consecuencias.

El pH es un indicador de acidez y determinados procesos químicos solo pueden tener ciertos grados de acidez, en este caso, el pH de la zona vaginal debe un valor entre 4.0 y 5.0 que de modificarse o alterarse puede generar irregularidades en la producción de bacterias de la zona íntima y dar pie a la aparición de microorganismos nocivos u hongos.

Beneficios del uso de jabón íntimo

Durante la menstruación es cuando hay mayor riesgo de contraer infecciones debido a los cambios hormonales, de temperatura y por ende del pH, esto junto con el uso de compresas o toallas higiénicas y tampones, altera la armonía de la zona íntima. La limpieza debe ser realizada con mayor cuidado; el uso de productos de higiene íntima son un gran aliado en esta época.

Los productos como geles, jabones y lociones de higiene y limpieza de la zona íntima femenina deben ser productos que limpien y desodoricen la piel, pero que a su vez sean lo suficientemente suaves como para no resecar ni alterar el pH genital. El jabón íntimo debe respetar la armonía que posee la zona genital, lo que garantice su uso diario sin generar contraindicaciones.

Este tipo de productos viene en varias presentaciones y algunos traen un plus como los que son hidratantes, muy útiles para mujeres durante y después de la menopausia ya que en esa época se pasa por una fase de sequedad y se necesita una ayuda extra que calme, proteja y regenere. Existen jabones íntimos para hombres, solo que en comparación con las líneas para el mercado femenino, aún es muy pequeño.

¿El jabón íntimo es necesario?

Que el jabón íntimo traiga tantos beneficios para la mujer, no quiere decir que sea obligatorio utilizarlo; no son muy costosos, pero si no se puede hacer esa inversión dentro de las compras rutinarias, lo ideal es buscar un jabón suave, que tenga propiedades hidratantes. Tampoco es para comprar a la ligera, es recomendable hablar primero con su ginecólogo para que le aconseje cuál es el indicado para su tipo de piel.

La higiene íntima es primordial, sea o no con productos específicos hay que recordar que es una zona delicada que requiere un poco más de cuidado y atención que el resto del cuerpo.