Después del éxito de la Alicia de Burton, el ojo de Mordor viró con violencia: ¡los cuentos clásicos! ¿Cómo no los había visto antes? La industria hollywoodense puso proa a la vieja tradición y hacia allí envió su séquito de guionistas, directores y estrellas. Espejito, espejito, basada ooobviamente en Blancanieves, sale a ocupar el espacio dejado por La chica de la capa roja (ver crítica), la “caperucita” gótica con Amanda Seyfried. Esta vez, son la jovencita Lily Collins (la muchachita de Identidad secreta) y la inefable Julia Roberts quienes salen a los viejos bosques mágicos, aquí bastante reconocibles.

Películas sobre los cuentos clásicos

Cuenta la historia histórica (ejem…) que los viejos cuentos comenzaron a sucederse tras la caída del Imperio Romano y sus ciudades. La gente se vio arrastrada al campo y el vandalismo y, por qué no, el hambre de las fieras obligó a los poblados a cuidar a sus niños. No se pierdan, no salgan de la aldea, porque afuera… afuera hay brujas, lobos feroces, viejas come-chicos.

Es decir, los cuentos tradicionales eran cuentos de horror. Y su misión, inequívoca: asustar. Si algo de eso permanecía en Alicia y en La chica de la capa roja, el plan del director Tarsem Singh para con Espejito, espejito es bien diferente. Blancanieves y sus enanos se visten con ropas de comedia para esta nueva versión del cuento clásico. Humor a lo Shrek, humor para chicos, también para grandes. Y risas por todos lados.

Espejito, espejito 2012, sinopsis

El argumento es conocido y si bien Espejito, espejito propone cambios, estos son pocos. Repasemos (rápidamente, no sea cosa de perder el tiempo con una historia archiconocida): Blancanieves (Collins) vive en palacio con su malvada madrastra (Roberts), quien tiene la molesta costumbre de recurrir a la hechicería para cumplir sus designios.

Por cuestiones de coqueteo, hija preciosa y madre baqueteada competirán por el amor de un príncipe. Y una vez expulsada al bosque, la jovencita se refugiará en los siete enanitos, aqui ladrones en lugar de leñadores.

Crítica de Espejito, espejito, Blancanieves en versión comedia

El film funciona. Qué tanto. En una línea ingenua, más cercana a las películas filmadas de la reciente Disney que los antiguos dibujos animados, Espejito, espejito hace de todos y cada uno de los presentes, personajes queribles, adorables, incluida la jocosa y desesperada madrastra, bruja desesperada por conseguir chongo pasados los cuarenta.

Los chicos, las chicas sobre todo, disfrutarán de la cinta. Narrada con sencillez, con el galancito de turno (Armie Hammer, el príncipe) y los enanos desarmándose en chistes constantes, la película se convierte en un entretenimiento puro. Pero quedamos los resentidos, ¿verdad? Aquellos que disfrutábamos de otra manera. Placer irresistible que produce el miedo. Taparse con la colcha mientras mamá contaba… y sacar una oreja afuera para escuchar lo terrible que está por venir: ¿Blancanieves comerá la manzana envenenada?