Mar del Plata suele llevarse a sus tablas las mejores obras del invierno porteño. Año tras año la costumbre se repite con mayor o menor fidelidad. De este modo, y con la imperdonable ausencia de la genial Filosofía de vida, que prefirió someter a Alfredo Alcón a la otra temporada en la infernal Buenos Aires, Don Arturo Illia y TOC TOC llegan a la temporada veraniega de 2012 en la “ciudad felíz”. Una, tragedia argentina; la otra, risa constante sobre defectos personales. Foco sobre TOC TOC, la obra de Laurent Baffie, la que rompió la taquilla durante los meses de frío, la de la risa continuada.

TOC TOC, sinopsis de la obra teatral

Seis pacientes se encuentran en la sala de espera de una eminencia en psiquiatría. Con sus problemas, sus fobias, sus tics y sus TOCs (abreviatura de "trastorno obsesivo compulsivo"), cuando reciban la noticia de que el doctor está con retraso los complicados pacientes comenzarán a relacionarse entre sí en una improvisada terapia de grupo “para ir ganando tiempo”. Uno por vez, preséntense.

TOC TOC, trastorno obsesivo compulsivo

Mauricio Dayub tiene la inapropiada manía de mezclar insultos sexuales en medio de las conversaciones; Daniel Casablanca es un taxista que todo lo cuenta y, de paso, cuenta todo; María Fiorentino, religiosa o solterona, siempre cree haber olvidado algo; Eugenia Guerty, enferma de la limpieza, Diego Gentile, de la simetría, y Melina Petriella, quien habla por duplicado, por duplicado, o repite las últimas silabas, ílabas, ílabas.

Una obra de teatro aplaudida por la crítica y el público

Con un código ameno que “entra” de inmediato y en clave humorística, TOC TOC se convierte en una obra que combina con agilidad lo más vulgar de las palabrotas de Dayub con el complejo patetismo de seis personas expuestas ante los demás. Si es cierto aquello que asegura que la risa se produce en la falla (chiste: salida que rompe lo esperado) TOC TOC aumenta su efecto al referirse a condiciones dolorosas, que avergüenzan.

La compasión que producen esos trastornados personajes en el público, conectada con la inevitable identificación, por supuesto, exagerada, genera que el famoso “no nos reímos de vos, sino con vos” suene, por una vez, realmente sincero. Nos reímos con vos, vos te reís de nosotros, y cuando te has distraído, una sala llena se desternilla de risa.

TOC TOC, crítica del "boom" en teatro, ahora en Mar del Plata

En lo formal, la puesta de Lía Jelín es una obra pulida en su producción. Con una precisa escenografía, absolutamente guionada en su texto, sin improvisaciones ni guiños al público (sin dirigirse a este, es Casablanca quien más contacto tiene con la platea, a través de sus miradas cómplices), la obra avanza a ritmo frenético sin dar tiempo a respirar entre carcajada y carcajada. Esta aceleración produce dos efectos: que las risas tapen, en lo sucesivo, algunos chistes; y que los actores parezcan, por momentos, atolondrarse en los remates. Pero no por nada TOC TOC sedujo a la gente como lo hizo durante todo el 2011. Este pulso a mil por hora consigue algo realmente sorprendente: que no hagan falta los cambios de ritmo; aunque parezca imposible Jelín consigue, con la porteña adaptación de Jorge Schussheim, lograr hora y media de chistes constantes hasta el revelador final ¿Nadie puede hacer chistes continuamente sin repetirse y sin fallar? Allá en la fría Buenos Aires, TOC TOC lo hizo. Y ahora repite entre rabas, mariscos y lobos de mar.

(La crítica fue publicada en Enero de 2012 con motivo de la presentación de la Obra TOC TOC en Mar del plata. Actualmente, la obra se presenta en Buenos Aires en el Multiteatro. Av. Corrientes 1283

Ciudad de Buenos Aires. Funciones: Lunes: 20:30 Miércoles: 20:30 Jueves: 20:30 Viernes: 20:30 - 22:45 Sábado: 20:30 - 22:45 Domingo: 18:00 - 20:30)