El mexicano Guillermo del Toro ha demostrado no solo que es un realizador visualmente impactante, sino que tiene también una inmensa intuición como productor de títulos de calidad ("El orfanato", "Rabia"). En esta ocasión, apadrina un filme de un cineasta canadiense de inmenso prestigio en el campo del cine fantástico, Vincenzo Natali, responsable de "Cube" y "Cypher".

"Splice" viene a ser la enésima reactualización de "Frankenstein", con modificaciones en la trama que le dan la suficiente frescura como para que parezca una historia lo suficientemente nueva. Apasionará especialmente a los incondicionales del cine fantástico.

Sinopsis de "Splice: Experimento mortal"

Clive y Elsa son una pareja de brillantes bioquímicos que trabajan creando vida mediante ingeniería genética, para una corporación, mezclando ADN de diversas especies, entre ellas el ser humano. Aunque después de una presentación desastrosa, la empresa les insiste en que deben abandonar su proyecto, deciden continuar por su cuenta con la creación que tienen entre manos, un organismo femenino muy avanzado, al que llaman Dren.

Natali demuestra una vez más que es un cineasta solvente y sus imágenes recuerdan mucho también al cine de Del Toro. Es necesario mencionar el mérito que tiene la creación de la criatura, mezcla de maquillaje y efectos por ordenador, que la hacen de carne y hueso. No en vano, recibió el premio a los mejores efectos especiales en el Festival de Sitges.

Génesis del proyecto

Hace muchos años, cuando Natali triunfó con "Cube", cuando pensaba en nuevos proyectos barajó recuperar el guión de "Mutants", un cortometraje que escribió en 1995. Alargó la trama, y acabó cambiando el nombre por "Splice". Aunque posteriormente se centró en dirigir otras cintas, "Splice" siempre ha permanecido en su pensamiento hasta que ha visto que los modernos efectos especiales permitían filmarla con realismo.

Con los modernos efectos especiales, resulta bastante creíble la criatura, Dren (que se llama como la palabra inglesa 'nerd' –cerebrito– al revés). Natali quería un ser innovador y creativo, y curiosamente apostó por un diseño del monstruo bastante simple. "La mayoría de los monstruos adquieren una forma humana con más o menos añadidos", explica Natali "Nuestra apuesta ha sido eliminar cosas".

La manipulación genética

Funcionan sus críticas a la manipulación genética, y a los peligros que podría conllevar la falta de ética en la ciencia, cuando están en juego intereses empresariales y el afán de notoriedad de los científicos. Los personajes principales resultan bastante creíbles, sobre todo porque están interpretados por dos grandes actores, Adrien Brody y Sarah Polley, casi siempre asociados al cine de autor. Sobre todo, consiguen hacer interesante su relación paterno-filial con la criatura que han creado después de que no han tenido hijos reales, dedicando su vida a su trabajo.

Pero "Splice" acaba sorprendiendo mucho menos de lo que promete en su planteamiento, hasta el punto de que el final es mucho más previsible que el arranque. Acaba siendo un filme de terror de lo más convencional. Introduce algunos segmentos morbosos, en una subtrama de perversión sexual poco sutil, que no acaba de funcionar tan bien como el resto de la película.