Lejos del veneno sicodélico que a veces parece contagiar la sangre de algunas producciones en Hollywood, existen otras historias más pequeñas que no necesitan del rótulo 3D para venderse. Un buen guión, sólidas actuaciones y una dirección acertada se combinan de manera prolija y definitiva para darnos una gran película. Ese es el caso de "Rabbit hole", película dramática dirigida por John Cameron Mitchell y protagonizada por Nicole Kidman y Aaron Eckhart.

Sinopsis de "Rabbit hole"

El matrimonio compuesto por Becca y Howie, intenta sobrellevar la muerte de su hijo de cuatro años. En el silencio del dolor y de la impotencia se va desmigajando cada sentimiento hasta sentir que sus partículas se esparcen en una casa que llega a ahogarlos. Ante la mirada de los otros, Becca y Howie intentan reconciliarse con su propia pena, llevando adelante su duelo, mientras el corazón y la mente les recuerdan momento a momento lo que han perdido, intentando encontrar un camino por el cual seguir, donde la culpa puede emerger como el peor de sus fantasmas.

Efectivo drama familiar

"Rabbit hole" es el tercer largometraje de John Cameron Mitchell, un director que sabe meter el dedo en la llaga. Y no lo hace por pura excentricidad. Lo hace porque sabe contar historias. Tras el sorprendente debut de John Cameron Mitchell con "Hedwig and the Angry Inch" (2001), llegaría en 2006 "Shortbus", la polémica cinta que exhibe escenas de sexo explícito pero con un contenido irreprochable. Dejando de lado la polémica sexual, le tocó el turno de dirigir este efectivo drama familiar que se perfila como fuerte candidata en los próximos premios Oscar.

Grandes interpretaciones de Nicole Kidman y Aaron Eckhart

Su sobrio y delicado pulso narrativo, ese perfil de realidad que golpea a cada minuto de metraje, esa música precisa para hacer lucir cada escena, son elementos muy destacados dentro de "Rabbit hole". Pero quienes llevan el ritmo de la historia son sus protagonistas, Nicole Kidman y Aaron Eckhart, quienes se sacan chispas en ese duelo interpretativo que deberían llevarlos de cabeza a los Oscar 2011. Tras Kidman y Eckhart, se encuentra un elenco solvente que los acompaña destacando a Dianne Wiest, Tammy Blanchard, Sandra Oh y el joven Miles Teller.

El amor, el dolor y la resignación

"Rabbit hole" es una adaptación de la novela homónima escrita por David Lindsay-Abaire, quien obtuvo el premio Pulitzer en drama en 2007 por esta novela. David Lindsay-Abaire es también el guionista de la película. Mas allá de la tentación lacrimógena que impera en toda la cinta, la misma no cae en estereotipos banales, ni toma un tema tan serio como la pérdida de un hijo con superficialidad. En "Rabbit hole" habitan el amor, el dolor y la resignación, como sentimientos que dominan el alma humana tras una tragedia personal como la que viven sus protagonistas.

Una película profunda y emocionante que nos hace reconocer en la pantalla el valor y la fuerza de espíritus que están a punto de perder lo único que les queda, escabulléndose quizá en la madriguera de un conejo. "Rabbit hole" es una gran película que no los dejará indiferentes.