Roger Michell demostró hace unos años su solvencia para la comedia romántica con "Notting Hill", uno de los grandes exponentes del género de los últimos tiempos. Para su nueva película se ha rodeado de un equipo de altura, pues ha contado con un libreto de Aline Brosh McKenna, autora de "El diablo viste de Prada", y le produce nada menos que J.J: Abrams, creador de "Perdidos" y considerado uno de los grandes de las modernas series televisivas.

Tiene a sus órdenes el realizador además a un reparto excepcional, encabezado por el legendario Harrison Ford, que se prodiga muy poco en la gran pantalla. Le acompaña Rachel McAdams, recordada sobre todo por su papel en el lacrimógeno drama "El diario de Noa", y en papeles más secundarios actores sobradamente conocidos como Diane Keaton o Jeff Goldblum.

La película se estrena en España el 21 de enero de 2011.

Sinopsis de "Morning Glory", un trabajo aparentemente ideal

Becky Fuller, ambiciosa y joven productora televisiva, ha sido despedida por reajustes en su emisora. Pero enseguida encuentra el trabajo aparentemente ideal en una emisora de ámbito nacional que emite desde Nueva York, donde se dedicará al informativo de la mañana. La audiencia ha ido bajando en los últimos tiempos, y la empresa necesita a una joven con talento como Becky para recuperar espectadores y volver a situar el programa en la cumbre.

Y aunque la misión es complicada, decide recuperar a Mike Pomeroy, un legendario pero rudo presentador, para emparejarlo con la presentadora habitual del programa, Colleen Peck, una locuaz diva. Y aunque Pomeroy no colabora para el programa funcione y se lleva fatal con Colleen, Becky experimenta con todo tipo de ideas para evitar que se retire el programa, al tiempo que se enamora de Adam Bennett, otro productor.

Otra mujer trabajadora

Harrison Ford, que triunfó en el terreno de la comedia en su momento con la correcta "Working Girl (Armas de mujer)" reincide en el mismo tema de aquella cinta, también sobre una mujer luchando por abrirse camino en el ámbito laboral. Sin embargo aquí, su personaje es bastante limitado, un cascarrabias que no parece tener cualidades positivas, y que el actor no consigue salvar ni hacer creíble.

El resto del reparto realiza una labor correcta, aunque sus trabajos no son especialmente memorables ni perdurarán en el recuerdo para siempre. Destaca especialmente la veterana Diane Keaton ("Misterioso asesinato en Manhattan"), que se luce en su registro cómico en las que sin duda son las secuencias más redondas de la película.

Crítica a la telebasura

Tampoco se sabe muy bien qué quiere contar el film, del que se deduce en un primer momento una crítica hacia la telebasura, un tema muy de actualidad, y también un alegato a favor de salvaguardar la vida personal, y no sacrificarla para labrarse una sólida carrera profesional. Sin embargo, acaba estancándose por falta de ideas, lo que provoca que el mensaje central quede bastante diluido. Al final se convierte en una película excesivamente insustancial.

Además, el desarrollo es tan convencional que suena a mil veces visto. En cualquier caso, es un film no del todo desaconsejable, que resulta lo suficientemente grato para aquellos espectadores que necesiten un entretenimiento ligero que les haga esbozar al menos una sonrisa.