La californiana LIsa Cholodenko debutó en el largometraje con "High Art", sobre una muchacha que vive con su novio, pero se siente atraída por su vecina de arriba, una fotógrafa lesbiana. Fue también la responsable de "La calle de las tentaciones", sobre la frivolidad del mundo del rock. Su especialidad son las películas duras y descarnadas. También ha dirigido episodios de la serie "L (The L Word)", de temática lésbia, y de la memorable "A dos metros bajo tierra".

Ahora, Lisa Cholodenko aborda la familia homosexual, tema que conoce a la perfección, ya que ella misma es lesbiana, y madre de un hijo, que concibió por inseminación artificial, en el drama "Los chicos están bien". Supone su mayor éxito y su trabajo más reconocido hasta la fecha.

"Los chicos están bien" se estrena en España el 25 de febrero de 2011.

Sinopsis de "Los chicos están bien"

Nic y Jules son una pareja de lesbianas. Años atrás acudieron a un donante de esperma para poder tener descendencia. De esta forma tuvieron dos hijos, que con el tiempo se han convertido en adolescentes: Joni, la mayor, que está a punto de ir a la universidad, y Laser. Ambos deciden un día a espalda de Nic y Jules conocer a su padre biológico, y finalmente consiguen encontrarle.

Joni y Laser integran a Paul, el padre, en la vida familiar, lo que desconcierta a Nic y a Jules, que no están de acuerdo con su comportamiento. La llegada de Paul supone un revulsivo en la convivencia de las dos mujeres.

Una buena respuesta de crítica y público

El film ha sido muy bien recibido por la crítica. "Divertida y argumentalmente insólita", comentó Carlos Boyero en "El País". "Tremendamente divertida sin exagerar sus efectos cómicos, y desgarradora con apenas unos mínimos adornos melodramáticos", escribió A. O. Scott en The New York Times. Además, ganó dos Globos de Oro en la categoría de película (comedia o musical) y actriz de comedia o musical (Annette Bening). Opta a cuatro Óscar: película, actriz (Annette Bening), actor de reparto (Mark Ruffalo) y guión original (Lisa Cholodenko, Stuart Blumberg).

A nivel popular, en Estados Unidos no se la conoce por su título, sino como "la película del matrimonio lésbico", pero a Lisa Cholodenko le ha encantado el sobrenombre. "Ha servido para que la opinión pública la tenga situada", explica la realizadora. "Queria rodar una película masiva, trascendiendo el circuito independiente, donde hasta ahora se han visto mis películas. Hace tiempo que quería rodar un film sobre la inseminación artificial y la posibilidad de que los hijos quisieran conocer al donante", explica la realizadora.

Crítica de "Los chicos están bien"

Las principales virtudes de Cholodenko residen en que es capaz de narrar con agilidad la historia, y sacarle tajada a un reparto con muchas posibilidades, encabezado por la siempre solvente Annette Bening, Julianne Moore –experta en insuflarle vida a personajes de lo más variopinto, que también estaba en el film de temática gay "Un hombre soltero"– y Mark Ruffalo, en uno de los mejores trabajos de su carrera. Los chicos resultan por su parte tan espontáneos como creíbles. Logra Cholodenko –una directora muy hábil– conmover en algunas ocasiones, se esté de acuerdo o no con lo que cuenta la película, a través de unos personajes de gran humanidad.

El film es un alegato claramente a favor del matrimonio homosexual, con unos personajes que llevan una vida muy similar a la de cualquier otra familia, con sus crisis, sus momentos buenos, etc. Su mensaje va por la línea de la llamada "Ideología de género", término que empezaron a utilizar las feministas americanas a finales de los 60. Según esta tendencia, no existe diferencia entre hombre y mujer, sino meras construcciones culturales y psicológicas. Ninguna tendencia sexual, ni ninguna forma de entender la familia es mejor que otra.