El barcelonés Mariano Barroso estudió dirección en el American Film Institute y en el Instituto Sundance. Debutó con la prometedora "Mi hermano del alma", y posteriormente se consagró definitivamente con "Éxtasis", protagonizada en 1995 por Javier Bardem y Federico Luppi. Recibió el premio a la mejor película del año de la Asociación de Críticos del Espectáculo de Nueva York.

Sin embargo sus posteriores trabajos en cine ("Los lobos de Washington", "Kasbah" y "Hormigas en la boca") no han acabado de funcionar. El cineasta llevaba seis años alejado de la gran pantalla, y ahora regresa con "Lo mejor de Eva", un thriller cargado de erotismo, al estilo de "Instinto básico" y producciones similares de Hollywood que se pusieron de moda sobre todo en los 90.

"Lo mejor de Eva", con Miguel Ángel Silvestre y Leonor Watling, se estrena en España el 10 de febrero de 2012.

Sinopsis de "Lo mejor de Eva", la juez en apuros

Eva (Leonor Watling) tiene una carrera brillante como juez, a consta de haber sacrificado su propia vida privada. Apenas hace caso a su hija, que es la única que se preocupa por ella. Un día debe hacerse cargo de la instrucción de un caso bastante turbio: el asesinato de una bailarina de striptease. El principal sospechoso, Peña, es un empresario bastante conocido, sobre todo porque ha sido juzgado en varias ocasiones por diversos episodios de corrrupción, pero ningún tribunal le ha condenado jamás.

Una noche llega a casa de Eva un gigoló llamado Rocco, que aparentemente se ha equivocado de dirección. Tras conversar con él, la juez descubre que está relacionado con la víctima, y también que tiene mucha información sobre el caso, pero no sabe si ayudarla porque no está seguro de que esté dispuesta a llegar a donde haga falta para meter a Peña entre rejas.

Crítica de "Lo mejor de Eva", buena jugada comercial

En primer lugar, es un gran acierto emparejar a dos protagonistas con gran tirón comercial. Si se pretende que el cine español despegue de una vez por todas no hay nada mejor que llevar a gente a las salas con estrellas autóctonas como Miguel Ángel Silvestre, que se convirtió en un fenómeno de masas tras protagonizar la serie "Sin tetas no hay paraíso". Por su parte, Leonor Watling también llama bastante la atención de los espectadores, tras títulos como "Hable con ella" o "Mi vida sin mí".

Además, Barroso es un gran director que cuida mucho la factura del film. De hecho, el arranque es impecable a nivel técnico, y ademas desata la curiosidad del público. Sin duda, el film está sobre la media del cine español, en el que abundan las producciones de medio pelo que carecen de interés desde el primer momento.

Un gran trabajo del reparto encabezado por Miguel Ángel Silvestre y Leonor Watling

Además, Leonor Watling se ha trabajado mucho a su personaje, una mujer que triunfa en su mundillo profesional, pero a la que le cuesta expresarse o reconocerle por ejemplo a su hija que se ha enamorado. Frente a ella, Miguel Ángel Silvestre llena la pantalla, resulta bastante creíble, y sobre todo consigue una enorme espontaneidad.

Sin embargo, pronto queda claro que estamos ante un producto bastante convencional, con una trama que si bien se sigue con cierto interés, suena a ya vista una y otra vez. Además, hacia el tramo final, la cinta se estanca casi por completo, por su excesiva reiteración de las secuencias de sexo, lo que parece una imposición de los productores para llamar más la atención y vender más entradas.

Para colmo de males, la conclusión no resulta creíble, sobre todo en lo relativo a la evolución del personaje de Leonor Watling. Quizás por eso la actriz, que siempre realiza un gran trabajo en todo lo que hace, no parece creerse del todo el desenlace.