Digno colofón a la trilogía de Martín Ojo de Plata, iniciada por Matilde Asensi en 2007 con la sorprendente "Tierra firme", seguida de la intensa "Venganza en Sevilla", de 2010. Sin renunciar a sus señas de identidad, la autora cogía el testigo de los grandes de la literatura clásica de aventuras, como Robert Louis Stevenson, Daniel Defoe, Emilio Salgari y Alexandre Dumas, y componía dos novelas dinámicas, llenas de encanto cuya principal baza es que daban la impresión de estar exhaustivamente documentadas, pese a alguna licencia evidente, como el hecho de que su protagonista piense más como una mujer del siglo XXI que como alguien sacado de la época, quizás para enfatizar el mensaje feminista de la obra.

En cualquier caso superaba ampliamente en calidad a su referente más inmediato, la saga de "Alatriste", de Arturo Pérez Reverte, también un relato de aventuras en el Siglo de Oro, sin embargo más artificiosa y menos creíble.

Tras haber dejado la espada en alto con el libro anterior, miles de lectores esperaban con ansia el desenlace de la historia. Ahora, Planeta publica "La conjura de Cortés", en edición de tapa dura que sale a la venta al precio de 21,50€.

Sinopsis de "La conjura de Cortés", el final de la venganza

Como recordarán quienes disfrutaran con la entrega anterior, Catalina Solís ejecutó en Sevilla un complejo plan para cumplir la promesa que le hizo a su padre moribundo de acabar con sus asesinos, los distintos miembros de la familia Curvo. Acabó con cuatro de ellos, aunque en el combate con Fernando Curvo, perdió el ojo izquierdo atravesado por la espada de su enemigo. Siguen vivos Arias Curvo y su peligroso sobrino Lope de Coa.

La acción de "La conjura de Cortés" comienza poco después del final de "Venganza en Sevilla", cuando Catalina, nuevamente caracterizada como su alter ego masculino Martín Nevares, recoge con su tripulación en la isla de La Serrana, en El Caribe, una fortuna en libras de plata vertidas por las tropas españolas. Allí se ha intensificado el amor que siente por Alonso, su joven y valioso aliado, que tiene un regalo para ella. Ha encargado fabricar un ojo de plata con el que sustituir el parche que Catalina lleva ahora en la cara y así restituir en cierta medida su antigua belleza. Pero justo cuando le hace entrega del mismo, la tripulación sufre una emboscada por parte de Lope y sus hombres.

Aunque Catalina consigue escapar gracias a Tumonka, fiel aliado indio, sus enemigos capturan a Rodrigo, uno de sus hombres más valiosos, y a su amado Alonso. La heroina emprenderá una persecución para alcanzar a Lope y rescatar a los suyos, para posteriormente finalizar su ajuste de cuentas con Lope y Arias, tarea que le llevará a Nueva España.

Crítica de "La conjura de Cortés", un final apoteósico

Tras una segunda parte intensa, que iba creciendo en intensidad dramática hasta llegar a un climax apoteósico, no lo tenía tan fácil la autora para continuar la historia. Sin embargo, lo consigue, aumentando el tono de tragedia mediante nuevos acontecimientos terribles. Ocasionalmente, la autora contrarresta un poco la severidad de la historia a su estilo, mediante pasajes más distendidos casi cómicos, como cuando la protagonista descubre que todos sus hombres conocen sobradamente su condición femenina tras haber desarrollado un busto que no deja lugar a dudas.

Con todo esto, quizás no llegue a la altura de su predecesora, la más redonda de la saga, pero mediante un ritmo dinámico y las suficientes sorpresas, mantiene sobradamente el nivel. Tiene gran importancia en la trama la búsqueda de un tesoro que dejará literalmente pegado al lector a las páginas y que recuerda a otros volúmenes de la autora como su ameno "El último catón". Además, el final deja un buen sabor de boca.

No parece un libro de éxito y dos continuaciones superfluas. Todo queda perfectamente enlazado y estructurado por lo que la saga entera ofrece una impresión de unidad, como si todo estuviera perfectamente orquestado desde el principio. Como es habitual tras la lectura de un nuevo libro de Matilde Asensi, cabe preguntarse si el cine aprovechará un relato que si se cuida podría dar lugar a una brillante adaptación, lo que convertiría al personaje de Martín Ojo de Plata en un hito de la cultura popular. Pero Matilde Asensi parece haberse propuesto no ceder los derechos de sus personajes si no le garantizan la suficiente calidad. Este dato le honra, pues parece más preocupada por mantener la calidad que por aumentar sus ingresos.