Darren Aronofsky es, sin lugar a dudas, un director que no pasa desapercibido. Con "Pi" (1998) en enigmático blanco y negro, así como con "Réquiem por un sueño" (2000), brutal y onírico cuadro poético de la locura humana, el director logró dar varios pasos hacia delante, mostrándose como un cineasta relevante. Pero con "La fuente de la vida" (2006), con la que reapareció tras años de ausencia, se empantanó en su propia osadía. Hoy, con "Black swan" ("El cisne negro"), Aronofsky regresa a su meticuloso oficio de artista, creando una historia eficazmente retorcida y fascinante.

Sinopsis de "Black swan"

Nina es una bailarina de 28 años obsesionada con su trabajo. Lo quiere hacer todo con precisión milimétrica, sin salirse de los parámetros, basada en su exquisita técnica. Cuando en una compañía de ballet de Nueva York deciden realizar una versión de "El lago de los cisnes", Nina quiere que el papel principal sea para ella. Con la aparición de Lily, una bella y desinhibida compañera, Nina verá tambalear su resquebrajada estabilidad, llevándola por un camino en donde la locura puede llegar a convertirse en su peor enemiga. La búsqueda de un sueño puede darle el éxito o la condena en su propio infierno.

Natalie Portman realiza una brillante interpretación

Cuando vimos a aquella pequeña niña que nos rompió el corazón y nos enamoró en "El asesino perfecto" (Luc Besson, 1994) podíamos presentir que nos encontrábamos ante una futura buena actriz. Y no nos equivocamos. Natalie Portman no solo tiene belleza, también tiene talento. Pudimos descubrirla en otras grandes películas como "Everyone says I love you" (Woody Allen, 1996), "Closer" (Mike Nichols, 2004), "Garden State" (Zach Braff, 2004) o "V de Vendetta" (James McTeigue, 2005). En "Cisne negro", Natalie Portman estalla, seduce e impacta. ¿Ganadora del Oscar en la categoría de mejor actriz principal? Posiblemente lo sea.

Cisne blanco, cisne negro

Con una puntuación actual de 8.7 en IMDB (Internet Movie Database), "Black swan" ha cosechado efusivas críticas. Es que la dirección de Aronofsky es impecable, el guión de John McLaughlin y Mark Heyman sorprende y Portman se desgarra entre la ambigüedad del cisne blanco y del cisne negro. El vigor de las imágenes no permite que el hilo de la trama se pierda y en esa dicotomía se desangra un personaje, envenenado por una obsesión que la lleva directo hacia su lado más oscuro. La película nos invita a acompañar a Nina en su viaje. Y durante ese viaje el personaje se desdobla. La tensión anda en puntas de pie, como la eximia bailarina, deslizándose hacia un contundente final. Se destacan en el elenco, junto a Portman, la joven Mila Kunis, Vincent Cassel, Bárbara Hershey y Winona Ryder.

La obsesión de una bailarina

La intensidad narrativa no decae en ningún momento. El espectador se deja atrapar por la perturbadora obsesión de Nina, sumisa como un cisne blanco, perversa como un cisne negro. El universo de la danza, tan estricto, trastoca las percepciones de Nina, ambigüedad que la coloca a mitad de la realidad y de la fantasía, en ese precipicio al que observa sin saber si caerá al fin. "Black swan", con su estructura de thriller psicológico, resulta dinámica y eficiente en el uso de sus recursos.

"Black swan" es candidata a obtener grandes premios

"Black swan" ostenta cuatro nominaciones a los Globos de Oro (mejor película dramática, mejor actriz en drama, mejor director y mejor actriz de reparto). Según los pronósticos, la película está muy bien posicionada para los Oscar, y la entrega de los Globos de Oro será un buen termómetro. A su vez, "Black swan" obtuvo 12 nominaciones para los Critic Choice Awards, otorgados por la Asociación de críticos cinematográficos de Estados Unidos, que se llevará a cabo el próximo 14 de enero.

El auténtico esplendor de "El lago de los cisnes" es el marco perfecto para una historia extravagante que se torna apasionante, en donde lo visual engrandece el contenido y concibe esta excéntrica película para regalarnos encanto en estado puro.