Ya nadie duda que la grave crisis inmobiliaria española se debe a la especulación desmesurada de unos constructores ávidos de dinero fácil, a los políticos de turno que se enriquecieron con el trapicheo de las calificaciones urbanísticas y a los bancos dando hipotecas sin ton ni son, conocedores de las leyes hipotecarias españolas del todo injustas para los consumidores.

La falta de honestidad política de los políticos españoles agrava la crisis inmobiliaria

La crisis económica ha situado a muchas familias trabajadoras en una difícil situación, pérdida de empleo e imposibilidad del pago de sus hipotecas. Tal y como señala Adrià Alemany Salafranca, economista y miembro de la PAH en su estudio Consecuencias económicas y sociales de dejar a miles de familias en la calle y endeudadas: “En los últimos años miles de familias en el estado español han descubierto horrorizadas que al quedarse sin ingresos y no poder hacer frente al pago de su hipoteca, no sólo se enfrentan al drama de perder su vivienda, sino que además se les condena con una deuda de por vida”.

Los políticos cada vez más alejados de la definición de la política: “La política (del griego πολιτικος -pronunciación figurada: politikós-, «ciudadano», «civil», «relativo al ordenamiento de la ciudad»), es la actividad humana que tiende a gobernar o dirigir la acción del Estado en beneficio de la sociedad.” según la wikipedia.

Han sustituido “en beneficio de la sociedad.” por el beneficio de los de siempre, el gran capital y los políticos ligados a ellos o plegados a los dictados de los mercados, esos mercados etéreos que tienen vida propia pero no sentimientos.

El desinterés político ante el pago de hipotecas

Han corrido rápidamente a inyectar dinero al sector bancario, unos de los grandes artífices de la crisis, pero no se han ni planteado el ver cómo se soluciona el dejar sin su vivienda y prácticamente en la calle a 500.000 personas. Eso lo dejan a las partes, a los contratos privados, sabiendo de la indefensión del que toma la hipoteca. No son suficientemente valientes para proteger la vida de tantos afectados.

Algunos españoles han bajado de la nube de su bienestar, de sus políticos honestos, han despertado de un dulce sueño, comprobando que ya de la noche a la mañana no viven en su "wonderful land" imaginaria.

A los políticos poco o nada les importa el bienestar común. Los políticos se devanean entre la corrupción, la incompetencia o lo que es peor hacen de aprendices de brujo, sin anticiparse a ninguno de los grandes problemas que tiene la sociedad.

Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)

De nuevo a las barricadas, no dejan otra solución, las personas con dificultades para pagar la hipoteca o que se encuentran en proceso de ejecución hipotecaria han creado una asociación totalmente gratuita, a la que han llamado Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

El manifiesto contra el fraude hipotecario, por el derecho a la vivienda

Denuncian en su manifiesto:

  1. Hay miles de familias en situaciones dramáticas, sin poder pagar la hipoteca o a punto de dejar de pagarla… no sólo corran el riesgo de perder sus casas y quedarse en la calle, sino también de mantener parte de la deuda, ya que ahora los bancos están tasando las mismas viviendas a precios inferiores .“
  2. “La administración no está proponiendo ninguna solución…”
  3. “Somos víctimas de un fraude hipotecario generalizado y de unas cláusulas contractuales abusivas…”

Campaña para la dación en pago

La plataforma tiene como campaña principal el conseguir modificar la ley para que regule la dación en pago, es decir, que si el banco ejecuta la hipoteca y se queda con la vivienda, la deuda quede liquidada, como sucede en otros países de la UE o en EEUU., en los casos de residencia habitual y deudores de buena fe.

Es posible que entre las luchas de los afectados y algunos políticos o jueces con sentido común se pueda llevar un atisbo de tranquilidad a las muchas familias que en estos momentos viven con una presión y una zozobra difícil de soportar. La miseria, la desprotección social, la injusticia sin paliativos está a nuestro lado, nadie está exento de padecerla, incluidos los políticos ahora encumbrados en el efímero poder.