En el difícil momento actual pululan por la Red, en papel y hasta por el aire -en las conversaciones ordinarias- numerosas explicaciones de la crisis, sus justificaciones con los escenarios acontecidos o posibles, y en cualquier registro: en tono serio, en clave de humor o incluso como chistes gráficos sin palabras.

Presentar algunos de estos razonamientos, las diferentes posturas y las conclusiones a las que llegan unos y otros, es hacer un recuento del panorama económico español visto desde dentro y fuera de las propias fronteras.

A pesar del mazazo que ha supuesto la debacle del sistema financiero mundial para los países del primer mundo -entre los cuales se halla España-, lo que ha pasado era algo que se veía venir.

El Doctor Catástrofe

El profesor Nouriel Roubini vaticinó el derrumbe del sistema financiero en septiembre de 2006, ante el auditorio de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional. Con esta alocución y su libro La crisis de las subprime los protagonistas del momento, estupefactos y nada dispuestos a darle crédito, decidieron bautizarle como “Doctor Catástrofe”.

El tiempo daría la razón al Doctor Catástrofe, y dejaría atrás este sobrenombre para adoptar uno nuevo, el de gurú, que significaba su reconocimiento mundial. Para él y su empresa de consultoría, a día de hoy referencia obligada de gobiernos y países de cualquier continente.

La crisis del ladrillo en España

En España la situación se ha visto aún más agravada por el furor del ladrillo. Germán Gorraiz López (¿Hacia la autarquía económica en España? Hay que regresar a escenarios económicos ya olvidados, 2010), espectador y agudo analista de la realidad socioeconómica actual, ha desglosado paso a paso, y en cada uno de sus aspectos, el contexto español y ha alarmado sobre el riesgo de exclusión de la Eurozona. Esta eventualidad englobaría a los restantes miembros del grupo de los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), apelativo con que los británicos han apodado despectivamente a los países con peor caché en la Unión Europea.

En España, los intereses especulativos que comenzaron con la sobrevaloración del suelo, las recalificaciones forzadas y otra serie de maniobras afines, ha alimentado una espiral imparable con el ladrillo en el ojo del huracán. El desenlace de la historia se evidenció bruscamente en 2009 y cogió desprevenidos a eufóricos políticos y confiados ciudadanos.

Autarquía y escenarios económicos ya olvidados

En este punto Gorraiz ha hablado del regreso a escenarios económicos ya olvidados desde la posguerra española (años 50) y de autarquía, a causa de la entrada en recesión del mercado, con disminución drástica de comercios, industria y medios de comunicación. El contexto social sería de una tasa elevadísima de desempleo, que iría acompañado de un serio recorte de las prestaciones en sanidad, educación y políticas sociales, dando al traste con el estado del bienestar.

Inmigración: la directiva del retorno

El tema de la inmigración, a su vez, quedaría afectado por el declive económico. En este aspecto Germán Gorraiz ha planteado unos resultados muy agoreros, que hablan de agudización de sentimientos xenófobos, aparición de poblados insalubres y guetos de inmigrantes.

Por último, el documento de Gorraiz presenta en un futuro bastante próximo –finales de 2011- la entrada en vigor de la llamada “directiva del retorno”, ley que supondría un severo recorte de los derechos de los inmigrantes y que tendría serias consecuencias en sus países de origen, como Bolivia, Ecuador o Marruecos. Evo Morales la ha denominado la “directiva de la vergüenza”. Si esto llegase a suceder se producirían enconadas disputas acerca de derechos humanos e inmigración.

Un momento de oportunidad para construir la España del futuro

En otra línea de pensamiento, en 2010, surgió un documento, un trabajo de elaboración y síntesis de la Fundación Everis, basado en las opiniones de expertos temáticos y líderes empresariales: Un momento de oportunidad para construir entre todos la España del futuro.

Esta declaración pretende detectar y plasmar cuáles pueden ser las líneas maestras de actuación de la sociedad civil española para superar la actual crisis.

La primera parte del texto plantea las limitaciones y problemas que acucian al país a nivel de competitividad empresarial, economía del conocimiento y estado del bienestar responsable.

La segunda parte es la que investiga y propone vías de solución. Se plantea la credibilidad y competitividad de un país en términos de "valor-país".

El documento de la Fundación Everis considera el siguiente binomio clave para la reubicación de España en el concierto internacional:

  • Madurez-país.
  • Oportunidad-país.

El concepto de valor-país

En la valoración mundial de madurez-país los países referentes de la Unión Europea (Alemania, Francia, Holanda y Reino Unido) y los países no europeos del G8 (Canadá, EE.UU. y Japón) se configuran como los líderes. España, por su parte, está al mismo nivel que los países periféricos de Europa, con escasa ventaja sobre los emergentes.

El segundo elemento del binomio, el concerniente a oportunidad-país, mantiene en lo más alto a los países no europeos del G8 e incorpora a cuatro países, considerados “emergentes”:Brasil, Rusia, India y China. Aquí se vuelve a producir la misma analogía entre España y los periféricos europeos pero la distancia respecto a los restantes países aumenta, quedando España relegada a los últimos puestos.

La armonización de ambos valores, la eficiencia y desarrollo económico y social junto a la confiabilidad internacional, es lo que crea el concepto global de valor-país, que representa la solvencia empresarial y financiera, incentiva el mercado y las inversiones, y, por tanto, resulta imprescindible para sanear la economía de un país.

Retos para alcanzar un nivel adecuado como valor-país

Sin embargo, como se deduce de los datos anteriores, España no está bien posicionada. Por ello, con la finalidad de alcanzar baremos óptimos en el concepto valor-país, se definen una serie de retos.

Algunos de ellos son:

  • Definición de una identidad productiva singular para el país.
  • Refuerzo de la sociedad del talento global.
  • Mejora de la productividad total de los factores.
  • Sofisticación de la oferta en bienes y servicios.
  • Sostenibilidad económico-financiera.
  • Sostenibilidad medioambiental.
El tratado de la Fundación Everis explica y aclara estos puntos pero no llegan a concretarse medidas o políticas que redunden en su consecución.

La sociedad civil española, en proceso de cambio

Asimismo, el documento hace mucho hincapié en la implicación de la sociedad civil en estas transformaciones, haciendo una diferenciación entre los diferentes vínculos de la ciudadanía con su sociedad y su estado, distinguiendo entre:

  • Ciudadano-depositario-de-valores.
  • Ciudadano-elector.
  • Ciudadano-consumidor.
  • Ciudadano-financiador.
  • Ciudadano-protector.

Un horizonte esperanzador con inteligencia y responsabilidad

La conjugación de todas estas facetas es lo que posibilitaría un estado del bienestar responsable, un nuevo capital financiero inteligente y un modelo de creación y gestión del talento dinámico y útil.

En resumen se trata de un estudio esperanzador que pone el énfasis en lo que considera solucionable, en cómo hacerlo (aunque se trate de generalidades de muy discutible aplicación), con la pretensión de marcar metas y desbrozar sendas cuando la crisis y el desánimo cierran cualquier camino.

Y nuevos caminos es lo que busca la página web Esto solo lo arreglamos entre todos, que se basa en el ejemplo de personas emprendedoras que han ideado estrategias nuevas para ganarse la vida, encontrar nichos de negocio originales y no perder la esperanza de prosperar.

Esto solo lo arreglamos entre todos

El modelo DMP, premio Nobel de economía 2010

Mucho más enfocados hacia la problemática del mercado laboral, su campo de trabajo, están los tres premios Nobel de economía de 2010, Diamond, Mortensen y Pissarides. La atribución del premio se ha basado en sus estudios acerca del desempleo y de las ineficacias del mercado de trabajo.

El modelo creado por los tres economistas (conocido como DMP) ayuda a explicar por qué pueden convivir altas tasas de desempleo con numerosas vacantes sin cubrir y cómo pueden afectar al desempleo determinadas políticas económicas. Pero no solo al mercado del empleo, sino al inmobiliario, financiero, incluso al matrimonial.

Estos eminentes economistas relacionan los subsidios de desempleo generosos con mayor tiempo de permanencia en el paro. Consideran que son más negativas las trabas burocráticas que las indemnizaciones con que deben compensarse los despidos y que la falta de movilidad laboral perjudica a este mercado.

En definitiva, las recetas que proponen Diamond, Mortensen y Pissarides pasan por:

Roubini y Mihm: "cómo salimos de esta"

¿Y cómo olvidar el recetario del gurú de la economía mundial para enmendar este entuerto?

Hay que recurrir a su libro Cómo salimos de esta, escrito junto a Stephen Mihm en 2010. Sin embargo, aquí tampoco se ofrecen fórmulas mágicas:

  • Modificación del sistema de indemnización de los directivos.
  • Cambiar el proceso de titulación financiera y el papel de las agencias de calificación.
  • Supervisión de la banca.
  • Desmembración de las grandes corporaciones.
  • Intervención del gobierno para desactivar burbujas de predecibles y desastrosas consecuencias económicas.
Los análisis en el fondo no difieren tanto entre sí, a pesar de que cada autor se fije más en el aspecto laboral, en el financiero o en el humano. Pero lo que parece desprenderse de todos estos estudios es que las soluciones requieren grandes cambios y que, por ende, no serán fáciles de acometer.

Porque, ¿quién le pondrá el cascabel al gato?