El contexto de precariedad institucional que caracteriza a la nación peruana desde su independencia de España en el año 1821, es la explicación de que no haya sido una constante una mayor seguridad y estabilidad económica que hubiese a la vez deparado notables avances sociales; y que por otro lado se haya generado una desconfianza de la población hacia el empresariado en general, por haberse relacionado con todos los gobiernos sin importarle su naturaleza ni condición sólo su deseo de lucrarse.

Instituciones y empresariado en la historia económica de los peruanos

El análisis de la historia peruana permite, en efecto, comprobar la sucesión de gobiernos autoritarios, dictatoriales o militares, con los de tinte democrático; en medio de lo cual no sólo primaba una interinidad institucional, sino también una sucesión de normas que ahuyentaba, entre otras cosas, inversiones privadas importantes al hacerse difícil el fomento y la aplicación de políticas y regulaciones que, generalmente a largo plazo, resultan trascendentales para el desarrollo.

Al tiempo que se forjaba un menoscabo hacia el empresariado local, por haberse relacionado con todos los gobiernos sin importarle su naturaleza ni condición, sólo su deseo de beneficiarse económicamente; siendo por ello vistos como meros multiplicadores de utilidades y como agentes de desarrollo no a la altura de las circunstancias, dados los niveles de pobreza y desempleo no obstante la cantidad y diversidad de recursos naturales existentes.

Lo que por otro lado explica también el poco interés existente hasta épocas relativamente recientes por parte del Estado y la sociedad peruana en general para el fomento, creación, mantenimiento, desarrollo y consolidación de nuevas empresas.

Crecimiento y la estabilidad actual en el Perú

El jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), informaba en 2006 que el número de peruanos había superado los 27.2 millones; y que la pobreza se redujo del 64% de la población en 1993, al 48% en 2005.

El Sondeo Económico de América Latina de la Fundación Getulio Vargas y el Institute for Economic Research at de University of Munich, informó a su vez que el Perú presenta el tercer mejor Índice de Clima Económico (ICE) entre un grupo de 11 naciones; concretamente de 7,3 puntos, por detrás de Brasil y Chile que presentan un ICE de 7,8 y de 7,4, respectivamente; en tanto que Uruguay presenta 7,0, y Argentina 5,3.

Mejoran las exportaciones y la minería peruana

Asimismo, hasta enero de 2010 las exportaciones peruanas sumaron US$ 2.376 millones, un 46% más respecto a similar mes del año anterior; según datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR). Destacando las exportaciones a Estados Unidos (EEUU) con un incremento de un 14%, totalizando US$ 387 millones; pero sobre todo las efectuadas al continente asiático que aumentaron en 107%, sobresaliendo las ventas a China que crecieron en 99% equivalente a US$ 371 millones.

En tanto que la consultora PricewaterhouseCooper ha informado que las inversiones mineras alcanzarán US$ 35.470 millones en los próximos seis años, distribuidas en 36 proyectos que aumentarán en la medida que sean confirmadas exploraciones actualmente realizadas por más de 100 empresas; y que este año y el próximo el sector crecerá entre 0,1% y 3,1%, esperándose en los siguientes un mayor dinamismo ya que sólo viene explotándose el 10% del territorio nacional con potencial minero.

TLC y mayor confianza internacional en la economía inca

Todo ello se refleja en la confianza internacional hacia la economía peruana en general, sobremanera manifestada en los existentes Tratados de Libre Comercio (TLC) suscritos con EEUU, Tailandia, Chile, México, China o Canadá; en el que se suscribirá este año con la Unión Europea, aunque entre en vigencia en 2011, y en los también pendientes con Corea, Japón y otros países.