A priori parece una ardua tarea dotar de interés a una película sobre la creación de una empresa, aunque esta sea nada menos que Facebook, la web que ha arrasado a nivel mundial y que se ha convertido en todo un fenómeno. Lo consigue sobradamente el director David Fincher, reconocido por sus alardes visuales, y creador de obras tan emblemáticas como "Seven" -uno de los thrillers más influyentes de los 90- y "El club de la lucha".

El film adapta el libro "Multimillonarios por accidente (The Accidental Billionaires: The Founding Of Facebook, A Tale of Sex, Money, Genius, and Betrayal)" de Ben Mezrich, un exitoso libro sobre la creación de Facebook. Se ha encargado de convertir esta obra en un sólido guión nada menos que Aaron Sorkin, uno de los guionistas estadounidenses de mayor talento de la actualidad, conocido sobre todo por ser el creador de la serie televisiva "El ala oeste de la Casa Blanca".

Sinopsis de "La red social"

La acción comienza en el otoño de 2003. Mark Zuckerberg es un tipo asocial, genio de la informática, que estudia en la Universidad de Harvard. Después de una gran borrachera porque ha roto con su novia se le ocurre pedirle a los estudiantes que opinen por internet sobre la alumna más atractiva del campus. Para ello, crea una base de datos de las candidatas que colapsa el servidor.

Tras este suceso, Zuckerberg llama la atención de los hermanos Winklevoss, que están desarrollando una red social para la universidad y le contratan como programador. Sin embargo, Zuckerberg decide crear a espaldas de los Winklevoss su propia web junto con su amigo Eduardo Saverin. El proyecto se convierte en el actual Facebook, y empieza a tener mucho más éxito del esperado, pero los Winklevoss se sienten totalmente engañados...

Un proyecto irresistible para Aaron Sorkin

Aaron Sorkin no recuerda haber dicho que sí tan rápido a ningún proyecto como cuando le propusieron adaptar el libro de Ben Mezrich. Nada más leer un resumen de 14 páginas supo que estaba loco por llevar al cine la historia de un joven anarquista impetuoso pero brillante, que de la noche a la mañana se convierte en millonario, gracias a una idea genial.

Con mucho humor, Sorkin sabe explicar por qué aceptó este trabajo. "Los temas del film son tan antiguos como la propia narración de historias: lealtad, amistad, poder, dinero, envidia, estatus social, celos. Si Esquilo estuviera vivo hoy, habría escrito esta historia; Shakespeare la hubiera escrito; Paddy Chayefsky la hubiera escrito. Afortunadamente para mí, ninguno de ellos estaban disponibles, así que me tocó a mí escribirla", comenta el guionista.

Crítica de "La red social": una obra maestra de David Fincher

Para empezar, el libreto del film, concebido por el citado Aaron Sorkin, es muy brillante, con un esquema narrativo muy eficaz que muestra los puntos de vista de los diferentes implicados, giros inesperados y unos diálogos geniales que llaman la atención de los cinéfilos. Pero además, Fincher sabe traducir las palabras en imágenes con su solvencia visual demostrada a lo largo de toda su filmografía, aunque está contenido en relación a su trabajo en cintas como "El club de la lucha" y no realiza más alardes visuales que los estrictamente necesarios.

Ha acertado Fincher a la hora de apostar por un reparto lleno de actores jóvenes y desconocidos pero bastante solventes, que darán que hablar en el futuro. Se lleva la palma Jessi Eisenberg ("Bienvenidos a Zombieland") que interpreta a Zuckerberg, el protagonista, y también Justin Timberlake, que es Sean Parker, el inventor de Napster, al que se retrata como un juerguista responsable de la actual oleada de descargas, el mayor mal que acecha a la industria audiovisual. También llama mucho la atención Andrew Garfield (Eduardo Saverin) que será el próximo "Spider-Man" en la pantalla.

"La red social" narra una historia clásica en torno a la ambición y al poder. Es además un relato sobre algo que sucede frecuentemente en nuestro tiempo desde la invención de internet: alguien puede triunfar con una buena idea a pesar de su juventud. A nivel de marketing llama la atención el cartel del film, con la frase promocional tapando el rostro del actor principal: "No haces 500 millones de amigos sin ganarte algunos enemigos".