Las áreas protegidas y los parques nacionales ocupan un 20% del territorio de Costa Rica. Reflejar esta realidad como se merece, tanto por el número como por la diversidad de todos ellos, requería un libro. Aún así, y aunque sólo sea sucintamente, vale la pena adentrarse en esa selva de sensaciones que distingue a Costa Rica.

Parque Nacional Corcovado

El parque nacional Corcovado está situado en la península de Osa, al sur-oeste de Costa Rica. Está considerada como la reserva natural más importante del país. Con una superficie de 41.788 hectáreas, Corcovado se encuentra a 335 km. de la capital de Costa Rica (San José). Para visitarla en la temporada seca hay que ir de enero a marzo.

En Corcovado, como en tantos lugares de Costa Rica, se pueden encontrar interminables playas desiertas, cascadas naturales y un sinfín de atractivos que despiertan el interés del visitante.

Costa Rica puede considerarse como el sueño de cualquier botánico. Corcovado, en particular, destaca por sus más de 500 especies de árboles e infinidad de especies y tipos de vegetación. La fauna, con 140 especies de mamíferos, 367 clases de pájaros, 40 especies de peces de agua dulce y 117 anfibios documentados, tampoco se queda atrás.

Parque Nacional Tortuguero

El Parque Nacional de Tortuguero se encuentra en la provincia de Limón; en la zona noreste de Costa Rica. Es uno de los parques más conocidos de Costa Rica, entre otros motivos por el desove de diversas especies de tortugas; hecho que se produce entre los meses de julio y septiembre.

El parque ocupa un espacio de 26.156 hectáreas terrestres y 50.160 marinas. Se encuentra a 254 de San José, la capital de Costa Rica, y la temporada seca es en febrero y marzo.

Tortuguero está atravesado por múltiples canales navegables. No se puede ir a Tortuguero sin efectuar un paseo (o varios) en lancha guiados por expertos guías autóctonos, al amanecer o al anochecer, para disfrutar de la incomparable belleza del parque. El recorrido por este espectacular parque natural de Costa Rica, nos permitirá ver (y oír) monos congo, monos araña y capuchino, varios tipos de garzas, perezosos, caimanes, cocodrilos y diversos tipos de aves.

Parque Nacional Rincón de la Vieja

Otro de los lugares imprescindibles de Costa Rica es el Parque Nacional Rincón de la Vieja,situado sobre la Cordillera de Guanacaste. Es uno de los destinos turísticos que hay que tener en cuenta en un viaje a Costa Rica, tanto por su belleza paisajística como por sus aspectos geológicos. Todo ello sin olvidar, una vez más, la flora y fauna del lugar, como por ejemplo las 257 especies de aves observadas. El macizo del Rincón de la Vieja es uno de tantos volcanes que jalonan el territorio de Costa Rica. Con 1.916 metros del altitud, se le han identificado nueve conos volcánicos, aunque sólo uno activo, es el que ha dado el nombre a este singular parque de Costa Rica.

Tiene una superficie de 14.084 hectáreas y está a 264 km. de la capital de Costa Rica. La temporada seca va de enero a marzo.

Parque Nacional Arenal

Este Parque Nacional está situado en la región noroeste de Costa Rica. Con una superficie de 12.010 hectáreas, el parque es conocido y reconocido por el magnífico volcán Arenal, uno de los emblemas de Costa Rica, con un cono casi perfecto de 1,633 metros de altura, cuyas frecuentes erupciones ofrecen uno de los panoramas naturales más extraordinarios de Costa Rica, capaces de fascinar a cualquier visitante que se acerque a la zona. Más majestuoso, si cabe, es el espectáculo por la noche.

El volcán Arenal es el más activo de Costa Rica; actividad que se ha mantenido constante durante los últimos 30 años. Como nota negativa la erupción de 1968, que costó la vida a 87 personas, en las poblaciones de Tabacón y Pueblo Nuevo.