Cada país tiene sus propias tradiciones, costumbres y leyes; lo cual, por supuesto, no es ni bueno ni malo por sí mismo. Las diferencias enriquecen a las culturas nacionales y a la misma, si cabe, cultura mundial.

Cuando se visita un país por primera vez, son inevitables los malentendidos (o algún que otro bochorno) si no estamos acostumbrados a la vida de allí. El enriquecimiento viene al aceptar esas peculiaridades. Algunas más peculiares que otras desde el punto de vista del visitante. Y en este caso en concreto, del visitante español en el Reino Unido.

En Inglaterra se conduce por la izquierda

Todo un clásico en las charlas entre amigos. Sí, definitivamente en toda Gran Bretaña hay que conducir por el lado izquierdo y el volante está en la derecha, al igual que en Japón, Australia o Nueva Zelanda.

También es un hecho que no es imposible para un español acostumbrarse a esa ley. Unos cuantos días intensivos en una autoescuela inglesa, o incluso lanzándose con cuidado a la aventura, ayudarían a asimilar ese cambio tan radical.

Según recogen algunos historiadores, la razón de que se conduzca por la izquierda viene de la sociedad de hace algunos siglos, cuando los espadachines andaban por el lado izquierdo para defenderse mejor en las peleas con cualquier persona violenta que se acercara. Como había (y hay) más diestros que zurdos, el ir por la izquierda permitía tener la mano derecha más cercana al oponente y la vaina de la espada alejada de éste.

Enchufes de tres clavijas

Estos enchufes están hechos con el propósito de proporcionar una mayor protección en el posible "tú a tú" entre el ser humano y la electricidad. Si hay algún problema de corriente, la tercera clavija evitaría males mayores ya que permite que la electricidad vaya a tierra directamente, evitando la electrocución.

Imprescindible llevar en la maleta un par de adaptadores de tres clavijas para alimentar a los equipos electrónicos. Sería un poco frustrante llegar de madrugada a casa o al hotel desde el aeropuerto y ver que las baterías nos han abandonado, y sin la opción de comprar adaptadores en ninguna parte a esas horas.

En Inglaterra también venden adaptadores pero se recomienda comprarlos en las tiendas del "todo a libra", que son mucho más baratos y funcionan igual de bien.

Beber y fumar en Inglaterra

Aunque en los medios de comunicación de Inglaterra se hacen también campañas en contra del consumo masivo de alcohol, lo cierto es que los ciudadanos de a pie ven un poco raro el que alguien diga "no bebo".

Beber en este país es un símbolo de unión, de regocijo entre amigos y de integración. Las pintas de cerveza para el hombre, y el vino blanco para las mujeres. A cada cual lo suyo y todos disfrutan socializándose. Mala suerte para los que prefieren cerveza sin alcohol ya que es muy difícil encontrar un lugar donde la vendan.

Al contrario que el alcohol, el fumar está mal visto en Inglaterra. Se prohíbe fumar en cualquier sitio público del país, incluyendo a veces los edificios de viviendas. No se tienen en cuenta los metros cuadrados de los bares y restaurantes como, actualmente, se hace en España: ni en los pequeños ni en los grandes se puede fumar.

Algunos consejos para comunicarse bien en inglés

Hablar bien el inglés requiere años de práctica. Y la práctica, rodeado de ingleses nativos, es lo más importante para aprender bien el idioma, ya que revelaría algunos inconvenientes de la teoría que se enseña en colegios españoles.

Aunque en las escuelas españolas se enseñe "thank you" para decir "gracias", lo cierto es que en Inglaterra es mucho más común el "cheers", "thanks" y "ta", aunque este último es el más informal. También es habitual decir "hi" (pronunciese "hai", aspirando la hache) en vez de "hello" para decir "hola".

Otras cosas que hay que tener en cuenta para evitar embarazosos malentendidos: la palabra inglesa "constipation" significa estreñido. Para decir que uno está constipado se debe usar el "block nose"; cuidado al decir "sheet" (hoja de papel o sábana) y "fact" (un hecho), ya que se puede caer en el error de pronunciarlas como "shit" ("mierda") o "fuck" ("joder").

El sistema de medidas inglés

No está de más llevar un pequeño conversor de medidas o alguna aplicación para el teléfono móvil cuando se va de compras o viajando por la carretera. Millas, onzas, pulgadas, pies cuadrados o libras sustituyen respectivamente a los kilómetros, gramos, metros cuadrados y kilos usados en España. La libra, que se dice "pound", es también la moneda inglesa, y puede crear un poco de confusión las primeras veces que se vaya a comprar algo al peso, como una frutería, debido a su doble significado.

Para terminar, otras curiosidades: el hecho de que la mayoría de ventanas en las casas londinenses no tenga persianas (sin duda se debe al poco sol que hay); que el sistema de comprar por Internet sea muy eficiente y rápido; o que el deporte nacional, el críquet, despierte tanta pasión como el mismísimo futbol.