Se puede querer que una cortina sea protagonista en el ambiente, que pase inadvertida o que sea netamente funcional. Cualquiera sea el caso, la elección del género textil será crucial, ya que además de brindar diseño y estilo, unas cortinas sirven para controlar el grado de luminosidad de un espacio. Frente a ese panorama existen múltiples posibilidades.

Cortinas para un dormitorio romántico

Si se busca un género romántico por excelencia, que filtre suavemente la luz al tiempo que asegure la intimidad, habrá que considerar gasas o linos. Ambos se caracterizan por ser suaves al tacto y de excelente caída. Además, su fácil combinación con otros géneros los vuelven muy prácticos para cualquier estilo. Habitualmente, se pueden encontrar este tipo de telas en colores claros, ya sean lisas, rayadas, con vainillas, con guías de chenille, a cuadros, estampadas pero también existen opciones jugadas en color.

Tener en cuenta que si son de seda, nailon o viscoso, lo mejor es lavarlas a mano o, en la lavadora, con un programa para tejidos delicados. No se escurren ni centrifugan, se secan a la sombra y, de plancharlos, se lo hace a muy baja temperatura.

Cortinas para un dormitorio aislado

Si se necesita un tejido que brinde aislación térmica y acústica , contar con telas pesadas que, forradas y según el diseño del cortinado brindarán la mayor intimidad y una útil barrera sonora. Otra posibilidad es entelar las paredes del dormitorio con géneros textiles de las mismas características, contribuyendo así con el aislamiento y, a la vez, dándole categoría a todo el lugar

Si lo que se pretende, en cambio, es oscurecer totalmente un ambiente, el único género indicado es el blackout, una tela cuya composición es capaz de ofrecer un oscurecimiento total.

Cortinas enrollables

Las cortinas roller ofrecen dos posibilidades: una más funcional, representada por las de tela screen, y otra decididamente decorativa, a partir de telas translúcidas, como las que se suelen usar en los dormitorios. En un ambiente de tonos rigurosamente pensados, es bienvenido el aporte de color de la cortina, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de los modelos vienen provistos de cadenas pudiéndose ajustar sin problemas al ancho y el alto de las ventanas.

Cortinas a rayas bien combinadas

Las telas de las cortinas son capaces de brindar una completa renovación sin necesidad de embarcarse en trabajos engorrosos ni de enfrentar inversiones excesivas. Entre los diseños, las rayas son agradables y fáciles de combinar con otras telas estampadas, incluso con flores, y son óptimas para modernizar ambientes con muebles clásicos. Si sobra algún retazo de la confección de la cortina, no dudar en usarlo para al menos una funda de almohadón.

Usar más de un estampado

En un dormitorio con paredes de colores claros, se puede elegir un color vibrante y fuerte como elemento de realce y contraste. Lo original: combinar paños de distintos estampados que tengan como denominador común el tono del género liso entre ellos. Para fijar los colores de las telas estampadas y eliminar el exceso de tinta, lo más recomendable es lavarlas por separado del resto de la ropa y en agua fría. Así se asegura una larga vida a los tonos.

Dormitorios para chicos

Unir diseño y función es el ideal en la decoración de cualquier ambiente. Y si hablamos de cuartos de chicos, no hay que dejar de lado la resistencia, la facilidad de uso y el aspecto alegre. En este caso, un modelo que se ajusta a esos requerimientos es el que combina el género blackout y translúcido de brillante colorido, viste el espacio de manera tal que no es preciso hacer grandes gastos en accesorios para hacer realces en el colorido.

Una fórmula que no falla es usar una gama de colores en distintas texturas. En cuanto al azul, además de ser el color masculino por excelencia, los padres deben saber que es un tono que transmite calma.

Dormitorios para chicas

Para un ambiente de descanso, lo ideal es que se empleen géneros suaves al tacto, lisos o de estampados discretos, que ayuden a recrear una atmósfera relajante. Si las dimensiones de las ventanas lo permiten, una buena opción es usar largas cortinas de gasa de color verde manzana, agrega un elemento vaporoso y romántico que las chicas de esa edad siguen encontrando atractivo, pero sin caer en el rosado, que ellas seguramente empiezan a sentir infantil.

Cortinas de dos paños

Para las cortinas de dos paños (con tablas, tablas encontradas o frunces), se calcula dos veces y medio el ancho de la ventana. Así, para una ventana de 2m de ancho por 2,20 m de alto se necesitarán cinco o seis metros de tela (considerando rollos de 3m de ancho), o el doble, si se trata de rollos de 1,40 m.

Cortinas forradas

Una buena opción para aislar el ruido o el frío, se utilizan para tejidos como la seda que, por su peso y cuerpo, crean cortinados importantes. Lo aconsejable es adosar los forros con velcro, botones o broches, para facilitar su limpieza y tener la posibilidad de contar con una cortina más liviana durante el verano. Hay una amplia variedad de telas que se usan para este fin, pero lo mejor es optar por las de color blanco o natural, que las resguardan del sol.

Cortinas verticales

Si se disponen de amplios ventanales corredizos y la intención es crear un ambiente moderno, no hay que dejar de evaluar las cortinas verticales: en sintonía con el gusto de hoy, su aire retro se ha puesto definitivamente de moda. Con bandas que giran sobre sí mismas, van desde casi dejar paso pleno al sol hasta bloquearlo por completo, creando en el ambiente variaciones de luz y agradables juegos de sombras.

Cortinas en el techo

En ambiente, con techos bajos a dos aguas, muchas veces la única alternativa para tener abundante luz natural es colocar ventanas para techo, que ofrecen el lujo de disfrutar de noches estrelladas y del espectáculo de atardeceres rojos. Para impedir que el sol encandile al mediodía o que la claridad despierte antes de hora, en el mercado existen cortinas especialmente adaptadas a cada modelo de ventana, que se accionan a control remoto.

La clave, en cualquier caso, es lograr el equilibrio entre la elección del tejido y el diseño de la cortina en combinación con el acolchado, el cubre somier, los almohadones y todos aquellos objetos que terminan de dar a un ambiente personal al dormitorio en el hogar.