La corea de Sydenham debe su nombre al médico inglés Thomas Sydenham, aunque anteriormente ya fue descrita por el médico alemán Gregor Horstius. El origen de la enfermedad se debe a la bacteria Streptococcus pyogenes y es uno de los principales signos de la fiebre reumática aguda, que a su vez es la consecuencia de una adenitis, una faringitis o una adenofaringitis. La corea de Sydenham puede confundirse, por su sintomatología, con otras enfermedades, como el lupus eritematoso sistémico.

Tampoco hay que confundirla con la corea de Huntington, ya que al contrario que la corea de Sydenham, se trata de una enfermedad degenerativa y no infecciosa. La incidencia de la corea de Sydenham se observa en mayor proporción en las niñas que en los niños –en el doble de los casos–, y suele presentarse con mayor frecuencia antes de la pubertad.

La corea de Syndeham se halla localizada en el hemicuerpo del lóbulo cerebral predominante, a pesar de que en ocasiones puede manifestarse de forma generalizada.

Sintomas de la corea de Sydenham

Antes de que aparezca la corea de Sydenham, unas semanas antes, es habitual encontrar antecedentes de irritación en la garganta. Por lo demás, los síntomas más frecuentes abarcan:

  • Inicio de movimientos incontrolables.
  • Cambios en la escritura.
  • Pérdida de control de la motricidad, especialmente de los dedos y las manos.
  • Cambios emocionales, como ataques de llanto o risa fuera de lugar.
  • Otros signos asociados a la fiebre reumática.
Los movimientos son de intensidad variable, aunque en algunos casos más graves pueden incapacitar al afectado para llevar a cabo las funciones habituales de la vida diaria, como lavarse, vestirse o alimentarse. Se trata de movimientos que se caracterizan por ser breves, rápidos, arrítmicos e irregulares, y que afectan de un modo sucesivo, sin seguir ningún orden, a diversos grupos musculares. Cabe destacar que esos movimientos incontrolados no se manifiestan durante el sueño.

Recuperación en los casos de corea de Sydenham

Aunque la evolución suele ser favorable, remitiendo los síntomas casi en su totalidad en un plazo que oscila entre los 2 y los 6 meses, existen bastantes excepciones. Existen casos de corea de Sydenham que pueden durar toda la vida. Otras son malignas, siendo raras en la infancia y más comunes en las embarazadas. Estas se acompañan de un síndrome infeccioso maligno, con fiebre muy alta, diarrea e hipotensión arterial.

La agitación es muy intensa y suele haber un delirio onírico agudo. Va acompañada de pericarditis, miocarditis y, sobre todo, endocarditis. Tras el brote agudo pueden persistir secuelas como una hiperemotividad, irritabilidad y algunos trastornos psicomotores como la inestabilidad o tics nerviosos. También pueden manifestarse cambios en la personalidad o actitudes hipocondríacas.

Diagnóstico y tratamiento para la corea de Sydenham

El diagnóstico de la corea de Sydenham viene precedido de diversas pruebas para detectar la presencia del Streptococcus pyogenes y la fiebre reumática. Las pruebas específicas para diagnosticar la existencia de la corea de Sydenham se basan en:

  • Pedirle al paciente que saque la lengua. Si se observa que, en vez de permanecer fuera de la boca, entra y sale con movimientos rápidos, se puede considerar un claro signo de corea.
  • Pedirle al paciente que tome las manos del especialista ejerciendo una presión constante. Si en lugar de ello las manos se abren y cierran, también se considera como un claro indicio de corea.
  • Pedirle al paciente que extienda el brazo con la palma hacia adelante. La corea, en esta posición, también es fácilmente detectable.
  • La búsqueda de signos de atetosis, temblores o rigidez.
  • Análisis de la marcha del paciente.
El tratamiento de la corea de Sydenham requiere un reposo absoluto en cama durante un periodo de tiempo que varía entre uno y tres meses, e irá acompañado de tratamiento antibiótico. Se le administrarán dosis elevadas de piridoxina, así como una dosis diaria de clorpromazina o similar, repartida en tomas cada 8 horas que podrá aumentarse, dependiendo de la tolerancia, hasta que remitan los síntomas. También se administrará penicilina en dosis elevadas para combatir la infección estreptocócica.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.