La copa menstrual (copa vaginal o Mooncup, marca más vendida en España y Latinoamérica) es un artilugio con forma de cáliz que se coloca en la parte externa de la vagina y recoge así el flujo menstrual.

¿Cómo se utiliza la copa vaginal?

La copa menstrual se coloca en la vagina, doblándola ligeramente (una vez dentro, se abre para adaptarse a la pared). Ha de quedar en una posición un poco inferior a la que se utiliza con los tampones, tal y como se puede ver en las imágenes o en este vídeo producido por Mooncup.

Existen varios tamaños de Mooncup en función de la edad de la mujer, así como de si ha tenido o no partos por vía vaginal.

Es necesario vaciar la copa menstrual entre aproximadamente 4 y 8 horas.

Al terminar el periodo, conviene esterilizarla, ya sea con aparatos y soluciones esterilizantes específicos o simplemente, hirviéndola en agua (en una cazuela que se utilizará únicamente con este fin)

¿Qué ventajas supone usar una copa menstrual?

  • Al contrario que los tampones y compresas, la copa menstrual no absorbe la sangre, si no que la recoge (pudiendo contener hasta 3 veces más cantidad que un tampón). Por ello, ésta no está en contacto con las paredes vaginales ni la mucosa de los genitales externos, lo que evita infecciones derivadas de la alteración de la flora.
  • Se reutiliza cada mes, llegando a durar hasta diez años, por lo que supone un gran ahorro económico (la mayoría de copas menstruales del mercado cuestan menos de 30 euros, que es mucho menos de lo que una mujer podría gastar al año en tampones y compresas desechables.
  • El ser reutilizable la convierte también en un objeto muy ecológico, ya que utilizándola se evita consumir productos desechables de celulosa y algodón con el consiguiente beneficio para el medio ambiente.
  • No produce alergias: la mayoría de las copas menstruales del mercado (Mooncup, Divacup, Fleurcup) están fabricadas en silicona hipoalergénica (aunque una de las primeras empresas en fabricar copas menstruales, The Keeper, todavía tiene en el mercado una copa menstrual de látex).
  • Las copas menstruales están graduadas, por lo que es posible calcular la cantidad de flujo de cada menstruación. Esto puede ser muy útil, especialmente para mujeres que necesitan decírselo a su ginecólogo, como es el caso de mujeres con endometriosis o menopáusicas.

¿Es incómodo utilizar una copa menstrual?

La copa menstrual es un producto poco conocido, especialmente fuera del mundo anglosajón, pese a llevar en el mercado desde los años 30.

Se trata de un método cómodo (aunque necesita práctica para aprender a colocarlo) que se puede utilizar en todo tipo de situaciones (como para hacer deporte o incluso de noche).

Son lógicas las dudas en cuanto a su limpieza en baños públicos tras su vaciado, pero se puede realizar con papel higiénico o una botella de agua y si fuera posible, jabón neutro. Lo más importante es tener las manos limpias durante el proceso de extracción de la copa menstrual.

¿Dónde comprar una copa menstrual?

Mooncup se ha popularizado mucho en los últimos años y es posible conseguirla con bastante facilidad en tiendas especializadas en productos ecológicos y algunas farmacias. Además es posible comprarlas en tiendas eróticas y en diversas webs (el listado de distribuidores en distintos países se puede consultar en la web de la marca)

Copa de polietileno: Instead

Existen también unas copas menstruales con un diseño totalmente distinto, las de la marca Instead. Tienen forma de diafragma y están realizadas en polietileno, son de un solo uso y se pueden utilizar durante las relaciones sexuales (aunque nunca han de ser consideradas un método anticonceptivo).