La final de la Copa Libertadores de América tendrá a dos protagonistas de historias muy distinta. Por un lado estará el multi experimentado Boca, que ya jugó nueve finales y ganó seis. Por el otro lado está el Corinthians, que llega invicto a la primera definición de su historia y habiendo eliminado en semifinales al campeón defensor, un recorrido perfecto hasta el momento.

Ambos clubes ya se han enfrentado en cuatro oportunidades, con dos victorias para Boca y dos empates. El conjunto argentino eliminó al Corinthians en los octavos de final de la Copa Libertadores de 1991 ganando 3-1 en casa e igualando 1-1 en Brasil. En la Copa Mercosur del 2000 coincidieron en el grupo D, con triunfo del xeneize por 3-0 en Argentina y empate 2-2 afuera.

Boca va por la séptima para ser el más ganador

Boca está ante la gran oportunidad de conseguir su 7º Copa Libertadores, con lo cual alcanzaría a Independiente como los dos clubes más ganadores de la competición. Lo del equipo argentino desde el 2000 ha sido impresionante. Esta será la sexta final que disputa en los últimos 13 años. De ellas, sólo perdió la del 2004 ante el Once Caldas.

Si hay algo que a Boca le sobra es experiencia, eso está claro. El xeneize llega a la final con un invicto de diez encuentros, ya que desde la derrota ante Fluminense en la segunda fecha del grupo 4 no perdió más. En octavos de final le ganó los dos encuentros a la Unión Española; 2-1 en casa y 3-2 afuera. En cuartos de final la cosa fue mucho más complicada cuando volvió a cruzarse con el Flu. Tras la victoria por 1-0 en Argentina, el empate agónico de Silva en Brasil le dio la clasificación cuando los penales eran inminentes.

En las semifinales, el rival fue la Universidad de Chile, que se presentaba como un rival temible. Boca sacó una buena diferencia en su estadio y luego pudo manejar el partido de vuelta, que terminó 0-0 a pesar de las innumerables chances para ambos equipos.

De esta manera y al igual que en todas las instancias anteriores, Boca jugará el primer partido en su estadio y nuevamente lo hará ante un club que había ganado su grupo. Si algo ha demostrado Boca en estos últimos años y reafirmado en la presente edición de la Copa es que jugar en condición de visitante no le pesa. De hecho, fuera de casa aún no perdió: ganó tres (Arsenal, Unión Española y Fluminense) y empató tres.

Corinthians va por la gloria

En contrapartida a la inmensa experiencia de Boca en este tipo de escenarios, el Corinthians llega a la final por primera vez y confiado en que los antecedentes no los son todo. La única vez que el timão había disputado una semifinal había sido en el 2000 ante el Palmeiras, ocasión en la que perdió por penales. Contra el Santos se sacó la espina y ahora intentará redondear una campaña que hasta el momento ha sido impecable.

En la presente edición, el Corinthians está invicto, con siete victorias y cinco empates y un dato que se impone sobre el resto: en 12 partidos ha recibido apenas tres goles en contra. Sin tener enormes figuras, el brasileño es un equipo absolutamente disciplinado y sólido en todas sus líneas.

El recorrido del timão comenzó en el grupo 6, ganándolo con 14 puntos por sobre el Cruz Azul. En octavos de final empató sin goles ante Emelec en Ecuador y luego ganó sin problemas por 3-0. En cuartos, el Vasco da Gama fue un rival durísimo. El marcador se mantuvo en cero durante 177 minutos, momento en el cual Pauliho marcó el gol de la clasificación. Ya en semifinales, la víctima fue el campeón defensor Santos, que cayó 1-0 en su estadio y luego sólo pudo empatar 1-1 en Sao Paulo. Ese gol de Neymar fue el primero que el Corinthinas recibió en el Pacaembú, escenario en el cual el local se convirtió en el 12º equipo brasileño que ha disputado al menos una final de Copa Libertadores. Ahora intentará convertirse en el 9º que logra el trofeo, contando con la (supuesta) ventaja de definir la llave en su estadio.

Días y horarios de las finales

Los horarios corresponden al lugar en el que se disputa el encuentro (para el calendario completo click aquí). En la final no se aplica la regla del gol de visitante. En caso de cualquier empate habrá penales.

  • Boca-Corinthians; miércoles 27 de junio a las 21:50 en el Estadio "La Bombonera". Árbitro: Enrique Osses.
  • Corinthians-Boca: 4 de julio a las 21:50 en el Estadio Pacaembú. Árbitro: Wilmar Roldan.