España y la República Checa se convirtieron hoy en los finalistas de una nueva edición de la Copa Davis.

Tal como ocurrió en 2009, ambos países definirán la Ensaladera, aunque en este caso los checos serán locales, ya que la ultima serie jugada entre ambos se disputó en Barcelona, precisamente en aquella final que el local terminaría ganando categóricamente por 5-0. Entre los días 16 y 18 de noviembre, España y la República Checa estarán mano a mano luchando por el trofeo.

En las semifinales, el equipo español comandado por Alex Corretja derrotó a Estados Unidos por 3-1. El viernes, David Ferrer venció a Sam Querrey en tres sets, mientras que Nicolás Almagro logró una victoria vital sobre John Isner en cinco parciales. El dobles, como era lógico, quedó para la visita, de la mano de los hermanos Bryan, que de todos modos debieron esforzarse para derrotar a Marcel Granollers y Marc López.

Finalmente, el pasaje para la final llegaría de la mano de Ferrer, que perdió el tie break del primer set ante Isner pero logró recuperarse para el 6-7 (3), 6-3, 6-4, 6-2 definitivo.

De esta manera, España accedió a su novena final de Copa Davis y a la cuarta en los últimos cinco años, toda una demostración del impresionante presente que vive, desde hace más de una década, el tenis del país europeo. Las últimas cuatro finales que jugó las ganó, en 2004 (3-2 a EE. UU.), en 2008 (3-1 a Argentina), en 2009 (5-0 a República Checa) y el 2011 (3-1 a Argentina).

Aun sin Rafael Nadal, España demostró que tiene un equipo tremendamente competitivo y ahora buscará su sexta Ensaladera, en esta oportunidad fuera de casa.

Distinto es lo de República Checa, que accedió a su tercera final al derrotar, también por 3-1, a una Argentina que quedó diezmada por la lesión inicial de David Nalbandian y la posterior baja de Juan Martín del Potro.

El viernes, del Potro derrotó a Radek Stepanek en sets corridos a pesar de las molestias en su muñeca izquierda. En el segundo encuentro del día, Tomas Berdych consiguió un triunfo que terminó siendo vital, ya que venció en cinco sets a Juan Mónaco después de estar contra las cuerdas.

El dobles quedó para Stepanek y Berdych, en tres sets contra Carlos Berlocq y Eduardo Schwank. La baja de del Potro para el singles del domingo obligó a Berlocq a salir a la cancha para medirse con Berdych, quien a pesar de la triple jornada de competencia se impuso por 6-3, 6-3, 6-4 y le dio a su país la clasificación a la final.

Jugando en casa, los checos sin dudas elegirán una superficie bien rápida (carpeta o cemento) para dificultar el juego de Ferrer y Almagro, que de todos modos y sobre todo este año han tenido performances destacadas en ese tipo de suelos.

En 1980, Checoslovaquia consiguió su único título en la competencia, venciendo 4-1 a Italia. Ahora, con un equipo prácticamente de dos jugadores, irá por su segunda Ensaladera y por la venganza de la final perdida en 2009.

España domina por 4-2 el historial

Seis veces se han enfrentado ya ambos países, aunque no siempre por el Grupo Mundial. En 1931 Checoslovaquia se impuso en Praga por 3-2, mientras que en 1965 y en la misma ciudad, la visita ganó por 4-1.

En 1971 y otra vez en Praga, el local ganó por 4-1 y al año siguiente en Barcelona España se impuso por 3-2. Esos primeros cuatro duelos fueron por el Grupo Europeo de la Copa.

En 2004 llegó el primer choque por el Grupo Mundial tal como se lo conoce en la actualidad y España le ganó a la República Checa por 3-2, en condición de visitante y sobre carpeta. En aquella ocasión, Tommy Robredo y Nadal le ganaron a Stepanek, mientras que Feliciano López derrotó a Berdych.

El último y más importante antecedente se dio en la final del 2009 jugada en Barcelona. Un impresionante equipo local vapuleó 5-0 a la República Checa, con victorias de Nadal sobre Berdych (7-5, 6-0, 6-2) y de Ferrer sobre Stepanek (1-6, 2-6, 6-4, 6-4, 8-6). El dobles quedó para Verdasco y López sobre Berdych y Stepanek por 7-6 (7), 7-5, 6-2 para un 3-0 inapelable del equipo comandado por Albert Costa sobre el de Jaroslav Navratil, el capitán actual de los checos.