Por novena vez en la historia, España disputará la final de la Copa Davis. En el cuarto punto de la serie semifinal ante Estados Unidos, David Ferrer cumplió con la lógica y derrotó por 6-7 (3), 6-3, 6-4, 6-2 a John Isner, liquidando la serie por 3-1 y obteniendo su 16º triunfo jugando como local por Copa Davis (jamás perdió).

Con esta victoria, la Armada inclinó para su lado la balanza en el historial ante EE.UU., que hasta ahora mostraba cinco triunfos por lado de un total de diez series disputadas. Además, prolongó a 24 el número de eliminatorias consecutivas ganadas en casa

Desde el título logrado en el 2000 ante Australia, el tenis de España no ha hecho más que crecer a pasos agigantados. En noviembre, la equipo comandado por Alex Corretja estará disputando no solo la novena final de su historia sino además la cuarta en los últimos cinco años: en 2008 venció 3-1 a Argentina, en 2009 5-0 a República Checa (muy probablemente el rival en la definición) y el año pasado 3-1 nuevamente a Argentina.

La única ausencia en estos últimos años se dio en 2010, cuando cayó ante Francia en cuartos de final.

Ferrer y Almagro, los protagonistas ante la falta de Nadal

La serie ante Estados Unidos comenzó con varias bajas. Primero fue Rafael Nadal, lo que supuso un golpe duro para Corretja aunque esperable por la situación que está atravesando el mallorquín. Más tarde se bajaron Andy Roddick (por retiro) y Mardy Fish (por lesión).

Aún sin el as de espadas, España tiene un equipo tremendamente competitivo, con dos singlistas estupendos que demostraron su superioridad en la cancha. En el primer día, Ferrer no jugó su mejor partido pero aun así se las arregló para superar a Sam Querrey por 4-6, 6-2, 6-2, 6-4. A continuación se dio el resultado más importante de la serie. En un encuentro extenuante, Nicolás Almagro derrotó al lungo John Isner por 6-4, 4-6, 6-4, 3-6, 7-5 y dejó la serie 2-0. El estadounidense, que ya había vencido a Federer y Tsonga en arcilla este año, demostró su crecimiento y a punto estuvo de dar otra sorpresa.

Ayer en el dobles se dio la lógica y los hermanos Bryan vencieron a Marcel Granollers y Marc López por 6-3, 3-6, 7-5, 7-5. La pareja nº 1 del mundo debió trabajar más de lo esperado, aún con la ventaja que supuso un Granollers lesionado y claramente disminuido en su juego.

El encargado de sacar el pasaje hacia la final fue Ferrer, que perdió el tie break el primer set ante Isner pero luego inclinó el partido para su lado, aprovechó las escasas ocasiones de quiebre que se le presentaron y cerró el encuentro para que España, una vez más, esté en la final de la Copa Davis, en una demostración contundente del extraordinario momento que atraviesa el tenis del país europeo desde hace ya una década.

República Checa o Argentina, el rival en la definición

La final de la Copa Davis de jugará entre el 16 y el 18 de noviembre y el rival saldrá de la serie que hasta el momento República Checa le gana a Argentina por 2-1.

Sin Juan Martín del Potro, lesionado, Carlos Berlocq enfrenta a Tomas Berdych, con claro favoritismo para el checo, que tiene la gran oportunidad de cerrar por 3-1 la semifinal. En caso de que se imponga el argentino, la definición quedará en manos de Juan Mónaco y Radek Stepanek.

Curiosamente, ambos países han sido los protagonistas de las últimas tres Ensaladeras que conquistó la Armada. Sea Argentina o sea República Checa, España será visitante, ya que la última vez recibió a ambos países.