La Copa Argentina llegó a su instancia definitiva, ya que, en la jornada de ayer, se disputaron los partidos de semifinales, que depositaron a Boca Juniors y Racing Club en el match decisivo, en San Juan, con fecha incierta.

Boca, siempre por penales

Boca igualó en los 90 minutos 1 a 1 con Deportivo Merlo, la gran revelación del torneo, en el Estadio del Bicentenario de San Fernando del Valle de Catamarca. Tras un primer tiempo parejo, en el que ninguno de los dos cuadros supo sacar ventaja, pasados los diez minutos del complemento, en una jugada preparada en un tiro libre en la puerta del área entre Juan Román Riquelme y Walter Erviti, fue justamente el primero el que colocó el balón en el palo derecho de Darío Capogrosso, que supuso que el recorrido iba a ser otro, y quedó a contrapierna.

Pero los del oeste del Gran Buenos Aires lograron el ansiado empate, cuando Alejandro Friedrich propinó un potente disparo imposible de detener para el arquero juvenil Sebastían Sosa, y así obligó a la definición por penales, vía por la que Boca Juniors avanzó en tres de las cuatro fases anteriores.

En el debate desde los doce pasos, prevalecieron los xeneizes, gracias a los aciertos de Juan Román Riquelme (con inmensa clase), Santiago Silva, Leandro Somoza, Pablo Mouche y Matías Caruzzo. Para los de Néstor Ferraresi, acertaron Matías Conti, Alejandro Manchot, Nahuel Yeri y Leandro Lazzaro. Pero Friedrich, justamente el héroe en el tiempo reglamentario, no pudo atinar, y así, con el 5-4, Boca accedió a la ansiada final.

Racing eliminó a River

A diferencia del partido anterior, en el Estadio Padre Martearena, en Salta, chocaron dos conjuntos que conforman uno de los clásicos mas tradicionales del fútbol argentino: River Plate y Racing Club.

Luego del 0-0 en los 90 minutos, que dejaron como nota destacada la no sanción de un penal claro por bando por parte del referí Alejandro Toia, millonarios y académicos resolvieron el pase a la final también por penales.

Con la efectividad de Leonardo Ponzio, Rogelio Funes Mori, Lucas Ocampos y Cristian Ledesma, para River, y de Sebastián Saja, Valentín Viola, Iván Pillud y Pablo Hauche, habiendo errado Giovanni Moreno, en Racing, Daniel Villalva tuvo en sus pies la clasificación para los de Matías Almeyda, pero el palo se la negó. Y con la conversión de Luis Fariña, sumada a la atajada de Saja a Luis Vila, los comandados por Luis Zubeldía alcanzaron el choque definitorio.

El camino de ambos a la final

Por los 32º de final, Boca empató 1 a 1 con Santamarina de Tandil, en Salta, pero resultó victorioso en los penales (4-3). En la siguiente ronda se produjo la única victoria, por 2-0 ante Central Córdoba de Rosario, en San Juan.

En octavos, en Catamarca, fue igualdad en uno frente a Olimpo de Bahía Blanca, imponiéndose en el prolongado desempate (12-11). En cuartos, la semana pasada, por la misma vía, pasó a Rosario Central, en el Bicentenario de San Juan (4-2), tras el 1-1.

En tanto, Racing Club debutó con el 2-0 ante El Porvenir, en San Juan, y continuó por la senda del triunfo ante Patronato de Paraná, en Salta (3-1).

Por octavos de final, se impuso, en condición de visitante, sobre Sarmiento de Chaco, 2-0, y en cuartos hizo lo propio con Atlético Tucumán, en Catamarca, 0-1.

Historial entre Boca Juniors y Racing Club

Desde la primera vez que colisionaron, en 1908, en pleno fútbol amateur, hasta la última, hace menos de un mes, por el Torneo Clausura, boquenses y racinguistas jugaron, por todo tipo de competencias, en 274 oportunidades, con 120 festejos del Club Atlético Boca Juniors (marcando 423 goles) y 88 del Racing Club de Avellaneda (374 tantos). En 66 ocasiones repartieron unidades.