Durante los últimos años, el matrimonio ha evolucionado, de tal manera que en la actualidad el número de divorcios ha aumentado considerablemente y el concepto de familia ha sufrido diversas adaptaciones, razón por la cual las leyes de diversos países han creado nuevas figuras que regulan dichas modificaciones, como es el caso de España, Chile o Perú.

A su vez las leyes mexicanas han establecido los medios necesarios para ir al día de dichos cambios, creando la figura del contrato prematrimonial en el Código Civil Federal con el nombre de capitulaciones matrimoniales.

¿Por qué hacer un contrato prematrimonial?

  • Por las ventajas fiscales que se pueden obtener.
  • Para establecer las reglas generales bajo las cuales convivirá la pareja.
  • Para tener una mayor seguridad sobre la administración de los bienes en el matrimonio.
  • Para evitar afectación en el patrimonio en caso de que el cónyuge tenga problemas legales.
  • Para facilitar el proceso de divorcio.

Características generales de los acuerdos prematrimoniales

  • Deben estipularse antes o durante la celebración del matrimonio.
  • Se redactan sobre los bienes que los futuros esposos ya tienen y sobre aquellos que se puedan adquirir en el futuro, mientras dure el matrimonio.
  • Si los futuros esposos son menores de edad, es necesario que los tutores firmen ratificando dicho convenio.
  • Se mencionará el régimen bajo el que se encontrará el matrimonio.
Los elementos anteriores se complementan con otros datos o declaraciones dependiendo del régimen matrimonial adoptado por la pareja, que puede ser bienes separados o bienes mancomunados.

Especificaciones para la sociedad conyugal

La pareja puede estar bajo el régimen de sociedad conyugal cuando no haya expresado otro deseo y cuando así lo acuerden las partes en el contrato prematrimonial. En caso de manifestar su voluntad de regirse bajo la sociedad conyugal deberán inscribir el dicho acuerdo en el Registro Público de la Propiedad y tener la escritura pública correspondiente. El contrato deberá incluir:

  • Lista detallada de los bienes inmuebles que cada esposo lleve a la sociedad, valor y deudas sobre los mismos.
  • Lista de bienes muebles que cada esposo aporte.
  • Mención pormenorizada de las deudas que cada esposo tenga y declaración de si se responderá por esas deudas o sólo por las que se generen durante el matrimonio.
  • Declaración de si la sociedad estará formada por todos los bienes propiedad de los esposos o solo una parte, en cuyo caso se especificarán los pertenecientes a la sociedad.
  • Declaración de si los sueldos y prestaciones obtenidas por el empleo se dividirán entre los esposos o si pertenecerán a quien los haya generado.
  • Se especificará el nombre del esposo que será administrador de la sociedad y las facultades que tendrá sobre los bienes.
  • Declarar si los bienes adquiridos durante el matrimonio pertenecerán al adquiriente o a la sociedad.
  • Las condiciones para liquidar la sociedad.

Separación de bienes en el matrimonio

La separación de bienes puede ser absoluta o parcial. Se entiende como parcial cuando una parte de los bienes no se encuentren enlistados en las capitulaciones de separación.

En este régimen, a diferencia de la sociedad conyugal no es necesaria la inscripción en el Registro Público de la Propiedad.

Características de la separación de bienes

  • Inventario de los bienes de cada esposo y sus deudas.
  • Declaración de que los socios conservan la propiedad y administración de sus bienes originales, así como las ganancias y beneficios que generen.
  • Los sueldos, salarios y demás ingresos le pertenecerán al esposo que los obtenga.
  • Los bienes que la pareja obtenga por herencias, legados u otros serán administrados por uno de los cónyuges con el consentimiento del otro, mientras se hace la división correspondiente.
  • Ninguna de las partes podrá cobrarle al otro por los servicios profesionales, consejos o asistencia que le diere.

Facilitar la convivencia en la relación matrimonial

De todo lo anterior se desprende que las leyes mexicanas, con el fin de ir a la par de la sociedad, dan la opción a aquellas parejas que deseen contraer matrimonio en México de hacer un convenio a través del cual plasmen las reglas generales de su vida en pareja, a fin de facilitar la convivencia de los cónyuges e incluso el proceso de divorcio.