Como en todo colectivo humano, el mundo de las parejas liberales no está exento de normas generalmente aceptadas, si se quiere acercar al ambiente del intercambio de parejas, de los tríos y del sexo liberal, estos consejos le ayudarán a ser un buen “swinger” y una persona aceptada en el ambiente.

El intercambio de parejas o swinger está basado en el respeto absoluto

  • Sea cortés. Todos queremos ser tratados como personas. Trate a todos con consideración, sensibilidad y discreción. Recuerde la regla de oro: trate a los demás como quiera que le traten a usted.
  • Sea amigable. Aunque no le interese llevar a cabo alguna experiencia sexual con otra pareja o persona, respete sus sentimientos.

La higiene es escrupulosamente necesaria para las parejas liberales

  • Prepárese. Se recomienda fuertemente llevar y usar condones de látex y no está de más incluir en el neceser un par de toallas así como otros efectos personales (peine, lipstick, enjuague bucal, etc). La higiene es fundamental en nuestra vida cotidiana, aquí aún más.

El "no" siempre quiere decir "no", en el ambiente swinger

  • No fuerce situaciones. Si alguien -incluyendo a su pareja- dice "no", no vale preguntar por qué, después de todo, el ser swinger significa la libertad de criterio y de acción tanto para usted como para los demás. Y evada cualquier situación que pueda hacer que su pareja perciba como forzada. También tome en cuenta que no todos tenemos el mismo ritmo ni facilidad en la toma de decisiones; hay parejas que al inicio parecieran titubear mucho antes de aceptar finalmente tener una relación sexual; esto es natural y comprensible; intentar forzar las situaciones probablemente termine por provocar reacciones contrarias en los demás.
  • Tome en cuenta los sentimientos de los demás. Observe si tanto usted o su pareja y la otra pareja o persona actúan de un modo relajado o tenso, para que de ese modo, contribuya a disipar con un momento de buen humor o con una conversación amena cualquier cosa que pueda molestar a los demás. Recuerde, no todos sentimos ni pensamos igual.

Los intercambios sexuales tienen como objetivo divertirse y pasarla bien

  • Sólo acepte lo que sea divertido para todos. Recuerde, esa es la idea, divertirse y pasar un rato agradable. No ponga su idiosincrasia o forma de pensar a discusión ni polemice con las ideas de otros, porque lo que podría ser un encuentro sumamente divertido puede acabar por convertirse en una discusión política o religiosa que no conduce a nada.
  • Si llama a una pareja trate de hablar con la persona de su mismo sexo. La conversación seguramente será más distendida.
  • Tenga claro que es lo que quiere y lo que no, y hágaselo saber a los demás. Así no perderá tiempo ni se lo hará perder a las otras personas.
  • Todos tienen que pasarla bien y participar, no hace falta hacer sexo con quien no se quiere, hay que tratar de integrar a todo el mundo. Es importante crear una dinámica de compañerismo, donde podamos ser amigos en cualquier faceta de la vida.

Consejos para los hombres solos (parte esencial en muchos tríos HMH)

Compartir a la pareja en un trío es una fantasía muy habitual en muchos hombres. Muchos varones tienen la fantasía de ver a sus mujeres con otros hombres, pero en algunos casos convive en ellos una mezcla de excitación y de celos. Si usted es un hombre solo y desea proponerse como opción para estos tríos, debe tener muy en cuenta que es un invitado a la fiesta y que como tal debe respetar las normas de sus anfitriones. Es la única manera en que no sólo podrá disfrutar, sino que al compartir el placer con ellos, y saber ubicarse en su rol, será invitado a más experiencias de este tipo. Nunca, bajo ningún concepto, proponer un encuentro con ella sola. Es una regla que jamás debe romperse, y que a veces, por inexperiencia de algunas personas, hace que muchos hombres solos queden aislados del ambiente “swinger”. No olvide, lo más normal es que la pareja lleve la iniciativa, pero si en un momento quiere llevarla usted, debe de hablar con el hombre de la pareja.

Alguien dijo una vez que las reglas se crearon para romperlas y puede que así sea, pero el seguir estos consejos garantiza ser una persona bien considerada en la forma de vida “swinger”.