Traducir una canción del inglés al español implica siempre un reto, pues no sólo involucra el dominio de ambos idiomas, implica también conocimiento musical, manejo poético del lenguaje, mucha creatividad y capacidad de resolver problemas.

Dificultades

Algunas dificultades de esta labor saltan a la vista. El inglés tiene palabras más cortas, contracciones, monosílabos y flexibilidad en la acentuación que el español. Sin embargo, el español es más flexible en el acomodo de las oraciones y es más rico en sinónimos.

No obstante, reconocemos que son más las dificultades que las ventajas que se tienen a la hora de traducir. A continuación presentamos los consejos más importantes a tomar en cuenta en esta actividad literaria.

Identificar la intención artística de la canción

Al hablar de canciones, estamos tocando un tema de creación artística. Tanto la música como la letra nos darán importantes pautas para determinar la intención del autor o intérprete de la canción.

Podríamos hablar de identificar el tema principal, pero esta labor va más allá. No basta con comprender las palabras, es necesario captar la esencia del discurso artístico: las emociones, ideas o sensaciones que se quieren transmitir.

Identificar las características de la canción

Podemos hablar de la "identidad" de la canción, es decir, la forma en que el letrista usa el lenguaje para configurar cada estrofa, y la canción como un todo. Si el lenguaje es directo, metafórico, visual, sensorial, clásico, etcétera, esto debe reflejarse en la versión en español.

Identificar el contexto de la canción

Es necesario conocer las circunstancias que rodean la canción. Si se trata de un concierto, una cantata, una ópera, o un musical, hay que conocer las otras canciones que lo componen. Asimismo, hay que comprender el contexto histórico, cultural e ideológico de la letra, especialmente al encontrar expresiones idiomáticas.

Dar prioridad a la música y al fraseo originales

Las sensaciones provocadas por la música y el fraseo forman parte de la intención artística, por lo que lo ideal es respetarlas. Esto implica sensibilidad y conocimiento musical. No se puede abordar una traducción de este tipo dominando únicamente la lingüística o el idioma.

En ocasiones se piensa que es prioritario traducir las palabras literalmente, a costa de agregar notas por el exceso de sílabas en español. Esto nos parece un serio error, ya que la estructura musical y la sensación auditiva se modifican por completo.

Precisamente aquí está uno de los mayores retos, pues es necesario producir una traducción que conserve tanto las características sonoras como la intención literaria original. Aquí encontramos también elementos como la duración y acentuación de cada sílaba, silencios, pausas, coros, repeticiones, calderones, etcétera.

Utilizar la literatura al servicio de la canción

Una vez que se han identificado las características contextuales, artísticas, literarias y musicales de la canción en el idioma original, es momento de pensar y trasladar todo ello al español.

Nuestro idioma es rico en posibilidades literarias y artísticas, lo cual es de gran ayuda en este trabajo. Las figuras retóricas son útiles para plasmar las emociones con palabras, siempre respetando las características originales. Es importante verificar que las imágenes sensoriales provocadas por las palabras del original puedan llegar también al receptor de la traducción.

Pensar creativamente y salirse de lo convencional

Por último, la creatividad y el pensamiento no convencional serán una ayuda determinante para generar una traducción de calidad. La capacidad de encontrar rutas alternas para transmitir la esencia de la canción depende de un pensamiento creativo, y requiere de un trabajo enfocado, tanto en lo sensible como en lo intelectual.

Recomendaciones finales

Durante todo el proceso, la tenacidad es una actitud vital para obtener buenos resultados. Esto es especialmente cierto en caso de encontrar serias dificultades para traducir. El traductor tenaz sabrá darse espacios de descanso para despejar las ideas, y buscará leer e investigar en los momentos de bloqueo.

Una amplia cultura musical y literaria es indispensable, igualmente, pues se requiere para identificar alusiones u homenajes a textos o canciones externos, o a aspectos particulares de cultura, historia e ideología.