Con la llegada del verano y del período vacacional de la inmensa mayoría de los amantes del atletismo popular, factores como el incremento del tiempo libre así como del aumento de las horas de luz se presentan como excelentes motivos para el entreno diario.

No obstante, conviene tener claro que, en verano, el aumento de las temperaturas así como de la humedad y factores como el sol pueden resultar incómodos cuando no peligrosos para el corredor.

Tener claro el objetivo

En verano y coincidiendo con las fiestas patronales de muchas ciudades y pueblos de España, el calendario de carreras populares es bastante extenso, llegando a existir semanas donde cada día se puede correr una carrera.

Sin embargo, todas presentan una característica común, y es que no suelen sobrepasar los 15 kilómetros, dejando las medias y los maratones para el otoño, el invierno y la primavera, por lo que es aconsejable que los entrenamientos de calidad para estas distancias se dejen para épocas un poco más frescas.

Pretemporada del runner

Una cosa está clara: las marcas que se consiguen en invierno en una distancia determinada, por ejemplo en un 10.000 metros, serán muy complicadas de mantener durante el período estival ya que, como afirman varios expertos en atletismo profesional, a partir de los 15 grados, por cada 5 grados que aumente la temperatura el ritmo se reducirá en unos 15 segundos por kilómetro.

Así que el corredor popular debería tomar estos meses tan duros y calurosos para tomar su entrenamiento con calma para evitar graves consecuencias en su cuerpo, como una deshidratación o sufrir un golpe de calor.

Correr de forma moderada, aprovechando los momentos más frescos del día o hacerlo en compañía, aprovechando incluso la coyuntura para aficionar a familiares o amigos es una buena opción. También se puede alternar la práctica del running con otros deportes como la natación, mucho más agradecidos en verano, así como participar en carreras cortas para correr de una forma más divertida o, simplemente, descansar. Esto hará que el entrenamiento veraniego de un runner de cara a preparar la temporada de otoño sea lo más efectivo posible.

Consejos prácticos en salud para corredores

Ante las altas temperaturas, estos son algunos consejos que deben aplicar todos los amantes del atletismo popular para evitar sustos o malestares físicos:

  • En el momento del entrenamiento, al sentir el más mínimo signo de fatiga se debe bajar el ritmo de carrera.
  • Siempre que se pueda, es mejor entrenar en compañía.
  • Buscar períodos del día donde el clima sea más benigno como el amanecer o las últimas horas del día, así como buscar rutas con abundante sombra y lugares donde hidratarse. Conviene evitar el temible golpe de calor.
  • Una parte muy importante de la preparación de un atleta es la hidratación y más en verano. El uso de cinturones porta botellas se hace más que recomendable así como incrementar la ingesta de líquidos en un 20 o 30%. Es muy buena idea beber bebidas isotónicas y ricas en electrolitos.
  • La ropa será mejor que sea transpirable debido a la sudoración, desechando las prendas de algodón. Los colores claros irán mejor que los oscuros.
  • Aunque haga calor, el uso de zapatillas idóneas y de calcetines evitarán la aparición de ampollas.
  • La protección solar se hace indispensable. Lociones protectoras así como gafas de sol adecuadas serán muy útiles en esta época.