La sanidad pública adolece de recursos en algunos casos (problema que se ha incrementado en los últimos años a raíz de la crisis), que junto a las largas listas de espera para acudir al especialista, han empujado a muchas personas a contratar un seguro privado de salud. No cabe duda que un superior nivel en la atención sanitaria determina una buena calidad de vida, pero antes conviene calcular sus inconvenientes y conocer su lado oscuro, para evitar sorpresas desagradables.

Tipos de seguros médicos

Actualmente, y para acceder a un seguro de salud, las aseguradoras ofrecen tres tipos de opciones:

  1. Seguros de asistencia sanitaria.
  2. Seguro de reembolso de gastos.
  3. Seguro de subsidios e indemnizaciones.
Cada uno de ellos tiene sus particularidades.

Seguros de salud con asistencia sanitaria

La mayoría de contrataciones son de este tipo, y cuentan con las siguientes prestaciones:

  • Asistencia médica, hospitalaria y quirúrgica.
  • Para enfermedad y accidente.
  • Amplio espectro de médicos, especialistas y centros asistenciales con los que la entidad aseguradora ha suscrito un contrato de servicios, puestos a disposición del asegurado.
A su vez y dependiendo del número de asegurados, ofertan coberturas tipo:

  1. Seguros individuales.
  2. Seguros familiares.
  3. Seguros de grupo.

Seguros médicos privados con pólizas de reembolso

En este caso, la entidad aseguradora ofrece asistencia sanitaria, pero el cliente elige al facultativo que desee. La forma de la prestación es la siguiente:

  1. Primero, el cliente corre con los costos del servicio que utilice.
  2. En un segundo paso, la aseguradora se compromete a cubrir con los gastos sanitarios.
Esta modalidad de seguro está indicada para los clientes que quieren elegir libremente el médico o centro asistencial al que desean acudir o bien les atraen servicios que no ofrece la medicina convencional.

Seguro médico privado de subsidio

Es una modalidad de prestación ideal para trabajadores por cuenta propia o autónomos, ya que no cubre con asistencia sanitaria, sino que por el contrario aporta una indemnización económica:

  • Los autónomos pueden utilizarlo para cubrir los días de baja laboral.
  • Suponen un alivio monetario, ya que pueden sufragar una parte de la pérdida de ingresos que sufren, ante la imposibilidad de trabajar.

Coberturas que ofrece un seguro privado de salud

Los seguros de asistencia sanitaria son los más demandados, ya que ponen a disposición del cliente una gran cantidad de prestaciones:

  • Medicina general.
  • Servicios de enfermería.
  • Pediatría y puericultura.
  • Servicio permanente de urgencias hospitalarias o a domicilio.
  • Servicios de diagnóstico, como análisis o radiología.
  • Facultativos en diferentes especialidades. Las más solicitadas son ginecología, pediatría y traumatología.
  • Ingreso hospitalario quirúrgico, médico o UVI.
  • Ambulancias.

Ventajas de los seguros médicos privados

Entre los beneficios de contratar un seguro de salud se encuentran:

  • Acudir directamente al especialista evitando largas listas de espera.
  • Elegir médico y hospital libremente, siempre y cuando se detalle dentro del "cuadro médico", que es un libro facilitado al cliente desde el momento de la firma del contrato.
  • Celeridad en los resultados de las diferentes pruebas médicas.
  • Telemedicina, asistencia domiciliaria, segunda opinión médica y atención durante 24 horas.
  • Calidad en la estancia hospitalaria: habitación privada con cama y comida para el acompañante.
  • Envío por correo, email o teléfono móvil de los resultados de las pruebas de diagnóstico.

Desventajas de un seguro médico

No todo son bondades en este tipo de asistencia. Conviene conocer algunos de sus inconvenientes:

  • Embarazo: algunas compañías aseguradoras no aceptan mujeres embarazadas, por el elevado coste que supone.
  • Carencias: se trata de un período determinado durante el cual algunas entidades no cubren ciertos servicios sanitarios. Significa que no ofrecen algunas coberturas desde el mismo momento de la firma del contrato, y debe transcurrir un tiempo determinado para disfrutarlas. Con esto evitan que el cliente se beneficie inmediatamente de sus servicios.
  • Puede ocurrir que a la hora de acudir al seguro, no cubra ese caso en particular. Para evitar esto, las organizaciones de consumidores recomiendan leer detenidamente las cláusulas y exenciones del contrato.
  • Enfermedades graves: pueden presentar carencias en coberturas si el cliente necesitara asistencia en casos de extremada gravedad (cáncer o VIH), o no hacerse cargo del coste total del tratamiento.
  • Otros servicios: los tratamientos de esterilidad, algunos trasplantes o la cirugía estética tampoco suelen estar cubiertos por los seguros privados.
  • Edad del cliente: a partir de los 65 años el coste de la prima del seguro se puede incrementar entre un 75% y un 100%, según la entidad.

Precios de los seguros médicos privados

En cuanto al coste de un seguro de salud, las aseguradoras lo calculan teniendo en cuenta varios factores, en especial la edad, el sexo y la zona de residencia del asegurado.

  1. Coste del seguro según la edad: el precio de la prima en las mujeres, en edad fértil, suele ser mayor que los hombres, ya que necesitan mayores atenciones. En cambio, a partir de los 60 años, las pólizas de los hombres resultan más caras.
  2. Precios del seguro de salud según la zona: según sea la disponibilidad de equipos, y el coste de personal, dependerá el precio aplicable.
  3. Tarifas del seguro privado: si se trata de un hombre de unos 25 años, entre 44 y 50 euros mensuales. Si es una mujer de la misma edad, entre 50 y 60 euros mensuales. Estos precios se mantienen hasta los 62 años, a partir de esta edad el coste se dispara (alrededor de 100 euros mensuales).
Llegados a este punto, cabría preguntarse el precio se estaría dispuesto a pagar, o bien una tarifa mensual por un servicio sanitario privado, que a cambio ofrece la seguridad de una protección razonable, o bien no pagar nada, pero con la contrapartida de la incertidumbre de la sanidad pública.