Cuando se compra ropa, tanto de vestir como para la casa, es importante conocer la composición de los tejidos para poder valorar así su calidad y si se adecúa al uso que queremos darle. Esta información figura en la etiqueta del fabricante que, según la normativa vigente, deben llevar todas las prendas textiles.

El etiquetado textil incluye también instrucciones de lavado, información muy útil para evitar posibles deterioros de la prenda, cuando se lava en casa o si se lleva a una tintorería.

Se recoge a continuación información detallada sobre el contenido del etiquetado textil, consejos sobre la conservación de la ropa y las caracteristicas de las principales fibras naturales y artificiales que forman parte de la composición de los tejidos.

Etiquetado textil: la composición de los tejidos

Además de los datos relativos al fabricante y la marca de la prenda, la etiqueta debe contener información sobre la composición del tejido con el que se ha confeccionado. Existen en este sentido dos posibilidades: que tenga un único componente o que esté integrado por diversas fibras. En el primer caso se podrán utilizar indicaciones como 100%, "puro" , "todo", seguido de la denominación de la fibra, por ejemplo pura lana virgen.

Si el tejido tiene varias fibras en su composición y una de ellas represente al menos el 85% del total, la información del etiquetado se detallará de una de estas tres formas:

  • El nombre de la fibra y su porcentaje en peso (por ejemplo, algodón 90%)
  • El nombre de la fibra y la indicación “85% mínimo
  • La composición porcentual completa del producto, ordenada de mayor a menor (por ejemplo, algodón 85%, elastano 5%).
Si ninguna de las fibras que integran el tejido alcanza el 85% de su composición, la etiqueta debe indicar de mayor a menor los porcentajes de las diferentes fibras. por ejemplo: 45% acrílico, 45% poliamida, 5% lana, 5% alpaca. Por otro lado, se puede utilizar la denominación “otras fibras” o "mezcla" cuando los materiales de los que está hecho el producto representan menos del 10%. Esta situación se refleja en la etiqueta con la indicación de que la prenda esta compuesta por un 50% de lana y un 50% de mezcla.

Etiquetado textil: cualidades de las fibras

Las cualidades de un tejido dependen de las fibras que lo componen. Las fibras pueden ser naturales o químicas (artificiales). Las fibras naturales más importantes son:

Algodón:

  • Gran poder absorbente, no se apolilla
  • Resistente al calor en el lavado
Lino:

  • Da sensación de frescor
  • Es resistente a la suciedad y tiene un tacto agradable
Lana:

  • Protege del frío porque proporciona un aislamiento térmico elevado
  • Gran poder abosrbente, es elástica y de gran calidad
  • Tendencia a apolillarse, amarillearse, apelmazarse y a encoger
Seda:

  • Aislante muy elástico, ligero, de tacto crujiente
  • Da sensación de frescor
Por lo que se refieren a las fibras químicas o artificiales, las más importantes son las siguientes:

  • Acetato: no se arruga, es muy aislante e inflamable
  • Nylon: muy resistente e inarrugable. Se carga con electricidad estática
  • Poliéster: muy duradero, inarrugable e inencogible. Se carga con electricidad estática y es muy inflamable

Etiquetado textil: cómo conservar mejor las prendas

Mientras que la información sobre la composición de los tejidos es obligatoria, según la normativa vigente, las recomendaciones sobre la conservación de las prendas así como las instrucciones de lavado se deja a criterio del fabricante. En cualquier caso esta información que permite alargar la vida de las telas y evitar su deterioro suele figurar en las etiquetas. Estos datos se indican mediante símbolos que informan sobre los siguientes aspectos:

  • Forma de lavado y uso o no de lejía
  • Instrucciones o prohibición de planchado
  • Indicaciones relativas a la limpieza en seco
Tener en cuenta tanto la información sobre la composición de los tejidos como la relativa a las recomendaciones de lavado de las prendas, es fundamental para hacer una buena compra y para conseguir una adecuada conservación de la ropa.