La mujer a diferencia del hombre posee un grado de sensibilidad muy sutil y por ello se encuentra más afectada a la hora de lidiar con el estrés de la vida moderna, que la ha llevado más allá de su rol como ama de casa y madre, ya que actualmente trabaja a la par del hombre y en la mayoría de los casos sin dejar de lado su rol original, alcanzando por ello niveles de estrés que juegan en contra sobre su vida sexual.

En lo que respecta a las parejas jóvenes también se encuentran en crisis según las últimas encuestas realizadas, ya que en un gran porcentaje declaran tener poco interés hacia las relaciones sexuales, siendo el mayor porcentaje afectado la población femenina, por estas razones día a día se buscan recursos tendientes a incrementar la libido femenina, entre los cuales mencionaremos los siguientes:

Eliminar o reducir el estrés

Como mencionamos al principio, el estrés juega un rol fundamental en las relaciones sexuales y las mujeres que lo padecen, ven afectada su vida sexual por falta de deseo.

Por lo tanto es muy importante focalizar el aspecto de la relajación, para dominar el estrés, entre los métodos más recomendados se encuentra la práctica de disciplinas orientales como yoga, tai chi o chi gong, pero también los baños relajantes y los masajes de su pareja, previos a la relación sexual, son muy recomendables para alejar el estrés y estimular las funciones orgánicas femeninas que la preparan para el acto sexual.

Estilo de vida:

El estilo de vida afecta directamente a los estados emocionales, por ello con el fin de potenciar o incrementar el deseo sexual, se debe comprender que los hábitos alimenticios insalubres juegan en contra, ya que una alimentación basada en comida rápida o elaborada, afecta el estado de ánimo e incluso lleva a la depresión en ciertos casos.

El consumo de alcohol es muy negativo en todos los niveles de la vida y el sexual no es una excepción, así como otros estimulantes comunes, por ejemplo la cafeína, la nicotina o las drogas, afectan la estimulación sexual.

Los patrones de sueño alterados por la vida moderna, son un factor preponderante en lo que respecta al equilibrio psicofísico, del que depende directamente el estímulo sexual.

Por ello el cambio hacia un estilo de vida saludable, traducido en una correcta alimentación equilibrada y natural, el control de las adicciones y un buen descanso, contribuirán en gran medida a recobrar el deseo sexual.

Suplementos herbales:

En la actualidad, la ciencia ha desarrollado productos con principios activos obtenidos de las hierbas, que estimulan la irrigación sanguínea a nivel genital, predisponiendo a una relación sexual satisfactoria para llegar al orgasmo. Este tipo de productos deben ser recetados por un profesional y en ningún caso se debe prestar atención a productos de venta en la red, que sean de dudosa procedencia.

Medicina Tradicional China

Esta antigua medicina oriental por miles de años ha tratado todo tipo de disfunciones sexuales, disponiendo de un abanico de técnicas y tratamientos, que van desde la dieto terapia y las hierbas medicinales a la acupuntura, con resultados comprobados y efectivos sin efectos secundarios. Por ello, es una de las soluciones más buscadas hoy en el mundo, para este tipo de desorden sexual femenino.

La falta de apetito sexual femenino es un problema preocupante a nivel mundial, ya que se estima solo en un 49 por ciento, el número de mujeres satisfechas sexualmente "Brotto, Krychman y Jacobson, publicado en The Journal o Sexual Medicine", lo que ha desarrollado toda una industria sexual en su entorno, con la venta de productos químicos y físicos de toda naturaleza, que no siempre dan los resultados que ofrecen y se venden indiscriminadamente. Por ello recurrir a métodos naturales y el consejo profesional, representa la mejor opción para la salud sexual y general.