La ruptura del orden colonial es muy importante ya que los nuevos estados llevaban tres siglos (ss. XVII – XIX) con la misma estructura, basada en una monarquía que cuenta con una organización fiscal y legal muy estable. Tras esta ruptura se intentan formar grandes estados de carácter republicano, ya que se rechaza la monarquía al identificarla con el poder colonial que han sufrido (sometimiento) y se quiere imitar a los Estados Unidos de América que en ese momento llevaban ya casi cincuenta años de vida como país independiente.

Distintos proyectos

La Gran Colombia fue el nuevo estado que reunió, bajo la presidencia de Simón Bolívar, las actuales Venezuela, Colombia y Ecuador. Este proyecto solo dura hasta la muerte de Bolívar en 1830. En el congreso de 1826 se intentó formar una realidad similar a unos Estados Unidos de Sudamérica, al que fueron invitados pero no acudieron Estados Unidos y Gran Bretaña. Fue un fracaso rotundo por las diferencias existentes entre los países sudamericanos allí presentes.

Las Provincias Unidas de Centroamérica fue otro proyecto que se dio bajo la dirección de la Capitanía General de Guatemala, cuyo líder era Morazán. Fue un periodo marcado claramente por los conflictos entre los líderes regionales, hasta que en 1839-1840 se divide y aparecen los países actuales de Centroamérica que ya eran gobernaciones (El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, …).

La República del Río de la Plata fue un fracaso desde el principio ya que Buenos Aires no consiguió reunir en un solo estado a todos los territorios del antiguo Virreinato del Río de la Plata (Uruguay y Paraguay se oponen firmemente).

El Imperio Mexicano (1821-1823) estaba bajo el mando de un criollo vasco, Iturbide, pero este proyecto fracasó y comienza el conflicto entre el centro y la periferia del propio México. Se pierde la parte norteamericana de México desde 1836, en 1834 ha comenzado la guerra de la independencia de Texas que consigue en el 36, comenzando después la guerra contra Estados Unidos perdiendo México los territorios al norte de Río Grande (1848). Por el tratado de Guadalupe-Hidalgo México cede a EEUU el centro y el oeste americano (el 40% del territorio del Imperio Mexicano).

Dos realidades: conservadores y liberales

Todos estos proyectos fracasan porque tras la guerra de la independencia se da la disgregación del poder de carácter territorial existente. Los distintos territorios de la época colonial, que eran cada uno una entidad político-administrativa natural, se enfrentan ahora al intento centralista de la gran capital colonial de cada proyecto. Las élites de cada capital se enfrentan a las élites regionales. Se da una cierta pugna ideológica entre liberales y conservadores desde la guerra de la independencia.

Los conservadores son los que formaban la clase dominante del periodo colonial (hacendados criollos) a los que se unen los criollos que ocupaban algún cargo importante en la administración colonial y los pocos peninsulares que consiguen quedarse como funcionarios o por vínculos económicos o familiares.

El sector liberal es de carácter más intelectual y van a ser los primeros en hacer realmente política, van a estar muy influenciados por la masonería. Lo que les diferencia de los conservadores es la discusión sobre el papel de la iglesia dentro del estado, ya que en cuanto a economía y concepción del estado coinciden en un pensamiento liberal.

Los liberales no admiten un poder distinto del estado, es decir, la iglesia (que a pesar de haber perdido la mayoría de sus elementos y propiedades continuaba teniendo el monopolio de la cultura y de la autoridad al desaparecer los intendentes). Para los conservadores la iglesia cumple un papel de mantenimiento del orden social. Esta pugna se dio principalmente en las capitales. Entre 1823/1825 y 1830/1832 se produce el primer ensayo liberal de las nuevas repúblicas y se aprueban las primeras constituciones; mezcla de la Constitución de Cádiz (de la que toman los principios liberales) y la Constitución de los Estados Unidos (de la que toman el presidencialismo y el federalismo). Este primer ensayo liberal se traduce en la práctica en un gran desorden político, en 1830 se produce la imposición de los conservadores, bajo el mando de un caudillo, sobre los liberales.