Si por algo se distinguen los pueblos marineros de la provincia de Cádiz, en Andalucía, es por sus enormes y blancas playas y sus aguas limpias que invitan no sólo al baño, también a disfrutar de los deportes náuticos, todo ello acompañado de buenos chiringuitos y otros locales para tomar un aperitivo al mediodía o una copa al atardecer contemplando la puesta de sol.

Así es Conil de la Frontera, una bella población de tradición marinera con sus típicas casas blancas que miran al mar, poseedora de 16 kilómetros de costa y rodeada de unos preciosos bosques de pinares.

Conil de la Frontera se halla muy cerca de otros pueblos gaditanos como Vejer, Caños de Meca, Chiclana, Jerez de la Frontera, Barbate, Zahara de los Atunes o Tarifa.

El clima de Conil de la Frontera

Situada a tan sólo 43 kilómetros de la ciudad de Cádiz, Conil de la Frontera disfruta de unas características climáticas privilegiadas, de tipo atlántico pero con matices mediterráneos, que hacen que las temperaturas sean suaves todo el año y que la población cuente con más de 3.200 horas de sol al año.

Su temperatura media anual se encuentra en torno a los 17,30 grados centígrados, mientras que las máximas medias en los meses de verano rondan los 30 grados y en invierno los siete grados centígrados, sin heladas.

La media anual de las precipitaciones de lluvia en Conil de la Frontera es de 728 mm.

Qué ver en Conil de la Frontera

La localidad de Conil de la Frontera no sólo posee un bello litoral, con grandes playas, como La Fontanilla, Fuente del Gallo, Playa del Roqueo, Playa de los Bateles, Playa del Chorrillo, la Playa del Puntalejo, Cala El Roqueo o las Calas de Poniente. También cuenta con un precioso casco antiguo, ejemplo perfecto de un típico pueblo andaluz, que está declarado Conjunto Monumental.

Pero Conil también ofrece al viajero un rico patrimonio monumental. Entre otros lugares de interés se encuentran la Iglesia Mayor de Santa Catalina (siglo XV), la Ermita del Espíritu Santo, la iglesia de la Misericordia (siglo XII), la capilla de Jesús el Nazareno (siglo XVIII), las Torres Almenaras de la costa, la Torre de Guzmán el Bueno (siglos XIV-XV), la Torre de Roche (siglo XVI), la Puerta de la Villa (único resto del recinto amurallado) o la Chanca (almadraba de Conil del siglo XIV).

Comer y alojarse en Conil de la Frontera

El marcado carácter marinero de la localidad de Conil le ha conferido a su cocina unas características muy especiales, a las que hay que añadir los productos agrícolas que también tienen un importante papel en toda esta zona de Cádiz.

Entre los platos más destacados de su gastronomía encontramos muchos guisos tradicionales, como los pucheros, las berzas, el arroz con cardillos, los alcahuciles (alcachofas) con chícharos o las papas aliñás.

La ganadería también ocupa un puesto privilegiado en la cocina de Conil, con deliciosos productos derivados de la matanza del cerdo como morcillas, longanizas, chicharrones, la manteca colorá, el lomo mechado o el guiso propio de la matanza (guiso de cochino).

Finalmente, los productos del mar de esta zona dan pie a recetas como los calamares rellenos, el atún encebollado y mechado, la urta al horno o el cazón en adobo o en tomate, además de todos los salazones derivados del atún, como el atún de ahijá en aceite, la mojama y las huevas curadas.

En cuanto al alojamiento, Conil posee una gran y variada oferta hotelera. Entre los hoteles de cuatro estrellas se encuentran el Hipotels Gran Conil & Spa, el Resort Fuerte Conil / Fuerte Costaluz SPA, el Confortel Calas de Conil, el Husa Conil Park o el Costa Conil.

La propuesta de hoteles de tres estrellas es la más numerosa, con alojamientos como el Hotel Apartamentos Conilsol, el Torre de Guzmán, el Pradillo Conil, la Hacienda Roche Viejo, el Hotel Apartamentos Loto Conil, el Hotel Diufain, el Andalussía o el Almadraba Conil.

Si se prefiere una categoría más económica, entre los hoteles de dos y una estrellas están el Hotel Antonio Conil, el Yunque, el San Vicente, el Tres Jotas, el Oasis, el Playa Sur, el Bodega, el Oasis Atalaya o La Posada.

Qué hacer en Conil de la Frontera

Además de poder disfrutar de largos días de sol y playa, comiendo pescaditos fritos en los chiringuitos y restaurantes cercanos, también se pueden practicar en la costa muchos deportes relacionados con el mar, como el buceo, el winsurfing, el surfing o la pesca.

Tras visitar el patrimonio de Conil, se pueden realizar excursiones a puntos próximos, como visitar en Barbate el Centro de Interpretación del Atún de Almadraba o en Tarifa observar a los cetáceos que viven en el estrecho de Gibraltar.

Conil de la Frontera cuenta todo el año con numerosas ofertas de ocio y cultura, además de sus interesantes tradiciones, que incluyen festividades como la romería que se celebra por San Sebastián (20 de enero) o la feria de la localidad, que se celebra en mayo y cuenta, entre otras actividades, con concursos agrícolas, corridas de toros, atracciones, cabalgatas y bailes regionales.

Conil de la Frontera es un buen destino vacacional para todo el año, especialmente para los meses de verano.