Las proteínas, pueden clasificarse en dos variedades principales, de acuerdo a la conformación, las proteínas fibrosas, que se hallan constituidas por cadenas polipeptídicas ordenadas de forma paralela a lo largo de un eje, constituyendo fibras o láminas largas, son materiales físicamente resistentes, insolubles en el agua o en disoluciones salinas diluidas. Las proteínas fibrosas son los elementos básicos estructurales en el tejido conjuntivo en los animales superiores, tales como el colágeno de los tendones y la matriz de los huesos, la alfa queratina del cabello, cuerno, cuero, uñas, plumas, y en la elastina del tejido conjuntivo.

Las proteínas globulares, por otra parte, están constituidas por cadenas polipeptídicas plegadas estrechamente, de modo que adoptan formas esféricas o globulares sumamente compactas, la mayor parte de las proteínas globulares, son hidrosolubles, estas proteínas desempeñan una función dinámica en la célula, como es el caso de las enzimas conocidas actualmente y de las proteínas globulares, utilizadas como anticuerpos, hormonas y otras proteínas que desempeñan la función de transporte, como la seroalbúmina y la hemoglobina.

Otros tipos de proteínas se hallan situadas entre los tipos fibroso y globular, considerándose como proteínas fibrosas por sus largas estructuras cilíndricas, y como proteínas globulares, por ser solubles en las disoluciones acuosas salinas. Entre ellas se encuentran la miosina, un material estructural del músculo y el fibrinógeno, precursor de la fibrina, componente estructural de los coágulos sanguíneos.

Conformación de las proteínas

Los términos específicos que designan los aspectos o niveles de la estructura proteica, se refieren a la conformación de la proteína. La estructura primaria distingue al esqueleto covalente de la cadena polipeptídica y establece de modo particular la secuencia de los restos de aminoácidos.

La estructura secundaria, se refiere a la ordenación regular y periódica en el espacio de las cadenas polipeptídicas a lo largo de una dirección; esta estructura define sobre todo en las proteínas fibrosas, las cadenas polipeptídicas que poseen una conformación extendida o arrollada longitudinalmente; lo mismo ocurre en los segmentos de cadenas polipeptídicas de las proteínas globulares.

Con respecto a la estructura terciaria, este término define la forma en que la cadena polipeptídica se curva o se pliega para constituir la estructura plegada y compacta de las proteínas globulares.

El término estructura cuaternaria pone de manifiesto cómo se disponen en el espacio las cadenas individuales polipeptídicas de una proteína que posee más de una cadena.

La mayor parte de las grandes proteínas, ya sean fibrosas o globulares, contienen dos o más cadenas polipeptídicas, entre las cuales pueden no existir enlaces covalentes.

El término más general de conformación, se emplea para referirse a la estructura combinada secundaria, terciaria y cuaternaria de una proteína.

Las proteínas con dos o más cadenas polipeptídicas se conocen por el nombre de proteínas oligoméricas y sus cadenas componentes se denominan subunidades o protómeros, la hemoglobina es un tipo conocido de oligómeros, un pigmento respiratorio de los glóbulos rojos, constituido por cuatro cadenas polipeptídicas acopladas, que forman un conjunto globular compacto altamente estable que carece de enlaces covalentes.

Las proteínas oligoméricas contienen un número par de cadenas polipeptídicas, que pueden ser idénticas o diferir en longitud o secuencia de aminoácidos. En las subunidades de las proteínas oligoméricas más pequeñas, puede haber de dos hasta doce cadenas polipeptídicas.

Puesto que las proteínas oligoméricas contienen dos o más cadenas polipeptídicas, que por lo general no están unidas covalentemente entre sí, puede parecer ambiguo referirse a las proteínas oligoméricas como moléculas.

Asociaciones supramoleculares de las proteínas

Algunas veces aparece en las células un conjunto de moléculas de proteínas actuando conjuntamente, a modo de agrupación o de complejos que pueden aislarse en forma homogénea e incluso cristalina. Un tipo de agrupación de macromoléculas relacionadas funcionalmente, llamado agrupación supramolecular o complejo, es el complejo de la sintetasa de los ácidos grasos, que contiene una molécula de cada una de las siete enzimas diferentes que se precisan para la biosíntesis de los ácidos grasos.

Este complejo puede ser aislado de las células de levadura en forma homogénea. Los mayores complejos proteicos supramoleculares son los virus, complejos de proteínas y de ácidos nucleicos; algunos virus contienen también lípidos e iones metálicos. Sin embargo, las partículas virales se comportan como estructuras aisladas homogéneas que poseen un peso molecular definido, debido a que sus subunidades componentes se hallan empaquetadas intrínsecamente.

La conformación de las proteínas es uno de los elementos estructurales más importantes de las moléculas proteicas, su conservación permanente es determinante para la función en el metabolismo celular y funcional del organismo.