Los violentos combates continúan en la capital libia alrededor de Bab Al-Aziziya, la enorme fortaleza que Gadafi posee en Trípoli, que ha sido, además, objetivo de los aviones de la OTAN desde el inicio de las operaciones, auspiciados por la ONU. Muchos de los edificios que componen del complejo están totalmente destruidos, aunque existe una amplia red de túneles subterráneos donde se cree que está escondido el líder libio.

La Batalla de Trípoli

Durante las últimas jornadas, el movimiento rebelde, en coordinación con el Consejo Nacional de Transición, órgano político de la rebelión, ha conseguido apoderarse de un 80% de la capital. Los combates son cada vez más intensos, centrándose en el complejo de Bab Al-Aziziya y en el sur de Trípoli, según aseguran diversas agencias de noticias que aún continúan en la capital libia.

El fin del régimen de Gadafi

Solo es cuestión de tiempo para que el régimen libio se desmorone. Las fuerzas rebeldes, tras seis meses de guerra civil, se han apoderado del centro simbólico del régimen, la Plaza Verde, donde hubo multitud de festejos.

Todo parece indicar que el fin del régimen libio está cerca y es solo cuestión de horas para que los rebeldes se hagan con el poder.

Los rebeldes se trasladan a Trípoli

El Consejo Nacional de Transición afirma que ya se están realizando los preparativos para que los rebeldes instalen su centro de operaciones en Trípoli, abandonando Bengasi, en la Libia oriental. Mustafá Abdul Jalil, antiguo ministro del régimen de Gadafi y actual líder de los rebeldes, advirtió que se castigará a aquellos grupos que lleven a cabo actos de venganza contra los leales a Gadafi.

Reacciones internacionales ante la inminente caída de Gadafi

La comunidad internacional, concretamente la Unión Europea, ha subrayado que ya se está “planeando activamente” una Libia sin Gadafi. “Los planes tras la caída del Coronel ya están en marcha”, aseguró un portavoz de política exterior. Además, la comisión europea ha asegurado que mantendrá las sanciones contra Libia, según ha asegurado la jefa de la diplomacia de la Unión Europea.

Por su parte, Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, ha realizado unas declaraciones proclamando que “el régimen de Gadafi está llegando a un punto de no retorno. Trípoli está a punto de librarse de las garras de un tirano y el pueblo de Libia ha demostrado que la búsqueda universal por la dignidad y la libertad es mucho más fuerte que el puño de hierro de un dictador”.

Toda la comunidad internacional es unánime y solicita al coronel Gadafi su rendición, como así ha hecho también el primer ministro francés, Sarkozy, que ha solicitado expresamente al líder libio su rendición para ahorrar más sufrimiento al pueblo libio, principal víctima de la guerra civil.