Los avances en las conexiones inalámbricas no se detienen. Su aplicación y uso requiere cada vez más un ancho de banda mayor, por el mayor peso de los archivos y la calidad de contenidos que circulan en Internet. El Wi-Fi n dejó su huella, pero lo que se viene en conexiones inalámbricas es el estándar 802.11ac, de hasta 1 gigabit/s (que utiliza las características provenientes del estándar a - 5GHz - y Wi-Fi n) y el Wi-Gig (Aplicable lugares reducidos con frecuencias de 60 Mhz). La evolución de las redes inalámbricas ha sido notable en los últimos tiempos; su difusión masiva y la utilización de ordenadores portátiles hace que los usuarios se fijen antes de entrar a un lugar y pregunten si hay Wi-Fi. En esta línea de evolción tecnológica se estarían estrenando dos nuevos estándares: el 802.11ac que es el actual 802.11a evolucionado y que sería capaz de transmitir datos con velocidades de hasta 1 gigabit por segundo y el WiGig, con 7 Gbps pensado por ahora para espacios reducidos, como una oficina o el hogar.

El estándar WiFi 802.11ac

El actual Wi-Fi n ofrece un ancho de banda que puede alcanzar hasta los 600 mbps - actualmente es el único sistema que ofrece más de 300 mbps - siempre que use muchos canales de transmisión adicionales entre el router y la tarjeta inalámbrica. En cambio el estándar 802.11ac es el desarrollo avanzado del 802.11a que se aplica en la frecuencia de 5 GHz en contraste con la habitual de 2,4 GHz, incluso agregando el soporte de canales MiMo, que es una característica del Wi-Fi n, pero en frecuencias de 40, 80 y 160 MHz. Las conexiones 802.11 ac sin duda implicarán cambios palpables para el año 2013, ya que con velocidades de 1,3 Gbps será un alcance mayor respecto de las actuales Wi-Fi. Esta nueva tecnología utiliza la banda de 5 GHz de forma exclusiva. Actualmente las redes Wi-Fi usadas en la banda de 2,4 GHz tienen solamente 3 canales sin solapamiento, es decir, sin un alto grado de coincidencia de documentos y archivos recuperados por los distintos motores de búsqueda; en cambio l a banda de 5 GHz tiene 20 canales sin solapamiento. Esto es una gran ventaja porque las interferencias son menores y en consecuencia se obtendrán importantes velocidades de transferencia - mejor que las actuales - y una mejor adecuación en la coexistencia de dispositivos utilizados. Los productos de Wi-Fi 802.11ac se calcula que estarán disponibles a fines de este año 2012 o con certeza en el año 2013 en forma masiva. Por cierto que va a requerir de nuevos routers y adaptadores, pero vale la pena por más velocidad (el rendimiento pasa de 300 mbps a 1,3 Gbps y se usan otras frecuencias como 80 y 160 Mhz), mayor distancia de alcance y un menor consumo.

WiGig, la red inalámbrica personal

Esta nueva tecnología con un par de años de desarrollo y se basa en la utilización de la banda de frecuencias de los 60 Ghz; esto le permitirá altas velocidades de transferencia pero un área de cobertura mucho menor a la que provee la Wi-Fi. La WiGig - Wireless Gigabit - ha sido impulsada por la alianza de compañías "Wireless Gigabit Alliance" para crear este nuevo estándar de transmisión de datos inalámbrico con el que se esperan alcanzar velocidades de hasta 7 gigabit por segundo de datos, imágenes y sonido, igualando así las velocidades de las redes de cables. El estándar será conocido como WiGig, acrónimo de Wireless Gigabit y funciona en el rango de frecuencias de 60 GHz. Esta característica la hace por ahora incompatible con las actuales redes Wi-Fi. La alianza Wireless Gigabit Alliance comprende a compañías como Intel, Microsoft, LG, Broadcom, Nokia, Panasonic, solo por nombra algunas, las que vienen desarrollando el estándar WiGig, cuyo objetivo será sustituir, por lo menos en lugares limitados, al estándar Wi-Fi actual, lo que permitirá la transmisión eficiente de archivos en alta definición (HD). En cuanto a velocidad la Wi-Gig será de 10 a 20 veces más rápido que la Wi-Fi; las transmisiones serán de hasta 7 Gbit por segundo, lo que permite la transmisión de archivos como películas en HD - alta definición - en unos pocos minutos (algunos dicen que será cuestión de segundos), en lugar de la cantidad de horas que lleva actualmente. Por otra parte, la utilización en oficinas se potencia por que Wi.Gig utiliza el espectro de frecuencias de 60 GHz, por el que se trabaja con grandes vólumenes de documentos y datos por muchos usuarios, sin que se interfiera el rendimiento de la red o el de los equipos de ordenadores usados en esa red. En definitiva las redes inalámbricas están llegando al punto de igualar la velocidad y la potencia de las conexiones por cable.