Tenemos un conejo como mascota (que quizá adoptamos con una protectora), ya le construimos su jaula especial para que esté cómodo, nos informamos sobre su alimentación y uso del arenero para hacer sus necesidades e incluso le hemos conseguido un compañero conejo. Y ahora, ¿qué otros cuidados necesita nuestro conejo?

Diferenciación de conejos de conejas: cómo sexar a nuestro conejo

Para sexar o identificar el género de los conejos, los machos mayores de 3 meses suelen presentar los testículos bastante palpables, pero si aún no descienden o sean muy jóvenes, hay que colocarlos con mucho cuidado panza arriba, inmovilizarlos sin lastimarlos ni que nos lastimen y presionar con cuidado la base de los genitales; las hembras presentan una vulva casi puntiaguda, mientras que los machos presentan un pene redondeado de la punta, como si los bordes estuvieran vueltos hacia adentro.

Cómo cortarle las uñas a nuestro conejo

Si las uñas son visibles, es tiempo de recortarlas con cortaúñas para perros pequeños, ya que no solo deforman la pisada del conejo, sino que se pueden astillar o atorar y lastimarlos. Con las uñas claras no hay problema y hay que recortar antes de la raíz o vena, para evitar dolor y sangrado. Con las uñas oscuras, utilizar una lámpara para verla a contraluz e identificar la raíz o vena. Tanto para recortar las uñas como para revisarlo (sección siguiente), hay que envolver al conejo en una toalla pequeña, colocarlo sobre nuestras piernas panza arriba y que asome la pata a la que le recortaremos las uñas, con una mano sujetar la pata y con la otra, usar el cortaúñas.

Revisión y cuidados de nuestro conejo

Semanalmente o de preferencia diario, hay que cepillar su pelo, ya que si bien ellos se acicalan, pueden tragar mucho pelo y al contrario de los gatos no lo expulsan sino que puede causarles una constipación que se convierta en obstrucción a nivel intestinal (estasis intestinal) y pueda causarles la muerte. Utilizar cardas para gatos o cepillos de goma para retirar el pelo muerto sirve para revisar si hay pulgas o problemas de la piel (ácaros, por ejemplo). En caso de nudos, utilizar tijeras de punta roma y hacerlo muy despacio y con extremo cuidado: la piel del conejo es muy delgada y se puede cortar con facilidad por accidente.

Hay que cargarlo como se indicó antes o apoyarlo sobre nuestro brazo: revisar las orejas (que no haya costras o laceraciones), las patas (lesiones, pérdida de pelo, suciedad de orina o heces), el área urogenital (que esté limpia, no haya suciedad por diarrea), el vientre sea suave y no esté dilatado, los ojos (que no haya irritaciones, cuerpos extraños, falta de pelo alrededor), la nariz (que no haya escurrimiento) y los dientes. Hay que separar con cuidado los labios y revisar que estén alineados y no haya crecimiento excesivo (maloclusión).

Esterilización en conejos

Es importante para evitar que enfermen de cáncer testicular (machos) o uterino y ovárico (hembras). Ayuda en la socialización e introducción de dos conejos o más, se evita el marcaje con orina por doquier, así como conductas destructivas o agresivas de dominio o territorialidad y también de apareamiento y la consecuente llegada de muchos gazapos o crías.

Consiste en la remoción de los órganos sexuales de los conejos, el útero y ovarios en hembras y de testículos en machos. Es una operación sencilla y muy similar a la realizada en gatos y perros. Los conejos se recuperan entre dos y seis días y gozan de excelente salud, los hace compañeros tranquilos y agradables y se llevan y aceptan mucho mejor a otros conejos.

Cuidados post operatorios en conejos

Para la esterilización se recomienda utilizar anestesia inhalada, que es más segura, y conviene preguntar al veterinario sobre el procedimiento y si ya realizó esta cirugía antes en conejos. No suelen necesitar desinfectantes en la incisión a menos que haya infección presente. Es normal que algunos no quieran comer de inmediato y tarden dos días en hacerlo. Existen también técnicas sobre cómo medicar a nuestro conejo, en caso de que requiera de medicamentos.

Cómo cargar correctamente a un conejo

Hay dos formas: o viendo hacia uno o hacia el frente. En el primer caso se coloca una mano sobre la parte posterior de las patas delanteras como levantando los hombros mientras que con la otra se toma la parte posterior. En el segundo caso, para conejos muy grandes o desconfiados, colocar una mano por debajo de las patas delanteras (las “axilas”) y con la otra el trasero del conejo. Siempre hacerlo con mucho cuidado, ya que su esqueleto es muy frágil.

Para una información más completa y detallada, consulta el manual del House Rabbit Handbook o entra a la página de la House Rabbit Society, asociación que es la autoridad máxima en conejos como animales de compañía.