Resulta innegable que en la actualidad la industria tiene un peso enorme en la economía internacional, y por eso es necesario explicar en qué consite la industria y qué actividades se pueden incluir en ella.

Concepto de industria

A pesar de las muchas connotaciones que se le hayan podido dar al concepto de industria, en un sentido estricto incluye solamente las actividades de transformación de los recursos naturales y de producción de bienes diversos. También hay que diferenciar la actividad industrial de la artesanía llevada a cabo en pequeños talleres en las fases previas a la industrialización. Frente a la artesanía, la industria transforma mayores cantidades de materias primas, y además requiere altos y variados recursos energéticos.

A todo esto debe añadirse el hecho de que ocupa a un elevado y especializado número de trabajadores con una considerable división del trabajo. También exige fuertes inversiones de capital. Sin embargo, aunque en esta definición queda excluida la minería, esta y la industria han estado siempre muy relacionadas.

La industria ha presentado a lo largo de la Historia una clara tendencia al aumento y a la racionalización de la producción, para así abaratar costes y obtener mayores cuotas de mercado. Estas estrategias exigen la existencia de una organización llamada empresa industrial, que no es lo mismo que establecimiento o fábrica.

  • La empresa industrial es la unidad jurídica y económica de la producción en la que se establece la combinación del trabajo y el capital para la producción de bienes industriales. Cada empresa puede tener un único establecimiento o varios.
  • La fábrica o establecimiento es la unidad técnica de producción. Es el elemento básico de la actividad industrial y a la vez se integra en dos conceptos distintos que son el de sector industrial y el de sistema industrial: El sector industrial es todo conjunto de industrias dedicadas a la misma o parecida producción. Por su parte, el de sistema industrial es un concepto de carácter geográfico, ya que integra a todas las fábricas que están sobre un territorio y que mantienen vínculos entre sí.

Clasificación de las actividades industriales

La actividad industrial ha sido objeto de varias clasificaciones que pretenden lograr una mayor comprensión del fenómeno. Entre los criterios más utilizados se pueden diferenciar la clasificación en función de la empresa que es titular de la empresa, dependiendo de la finalidad de la producción industrial, dependiendo de la dimensión y complejidad del proceso o dependiendo de la tecnología implicada en la producción.

Clasificación en función de la empresa titular de la industria

La empresa es la expresión jurídica de la actividad industrial, y dependiendo del tipo de empresa que es titular de la industria, las industria pueden ser:

  • Públicas: Son las que dependen del Estado.
  • Privadas: Si están gestionadas por uno o varios empresarios particulares.
  • Mixtas: Si se combinan ambas formas de gestión.

Clasificación en función de la finalidad de la producción

Dependiendo de la finalidad de la producción industrial se puede diferenciar entre:

  • Industrias de bienes de equipo: Son aquellas industrias que producen los elementos imprescindibles para la realización de otras producciones industriales (productos semielaborados o máquinas industriales).
  • Industrias de bienes de consumo: Son aquéllas que fabrican productos directamente para su consumo, como las alimentarias o las textiles.

Clasificación en función de la dimensión de las instalaciones y a la complejidad de los procesos

Una tercera clasificación hace referencia a la dimensión de las instalaciones y a la complejidad del proceso productivo, y en este caso se diferencia entre:

  • Industrias pesadas: Las industrias pesadas o de base son las que manejan gran cantidad de materias primas para fabricar productos semielaborados destinados a la industria, como las industrias siderúrgicas.
  • Industrias ligeras: Las industrias ligeras o de transformación son las que transforman recursos menos voluminosos para, en su gran mayoría, elaborar productos de consumo directo por parte de la población, como las industrias textiles y las electrónicas.

Clasificación en función de la tecnología

Según su tecnología y su influencia en el crecimiento económico se puede hablar hablar de:

  • Industrias maduras: Las industrias maduras son las que ya están obsoletas y se hallan en proceso de reconversión.
  • Industrias punta: Son las industrias sometidas a una elevada tasa de crecimiento y de expansión, como ocurre hoy con la microelectrónica.

Conclusión

La complejidad de la industria y su importancia en la economía actual exige un esfuerzo enorme para sintetizar sus características y explicar su importancia.