El cuidado de los pies ya no es solo una cuestión de estética y belleza, ya que el estado general de los mismos puede afectar seriamente a nuestra salud. No en vano, los pies soportan todo el peso del cuerpo, y son un factor esencial del equilibrio.

Tratamiento para lograr unos pies bonitos

Con ejercicio, baños adecuados a base de plantas medicinales, es posible combatir la aparición de callosidades, durezas y deformidades de los pies, la mayoría de las veces debido a la utilización de calzado inapropiado. Y con cuidados de belleza lograremos tener unos pies bonitos y saludables.

Mención aparte, son los cuidados especiales para los pies de las personas diabéticas. El flujo sanguíneo de los pies de los diabéticos se suele alterar debido a su enfermedad, por lo que necesitan una atención adicional, y siempre que aparezcan llagas o heridas, se debe seguir los consejos de un especialista, además de tener muy bien regulados los niveles de glucosa en la sangre.

En Europa, las complicaciones en el pie diabético, son una de las primeras causas de hospitalización para amputaciones no traumáticas.

Ejercicios para el cuidado y la belleza de los pies

Realizando con asiduidad algunos de los siguientes ejercicios podemos llegar a mantener saludables, bonitos y confortables nuestros pies:

  • Tumbados en el suelo y moviendo solo los pies, intentamos que los dedos lleguen a tocar el suelo, se cuenta hasta diez y se vuelve a la posición inicial. A continuación hacemos el giro al contrario, como si quisiéramos tocar con los dedos la pierna y lo mismo se cuenta hasta diez y se descansa. Este ejercicio es muy bueno para la circulación de los pies, y también surte efecto como prolongación en las piernas.
  • Flexionar y girar los tobillos, y también girar y flexionar cada uno de los dedos del pie con las manos.
  • De pie, con los pies juntos, levantarse despacito hasta quedar apoyado en las puntas de los dedos. Luego bajar poco a poco hasta que los dos talones se queden en el suelo.
  • Recoger canicas con los dedos de los pies.
  • Caminar sobre los talones, y asimismo caminar primero sobre los costados internos de los pies, y después sobre los externos.
Es conveniente que estos ejercicios se repitan cada uno al menos unas diez veces. Su práctica elimina toxinas y contribuye a estimular la circulación sanguínea.

Tratamientos naturales para durezas y callos en los pies

Uno de los problemas más comunes de nuestros pies suelen ser las durezas y callosidades producidas por el calzado inadecuado; con sencillos tratamientos naturales podemos aliviar callos y durezas, o incluso hacer que desaparezcan.

Una cataplasma de ajo: se calienta el ajo y se aplica directamente sobre la callosidad cuando aún esté caliente. Debe fijarse con un suave vendaje.

Dos cucharadas de yogur natural mezclado con una cucharada de sidra natural, con esta pasta se cubren las durezas de los pies, también sirve para las callosidades, se deja actuar durante diez minutos. Y a continuación se realiza un baño con las recetas de plantas medicinales más abajo descritas.

Cómo evitar el olor de pies

Para eliminar el olor de pies, se debe incluir silicio en nuestra dieta, presente en el ajo, el perejil, la lechuga, la cebolla, el apio y el puerro, entre otros.

Asimismo, es conveniente usar calcetines hechos con fibras naturales, y airear los pies caminando descalzo cuando sea posible y con la precaución de no enfriarse.

Por ejemplo, podemos andar descalzos por la orilla de la playa o en la hierba del campo cuando el tiempo sea caluroso, o incluso en casa sobre suelos de madera.

Pies hinchados, dolor de pies y pies fríos en baños de plantas medicinales

Los tradicionales baños de pies, consistentes en introducirlos en agua unos quince minutos, siguen siendo uno de los mejores tratamientos y remedios naturales para los pies doloridos, hinchados, fríos y cansados.

Hay plantas medicinales como el diente de león y la camomila o manzanilla, que tienen propiedades estimulantes, y que pueden utilizarse para los baños o pediluvio. Para ello, una infusión de cuatro a cinco cucharadas de estas hierbas medicinales por cada litro de agua y añadirlo a un barreño o palangana con agua templada, nos servirá para un reconfortante baño de pies.

También la siguiente receta con espliego o lavanda para los pies fríos:

  • Con 100 gramos de lavanda o espliego, 3 litros de agua y un puñado de sal. Se coloca el espliego en el interior de una bolsa de tela y se introduce en el agua fría, dejando que hierva durante cinco minutos. Tras cinco minutos más de reposo, se añade la sal, removiendo hasta que se disuelva. Se sumergen los pies en agua fría durante un par de minutos, y luego en el baño de espliego durante diez minutos más.
Y después de los baños es recomendable nutrir e hidratar la piel de los pies.

Si le ha gustado este artículo, puede utilizar los botones de Tweet, G+1 o Facebook para compartir con sus amigos en redes sociales. También me pueden seguir en TWTTER.