Haz click aquí para ver los usos cosméticos del aceite de lavanda

La lavanda o espliego es un pequeño arbusto leñoso en su base, con hojas de un gris claro. Su tallo suele llegar hasta los 50 cm. de altura. Las flores son de color azul violáceo. El fruto es una cápsula.

Planta aromática por excelencia, exhala un olor fuerte muy balsámico que perfuma el ambiente. El maravilloso perfume de lavanda nos retrotrae a la vida en el campo y nos recuerda a la estación estival.

Nicolas Lèmery, farmacéutico y médico francés, aseguraba que el espliego elimina la corrupción del mal olor de la transpiración y de los malos humores.

Propiedades medicinales de la lavanda o espliego

Entre sus principales componentes se encuentra la esencia de espliego o lavanda, un aceite volátil que contine acetato de linalilo. Su esencia es muy compleja, contiene alcohol y una serie de ésteres. Entre otras, se le reconocen estas propiedades medicinales:

  • Antiespasmódicas, bronquíticas, estimulantes y tónicas, pulmonares, cefálicas, febrífugas, diuréticas, antirreumáticas, calmantes, digestivas, perfumantes, antisépticas, cicatrizantes y vulnerarias.
Planta que florece en verano, a partir del mes de junio y hasta principios de septiembre, y sus flores se recogen durante los meses de julio a septiembre que es cuando están abiertas. Se aprovecha un buen día de sol para recolectarlas, y se secan rápidamente si se introducen en tarros muy bien tapados.

Las flores y las hojas del espliego o lavanda tienen aplicaciones terapéuticas

Con fines terapéuticos, de esta planta medicinal se utilizan sus flores abiertas y sus hojas, y tienen aplicaciones en casos de:

  • Gripe, catarros, laringitis, bronquitis, afecciones nerviosas, reumatismo, jaquecas, vértigos, indigestiones, eczemas, heridas y picaduras de mosquitos.
La lavanda actúa sobre el intestino aumentando las secreciones gástricas y la fuerza motriz intestinal, y sana las afecciones ginecológicas y cutáneas.

Las aplicaciones se hacen a nivel interno y a nivel externo al igual que las de otras plantas medicinales.

Uso interno:

  • Una infusión de lavanda es excelente para los catarros y la gripe; se elabora con 25 gramos de sus flores en un litro de agua hirviendo, se deja reposar de 5 a 8 minutos y lista para tomar; se pueden tomar 3 ó 4 tazas al día.
  • Como diurético y sudorífero se puede hacer una tisana con 10 g. de flores de lavanda o espliego, mezclada con 5 gr. de flores de maravilla, con 5 gr. de flores de borraja, y otros 5 gr. de flores de pensamiento salvaje.
Uso externo:

  • Las inhalaciones con flores de lavanda van muy bien contra las afecciones de bronquios y laringe.
  • Hacer cataplasmas de flores de lavanda es recomendable para los golpes y contusiones.
  • Tomar un baño con flores de lavanda es tónico, relajante y purificador de nuestra piel.
  • Una tintura alcohólica macerando unos 100 gr. de flores y hojas de lavanda o espliego, en ½ litro de alcohol durante un mes, es muy bueno para fricciones en casos de bronquitis y neuralgias, y sirve también como desinfectante de heridas.
  • Un saquito de espliego puesto debajo de la almohada, calma la jaqueca y nos ayuda a dormir.

Aceite de lavanda para cosmética y perfumería

La esencia de lavanda en el comercio se llama aceite de lavanda o aceite de espliego. La sencilla agua de colonia se puede hacer con la esencia de lavanda combinada con esencias de otras plantas como la cidra y el romero. La famosa agua de lavanda inglesa lleva además de espliego, esencia de bergamota y azahar.

Desde la más antigua humanidad con la lavanda nos hemos perfumado, se dice que en los hogares de los romanos ya la utilizaban en sus baños, y que solían llevar pequeños ramitos entre sus ropas para alejar a los insectos y así evitar sus picaduras. En otras culturas se ponía esencia de lavanda en el agua donde se lavaban las prendas para que resultasen perfumadas.

Para un baño con flores de lavanda, basta con mezclar una taza de flores secas de lavanda con dos tazas de avena y ½ cucharada de bicarbonato, trituramos bien todo hasta reducirlo a harina; además de relajarnos y reconfortarnos conseguiremos reanimar nuestra piel.

Con el alcohol de lavanda nos podemos dar fricciones para calmar las tensiones musculares. Este alcohol se elabora de una manera muy sencilla si añadimos un litro de alcohol de 90º a unos 30 gramos de aceite de lavanda y lo dejamos macerar de dos a tres días, lo filtramos y conservaremos el producto herméticamente cerrado.

Pequeños saquitos de flores de esta planta medicinal, nos perfumarán los armarios y cajones demás de ahuyentar las polillas.

Miel y mermeladas con espliego o lavanda

Es una planta muy apreciada por los apicultores ya que las abejas disfrutan del néctar de sus flores, obteniéndose así la reconocida miel de espliego, un producto de color blanquecino, de textura cremosa y de un agradable aroma, con un sabor un poco ácido. En el Rosellón francés es una de las mieles más comunes en el mercado, como consecuencia de las extensas plantaciones de lavanda en esta zona francesa.

Con las flores de lavanda también se preparan exquisiteces culinarias como mermeladas, helados, o incluso chocolate.

Cultivar lavanda, su historia

Planta medicinal originaria de los países del Mediterráneo incluidos los del norte de África, sobre todo se reproduce en la aridez argelina. Y desde siempre se ha utilizado la esencia de sus flores para la fabricación de lociones y perfumes.

La Provenza francesa tiene inmensas plantaciones de lavanda para la extracción de aceite esencial y como planta medicinal. Y como se ha señalado anteriormente es una planta muy apreciada por las abejas y por los apicultores para la producción de miel.

Crece en las laderas de los caminos y en terrenos áridos de climas soleados con una altitud media de 600 metros. Todos los años, alrededor de la pequeña planta brotan nuevos retoños herbáceos.

Otra forma de cultivo es propagarla por semillas o por esquejes y plantarse directamente sobre el terreno que se elija, teniendo en cuenta las condiciones de su hábitat natural (temperatura y humedad). También se planta por acodo doblando una rama desprovista de hojas y enterrándola en el sustrato para que produzca raíces.

En jardinería se utiliza como planta ornamental, decorando parterres expuestos al sol, y también es idónea para la confección de setos de baja altura y que admitan poda.

Plantada en los bordes de los caminos como ornamental resulta muy bonito y embriagador.

Más información en: Plantas medicinales: usos y propiedades con remedios naturales.

Si le ha gustado este artículo, puede utilizar los botones de Tweet, G+1 o Facebook para compartir con sus amigos en redes sociales.