Entre los días 11 y 20 de noviembre de 2011 se celebraron una serie de eventos importantes en La Vila Joiosa. De una parte, un circuito de tapas en el que colaboraron varios bares y restaurantes de la ciudad. De otra, la concentración de motos que tuvo lugar en el hotel Allon Mediterrànea. En tercer lugar, las notas musicales en honor a Santa Cecília y l'arreplegada dels músics que llenaron de música y color las calles hasta que acabó el mes. Y el partido entre España e Inglaterra que mantuvo a los aficionados pendientes de la televisión.

"Con "G" de Tapas" fue el nombre dado al evento gastronómico. Era la segunda vez que se ponía en práctica dicha idea en la ciudad y los resultados fueron tanto o más positivos que en la primera ocasión aunque faltó algún participante de la anterior etapa.

Tanto vileros como visitantes pudieron disfrutar de varios días de tapeo por un precio módico, saboreando platos exquisitos, algunos nuevos y otros tradicionales, típicos de la ciudad como la ·carne en salsa o los boquerones en vinagre, les punxaetes, etc ...

La Vila Gastronómica

Participaron más de cuarenta establecimientos y los cocineros aportaron profesionalidad y trabajo concienzudo en cuanto a calidad y a excelencia en los platos. En todos los sitios participantes se ofreció la tapa y la bebida tras el pago de dos euros. Y para mantener el interés de los visitantes se añadieron variaciones al evento que tuvo su inauguración en el año 2010.

Los patrocinadores fueron, como en la primera ocasión, Avea (Asociació Vilera d'Empresaris), la Asociación Santa Marta, las concejalías de Comercio, Fiestas y Turismo del Ayuntamiento de La Vila Joiosa, la Mesa de Hostelería de Avea, y, en esta ocasión, Taxi "La Vila" cuyos trabajadores, además de vender bonos y cobrar con tickes, pudieron descontar un diez por cien a quienes pagaron por el servicio de taxis si se utilizaba para acudir a cualquiera de los establecimientos.

El monto recogido sirvió para ayudar a los Reyes Moro y Cristiano en la celebración de las fiestas durante el año 2012. Las fiestas de la ciudad se desarrollaron entre los días veinticuatro y treinta y uno de julio y, gracias al circuito, se ayudó a costear los gastos derivados de una semana de portar el regio cetro festero.

Venta de bonos para los consumidores

Durante el año 2011 los bonos se pudieron adquirir en los cuarteles de las compañías Llauradors y Artillería del Islam. Se compraron bonos con cinco tickets a diez euros. Por cada ticket se sirvió una tapa junto con una cerveza o vino. Se puso, además, a disposición de quienes quisieron acudir, un plano con la localización de los cuarenta restaurantes y bares que se hallaban dispuestos por toda la ciudad para que el recorrido abarcara un espacio lo más amplio posible y llegara a todos los puntos de la localidad.

Cada sitio participante tenía un cartel con la "G" enorme de la ruta para que el visitante pudiera acceder y saborear cualquiera de las veintidos mil tapas que se sirvieron durante los diez días que duró el evento. Esa "G" pertenece a la palabra "Gastronómica" pues la ruta pertenece a la marca municipal "La Vila Gastronómica" que recoge otros eventos como "El concurs de pebereta", " El concurs de All i Oli", "Xocolatíssima", la "Setmana de l'arrós" o la "Mostra de cuina marinera".

Tipos de tapa para degustar

Entre la enorme variedad de pinchos y tapas que se ofertaron se pudieron consumir: montaditos de queso, embutido o de paté y pescado, la famosa ensaladilla rusa, tapas diversas como la carne en salsa, mejillones en cazuelitas, raciones y pinchitos, patatas bravas, calamares a la romana o en su tinta, pulpo, tortilla, mojama, dátiles con queso, queso con tomate, aceite o algo de perejil, etc...

Tanto Xaro Escrig, concejala de Fiestas, Comercio y Turismo como el alcalde de la ciudad, Jaime Lloret y el presidente de Avea, Jaime Sánchez, resaltaron la importancia del evento al unir la fiesta, la gastronomía en una celebración de dichas características y agradecieron a los participantes su colaboración. La presentación se realizó en el salón D. Pedro de la Barbera del Aragonés el lunes día treinta y uno de octubre y en tres días, al inicio del circuito, entre el once y el catorce de noviembre, se vendieron más de doce mil tapas.