La situación del mundo parece cada día más caótica y la solución no se ve a corto plazo. Muchas personas interesadas en realizar gestos solidarios comienzan a preguntarse si lo más correcto es ayudar a personas desconocidas en lejanos países o mirar alrededor y comenzar por la ciudad que habitan.

Para otros, la posibilidad de realizar un gesto solidario se aleja por razones económicas, y aunque tengan el deseo la realidad se va tornando más difícil. Cuando parece que la solidaridad decae, se utilizan variantes que no supongan un elevado gasto para los bolsillos maltratados.

Una de las formas a tener en cuenta a la hora de dar un paso fraterno y al mismo tiempo aprovechar los beneficios inherentes a productos de buena calidad, es realizar algunas compras navideñas en las tiendas donde se promueve el comercio justo.

Criterios del Comercio Justo

El comercio mundial margina por principio a los pequeños productores, familias que dependen de sus cosechas para subsistir. Bajo los criterios del comercio justo, se trabaja con pequeños productores, defendiendo condiciones de trabajo dignas, y salarios suficientes. Además de respetar el medio ambiente, se vela por la igualdad sexual y la eliminación de la explotación infantil.

Con relación al consumo, la calidad de los productos es segura, la información sobre su contenido, procedencia y elaboración es fiable, y la seguridad de que no han sido manipulados con materiales químicos es total.

Existen en España varias tiendas de comercio justo, entre las que se pueden destacar: Setem, Ideas y Olokuti. Intermón Oxfam además de tener su propia web de información y tiendas de venta, también distribuye varios productos de comercio justo a través de los supermercados de El Corte Inglés.

Tiendas de Comercio Justo

La tienda de comercio justo más orientada a las Navidades es Tienda Mundos, con una variedad de belenes y nacimientos hechos con materiales ecológicos y reciclados. Ofrece además lotes de alimentos muy adecuados tanto para obsequiar como para consumir en estas fechas navideñas. Incluyen vinos chilenos, licores, jamones, cafés, infusiones y chocolates, todos de elevada calidad.

Olokuti también tiene su sección orientada a la Navidad, aunque su punto fuerte sigue siendo los productos ecológicos utilitarios, los ecogadget o propuestas para asociarnos a un mundo más ecológico, y sus amplios productos de cosmética, salud y relajación. Especial para regalar a los jóvenes son las fundas de móviles anti radiación.

Setem presenta un amplio catálogo de alimentos para chuparse los dedos. Destacan el café de Etiopía y Brasil, los chocolates ecológicos Kaoka, algunos de ellos sin azúcares añadidos, y para los amantes de las bebidas más fuertes, el mojito Paraguay, y un incomparable Ron Santiago, magnífico obsequio por la diferencia de su sabor.

La decisión de hacer un regalo de Navidad acercándose a estos productos puede marcar un antes y un después. Una vez consumidas las variedades que se ofertan en las tiendas de comercio justo, es difícil no regresar por más. Los contrastes de sabores, colores y texturas, marcan la diferencia con los productos alimenticios industriales.