Dentro de los electrodomésticos imprescindibles para un hogar, el que debería ocupar el primer lugar en la lista no podría ser otro que el frigorífico. Los frigoríficos permiten conservar durante un mayor tiempo los alimentos, y estos conforman las necesidades básicas de una familia, es decir, la alimentación. De nada servirá comprar una gran cantidad de productos, si después no es posible conservarlos en óptimas condiciones y durante el tiempo que se desea, multiplicando un gasto que ya de por sí es elevado.

Por lo tanto, la elección de un buen frigorífico es importante.

Cómo elegir un frigorífico: aspectos a tener en cuenta

Hay varios factores que inciden en la compra de este electrodoméstico:

  • Uso y frecuencia de utilización: para ello hay que tener en cuenta la cantidad de personas que lo vayan a usar, si va a ser todos los días (lo común), o la cantidad de productos destinados a congelación.
  • Donde instalar el frigorífico: dependiendo de espacio disponible en la cocina, habrá que elegir un modelo con unas dimensiones específicas. Después vendrán otros aspectos secundarios como un color o panelación determinados, acordes con la decoración.
  • Capacidad del frigorífico: ésta se mide en litros, si es para una sola persona será suficiente con 100-150 litros, y si es para tres o cuatro la capacidad se eleva de 350 a 500 litros.

Capacidad de congelación del frigorífico y duración de los alimentos

Es importante prever la cantidad de tiempo durante el cual se van a conservar los alimentos, dependiendo de las necesidades de cada persona o familia, ya que no será lo mismo un frigorífico que solamente pueda congelar por unos días, que otro que permita mantener los alimentos durante meses. Las estrellas indican esta capacidad de congelación.

  • 1 estrella: solo permiten mantener los alimentos por unas horas. Alcanzan los -6 grados.
  • 2 estrellas: congelación durante un máximo de tres días. Alcanzan los -12 grados.
  • 3 estrellas: permiten mantener congelados los alimentos durante meses. Un mínimo de -18 grados.
  • 4 estrellas: además de mantener la congelación durante meses, ésta es mas rápida y con una mayor cantidad de alimentos.

Modelos de frigoríficos

Actualmente existe una amplia oferta en frigoríficos, y cada uno tiene unas características concretas, además de sus ventajas e inconvenientes.

Frigoríficos convencionales, los más baratos

Los de toda la vida, es decir, cuentan con un sólo motor que hace funcionar el congelador y la nevera, y los más sencillos y económicos. Su mayor desventaja radica en que dispone de un solo selector de temperatura, y si fuera necesario congelar mayor cantidad, los alimentos de la nevera se enfriarán mucho, e incluso pueden congelarse. Pueden ser de una puerta, con el congelador dentro, o de dos puertas.

Frigoríficos Combi

Estos electrodomésticos cuentan con varias ventajas:

  • Tienen dos motores independientes, uno para el frigorífico y otro para el congelador, y permiten regular cada uno de forma que se adecue a cada necesidad.
  • Tienen un dispositivo de descongelación que transforma la escarcha en agua, y posteriormente se evapora. Esto provoca un aumento de la humedad que repercute en una mejor conservación de los alimentos frescos.
Frigoríficos No Frost

Estos modelos funcionan mediante frío seco, es decir, no producen escarcha, optimizando la refrigeración y congelación. Además, impiden que los olores se entremezclen, los alimentos mantienen sus propiedades durante un mayor tiempo, y evita que los productos congelados se unan entre ellos.

Frigoríficos de tres puertas

Estos cuentan, además de las dos puertas de los combi, con otra mas. Este tercer apartado ofrece la posibilidad de utilizarlo según convenga, bien como frigorífico o como congelador, según las necesidades de cada momento. Por ejemplo, cuando se adquieren alimentos frescos para un tiempo, y es necesario congelar una parte para que no se estropeen, para tener reservas en caso de viajes largos, vacaciones,...etc.

Frigoríficos ecológicos

Estos electrodomésticos reducen el consumo de CFC (gases cloro fluoruro carbonados) aproximadamente un 50%. Con esto se impide el daño a la capa de ozono, aunque su precio es más elevado.

Consumo de los frigoríficos

El gasto energético de este electrodoméstico viene determinado por una serie de símbolos:

  • A: frigoríficos que ahorran un 45%.
  • A +: frigoríficos que ahorran un 70%.
  • A / A +: están diseñados para un máximo ahorro energético.
  • B: ahorran un 25%.
Esta clasificación prosigue varios niveles (C, D, E).

Frigoríficos de última tecnología

Son electrodomésticos con modernas funciones:

  • Control remoto: permiten controlar las funciones del frigorífico a través del móvil.
  • LCD: están equipados con una pantalla en la cual se reflejan todos los detalles (temperatura óptima, estado general...etc)
  • ACS: aunque la temperatura exterior sobrepase los 40 grados, esta tecnología hace que en el interior del frigorífico permanezca inalterable.
  • Antibacterias: las paredes interiores están recubiertas de un tratamiento antibacteriano específico, que impide el desarrollo de gérmenes y hongos.

Precios de los frigoríficos

El precio de este electrodoméstico varía según el modelo:

  • Frigoríficos convencionales de una puerta: pueden oscilar entre los 250 a los 500 euros.
  • Frigoríficos combi: entre 500 los más básicos, hasta sobrepasar los 1.000 euros en los de última tecnología.
Llegados a este punto, y dependiendo de las necesidades particulares, el gasto necesario para adquirir un buen frigorífico se verá amortizado con el paso de los años, antes que otro electrodoméstico para el hogar, ya que una larga y óptima conservación de los alimentos es primordial.