¿Puede haber algo más cómodo que comprar desde el salón de casa? ¿Existe mayor comodidad que la de evitar el agobio, las colas para pagar y las preguntas insistentes de los dependientes? Aunque para gustos estén los colores y para compras el libre mercado, cada vez más las tiendas de ropa hacen su particular agosto abriendo sus tiendas "online" para comprar ropa.

El Corte Inglés ha sido la última y, a la vez, la primera. Porque El Corte Inglés no es cualquiera. Es la mayor superficie de compras de España y eso también se ha transmitido a la red.

Con más de 300 marcas disponibles (firmas de ropa que van desde Belstaff a Burberry, de Pepe Jeans a Gucci, Hugo Boss, Neck and Neck, Custo o Loewe) se convierte, al parecer, en la mayor oferta de firmas para comprar a través de la web. Y, de paso, con un aspecto digno del entorno 2.0: maniquí virtual -con zoom incluido-, personal shopper, cross selling o la posibilidad de vestir al modelo virtual y mandárselo a tu madre para que apruebe el conjunto. El todo en uno del "shopping on line". El acabose de las tarjetas de crédito.

¿Cómo puedo comprar online en El Corte Inglés?

Lo primero que hay que hacer, además de echar un vistazo previo a la web, es registrarse. Se trata del proceso clásico con el que, además de acceder a la tienda online de ropa podremos, desde ese momento, realizar todo tipo de compras en el site de El Corte Inglés. De la cesta de la compra al iPhone del niño. De las entradas de un concierto al envío de un regalo.

La empresa liderada por Isidoro Álvarez lleva una ventaja, pasmosa, en permitir al cliente realizar online lo mismo que hace en la tienda física. Y en este caso, la garantía se extiende también al clásico lema de la empresa: "Si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero".

Los pedidos que compre en El Corte Inglés online podrán ser devueltos en el propio centro comercial, algo que redunda directamente en uno de los principales miedos de la gente a la hora de comprar online: "¿A quién le reclamo en caso de insatisfacción?" Aquí la duda se deshace rápidamente porque, al igual que se puede devolver también se puede comprar y, después, ir a recogerlo a la tienda, con lo que el comprador se asegura la reserva de una prenda sin la incomodidad de tener que ir a buscarla. Blanco y en botella.

Las marcas de ropa y complementos, distribuidas en combinaciones, conjuntos

Una vez que el cliente se ha registrado, toca mirar los trapitos de los que dispone. Una de las ventajas más curiosas con las que cuenta la nueva tienda virtual de El Corte Inglés es la posibilidad de probar la ropa en un modelo virtual y, aquí está lo bueno, acceder a combinaciones ya previstas que incluyen lo necesario (excluyendo la ropa interior) para vestir a un ser humano. El típico conjunto de camisa, pantalón y calzado. El típico modelo de top, falda y sandalia. Lo que haga falta en miles de posibilidades...

A través de unas sencillas herramientas web, el usuario puede ir probando distintas combinaciones de ropa con solo pulsar el botón de "Desvestir". Además, existe la opción del "Personal Shopper" que permite que al escoger esa opción en un producto determinado el programa nos indique automáticamente qué tipo de ropa queda bien con ese calzado. Y así hasta el infinito.

Se acabó la dictadura de lo inconjuntable aunque ahora, eso sí, existe el riesgo de que media España acabe con el mismo conjunto gracias al asistente de la web de El Corte Inglés, pero eso es otro tema.

Distintos "looks" para chicos y chicas

Y además es complicado, porque el programa ofrece muchas posibilidades dentro de la misma prenda. Por ejemplo, al escoger unas zapatillas, la web ofrece tres tipos distintos de "look": desde una apariencia denominada como "Militar" (sólo de nombre, no se imaginen con la guerrillera puesta) a un look "Informal" u otro llamado "Minimal Boy".

Si en el caso de los chicos la compra es relativamente sencilla, en el de las chicas el probarse modelitos puede llevar al paroxismo más absoluto: Los "looks" se amplían hasta cinco (Minifalda Jean, Chic Tierra, Urban Flower, Sábado Noche y Blanco y Vaquero), a lo que hay que añadir los complementos, que permiten al comprador escoger hasta la mano en la que quiere llevar la pulsera. Las posibilidades, de nuevo, más que infinitas, se revelan eternas.

De Hugo Boss a Emporio Armani, de Ralph Lauren a Tommy Hilfiger

Es una de las mayores bazas de la tienda online de El Corte Inglés y así se han ocupado de promocionarlo: cerca de 300 marcas están disponibles para ser compradas vía web y la mayoría de ellas también se encuentran en el probador virtual. Todas o casi todas están, y las que no terminarán estando. Incluso se ofrece la posibilidad de comprar sin marca aunque las posibilidades son más bien escasas.

A la vez, tanto en la tienda online normal como los modelos virtual de El Corte Inglés, el comprador puede ir guardando sus conjuntos y selecciones mientras se le indica el precio que tendrá que pagar al final. Y aquí tampoco hay sorpresas: el precio se mantiene como en la tienda física, como en El Corte Inglés y, por tanto, habrá quien lo vea caro y quien lo vea, simplemente, justo.

Ahora, con las cartas de uno de los grandes del comercio en España encima de la mesa, queda esperar al movimiento de los demás. Mango, Women's Secret, Adolfo Domínguez, ya contaban con la posibilidad de comprar online, Springfield acaba de llegar y Zara, el gigante de la moda española del grupo Inditex ha entrado por la puerta grande (aunque ya estaba aquí con Zara Home). Ahora, la batalla está lista y el cliente tiene en su mano todas las posibilidades y, cómo no, todas la tarjetas de crédito.