La sangre es un órgano vital, formado en la médula ósea y está compuesto por glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. A pesar de los avances técnicos, los científicos aun no han podido inventar alguna sustancia que la reemplace y por lo tanto sólo el organismo del hombre es el único capaz de producirla.

En cada extracción se separan los glóbulos rojos, plaquetas, crioprecipitados y plasma fresco congelado para un diferente uso a cada uno de ellos.

Los glóbulos rojos pueden conservarse entre 35 y 42 días, si se los mantiene a una temperatura de 4 grados centígrados, y se los suele utilizar habitualmente cuando hay grandes pérdidas de sangre.

Las plaquetas duran solo 5 días, y se conservan en agitación constante entre 20 y 22 grados centígrados. Su utilidad es la de coagular y suele utilizarse en pacientes que padecen enfermedades como el cáncer o leucemia.

El plasma fresco congelado se conserva en congeladores a -18 grados centígrados y duran hasta 1 año. Es el líquido que trasporta sustancias como proteínas, nutrientes y algunos químicos, por lo tanto es también derivado a laboratorios para hacer medicamentos hemoderivados.

El cuestionario en cuestión

Al ingresar a un centro público receptor de donaciones sanguíneas, se le entrega al postulante una guía titulada: Información Pre-donación – Entrevista, en la cual indica al voluntario que “por favor, lea atentamente la información antes de donar sangre”.

Este folleto de dos páginas publica en su portada “…estamos obligados a no confiar solamente en los análisis, sino a realizar un cuestionario, de acuerdo a la legislación nacional e internacional vigentes, como así también las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, sobre todas las eventuales situaciones de riesgo que usted pudiera haber tenido.”(SIC).

A partir de ello, este manual hace mención al período de “ventana” y explica las causas y consecuencias de este ciclo.

Luego, dicta once motivos para que el voluntario se autoexcluya a donar sangre o avise para que no la utilicen. Las causas para no donar son:

  • Si se ha hecho tatuajes, acupuntura o perforado las orejas con agujas no descartables en el último año.
  • Si fue o es consumidor de drogas prohibidas.
  • Si tiene o ha tenido relaciones sexuales (hombre con hombre) en el último año.
  • Si tiene o ha tenido relaciones sexuales con hemofílicos en el último año
  • Si tuvo relaciones sexuales con personas que tuvieron sexo a cambio de dinero, en el último año.
  • Si tuvo relaciones sexuales a cambio de dinero.
  • Si tiene o tuvo relaciones sexuales con personas infectadas con el virus del SIDA, Hepatitis B y C, en el último año.
  • Si usted tiene serología positiva por SIDA, Hepatitis, Chagas, Brucelosis o Sífilis.
  • Si usted tiene o ha tenido síntomas que puedan ser asociados con el SIDA: diarreas crónicas, fiebre de más de 10 días de evolución, pérdida de peso, manchas en la piel, ganglios inflamados.
  • Si le ofrecieron dinero para donar sangre.
  • Si usted tuvo relaciones sexuales con parejas múltiples en el último año.
Sobre este cuestionario la Doctora Flavia Daniele (M.N. 108814 – M.P. 56252) indicó que: “es menos restringido de lo que es en países como Estados Unidos, en donde la guía es de tres páginas y a la sangre la separan por razas”. Aseguró la médica Daniele que realizó trabajos en el sector de hemoterapia en hospitales de Norteamérica.

Luego informa sobre las distintas pruebas de laboratorio que se le realizan a la sangre y vuelve a mencionar que: “durante el período de ‘ventana’ esos análisis darán negativos y por esa razón se debe responder con sinceridad”.

Las secciones del cuestionario

En la finalización de la primera página, el voluntario debe firmar un “Consentimiento libre e informado del Donante”, en donde reconoce haber leído toda la información pre y post- donación que se le ha brindado; entender todas las preguntas que se le han formulado en la entrevista médica personalizada sobre su salud, hábitos sexuales y adicciones a las drogas. Además de admitir haber tenido la oportunidad de consultar todo lo que ha necesitado saber y que le han respondido satisfactoriamente con términos comprensibles. Y que también ha respondido con la verdad y el mejor de sus conocimientos.

La sección del cuestionario está integrada por cuarenta y siete consultas divididas en cinco secciones que se deben responder con un "sí" o un "no".

El primer bloque, compuesto de 24 preguntas, trata de descubrir los principales síntomas de enfermedades o tratamientos médicos.

La segunda sección indaga nuevamente sobre si alguna vez ha utilizado drogas o ha tenido pruebas positivas para Hepatitis o enfermedades del hígado.

El tercer bloque intenta investigar las conductas personales del donante, consultando si en los últimos doce meses ha estado detenido en instituciones carcelarias o policiales por más de 72 horas y, en el caso de ser hombre, si ha tenido contacto sexual con otros hombres.

La cuarta sección consulta si en los últimos tres días ha tomado aspirinas o analgésicos, si recibió tratamiento odontológico o si ha tenido diarrea y/o fiebre.

En la última parte, vuelve a indicar que se responda con sinceridad si es que está donando sangre para que le hagan la prueba del SIDA, si es que recibirá dinero u otra compensación y finaliza preguntando si entendió todas las preguntas que se le formularon.