Llamado originalmente Chamacuero, palabra purépecha que significa: “Donde se cayó la muralla”. Fue uno de los puntos de frontera entre chichimecas, otomíes, mexicas y purepechas. Posteriormente, se le cambió el nombre porque en su territorio fue asesinado el ex presidente Ignacio Comonfort.

Se localiza en el Bajío, en el estado de Guanajuato, sus límites son al norte y este con San Miguel de Allende; al sur con Apaseo el Grande y Celaya y al oeste con el municipio de Juventino Rosas.

Arqueología de Comonfort

En Chamacuero se ha encontrado vestigios arqueológicos del preclásico superior, en especial en Los Morales, Orduña, Madre Vieja y Peñón del Meco; que corresponden a la Cultura Chupícuaro. Algunos vestigios corresponden a la época chichimeca y tolteca en Los Remedios y en Escobedo.

Está en proyecto abrir la zona arqueológica de Los Morales, bajo el sistema de sitios que existe actualmente en el estado de Guanajuato.

Época novohispana de Chamacuero

En el siglo XVI Chamacuero era un pueblo sujeto de Acámbaro, que a su vez pertenecía al corregimiento de Yuririapundaro. En el aspecto religioso Chamacuero formaba parte de la diócesis de Michoacán, actualmente a Celaya.

Chamacuero jugó un papel muy importante para dominar a los chichimecas por lo que figuraron en la región jefes otomíes provenientes de Jilotepec como  Nicolás de San Luis Montañez y Pedro Martín de Toro, quien fundó un presidio en la región.

Chamacuero fue atendido por los franciscanos observantes, por eso es que la iconografía de sus templos esté relacionada con los santos de las descalcez como san  Diego de Alcantara y san Felipe de Jesús mártir en Japón.

Después el clero secular tomó el control de la parroquia, destacando José Ignacio Basurto, sacerdote de Chamacuero, que fue el primero en publicar obras escritas en América, dirigidas al público infantil, por medio de fábulas, a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Turismo cultural. Iglesias de Comonfort

La iglesia parroquial de san Francisco de Asís, conserva dos hermosos retablos dorado de la época barroca de tipo anástilo, poco comunes en el país. Están basados en escenas de los evangelios apócrifos y se refieren a la vida de la Virgen María y san José. Conserva además varios altares con pinturas y esculturas de interés artístico. Anexo se encuentra su convento.

El santuario está dedicado a la Virgen de los Remedios, en las últimas semanas de noviembre se realiza una magnífica fiesta, en la que se presentan varias danzas como la del torito, apaches, concheros, rosas, etc.

Otros templos son la capilla de san Antonio de Padua, la iglesia de la Virgen de Guadalupe, la iglesia de María Auxiliadora en Emplame, la de San Agustín. Es interesante mencionar el templo de Santiago en Neutla, cerca de ahí hay una presa en donde se prestan servicios de tipo ecoturístico.

La casa museo de don José María Luis Mora

En 1794 nació en Chamacuero, el ideólogo liberal mexicano más importante. Padre de la Reforma, colaborador del presidente Valentín Gómez Farías, don José María Luis Mora. Además fue sacerdote, intelectual, político e historiador, escribió México y sus revoluciones, obra fundamental para conocer el movimiento insurgente.

En Comonfort existe todavía la casa del insigne liberal, en frente de lo que era la presidencia municipal. Actualmente tiene la función de ser un museo, en donde de manera breve se expone la historia del municipio.

Tradiciones y gastronomía de Comonfort

Durante mucho tiempo se ha trabajado en Comonfort la piedra, siendo uno de los lugares claves en la producción de molcajetes y metates. En Empalme Escobedo, fue uno de los centros de transferencia del ferrocarril, por lo que tuvo mucha importancia en el siglo XIX y parte del XX.

En Comonfort se come muy bien, es un lugar productor de aguacates. La carne de res es de excelente calidad. Se hacen unos helados muy ricos, frutas de horno y a la gente le gustan una gorditas hechas a mano de queso, que tienen un sabor único en todo el país.

Comonfort es una alternativa para las personas interesadas en el turismo cultural, el religioso y el ecoturismo. Formando corredores turísticos con Celaya y san Miguel Allende, o siendo parte del Camino Real de Tierra Adentro y de  la ruta del inicio del movimiento insurgente.