La mayoría de las personas que tenemos un celular con cámara integrada hemos estado en el momento preciso de una buena foto, solo hay que saber sacarle el mejor provecho. Hay cientos de recuerdos que no hubiéramos podido capturar si no hubiésemos traído un teléfono en mano. Esas fotografías son muy importantes y por eso debemos estar preparados para esos instantes.

La mayoría de los celulares actuales cuentan con una cámara integrada

Casi todos los teléfonos celulares disponen de una cámara fotográfica digital, que por no ser profesional o de alta resolución no quiere decir que las fotos tengan que ser malas. Solo hay que tener precaución al tomar una foto para poder disfrutarla después.

La resolución de las cámaras de los celulares aumenta rápidamente. En México ya están a la venta celulares con cámara integrada de 12 megapíxeles, como el Sony Ericsson Satio.

Con un teléfono celular se puede lograr una buena fotografía digital

Quienes cuenten con una cámara de menor resolución también pueden mejorar sus fotos tomando en cuenta los siguientes consejos:

  • Consultar el manual.- Lo primero es conocer todas las funciones de la cámara. Estas tienen efectos digitales como el blanco y negro y el sepia. Algunas cuentan con un temporizador de retardo para dejar el aparato en algún lugar y que, así, todos salgan en la foto.
  • Mantener limpia la lente.- Libre de huellas digitales y de polvo, para evitar que la imagen salga borrosa o que la lente esté bloqueada con partículas.
  • Usar la mejor resolución.- Se puede escoger entre calidad baja, media y alta. Cuanto más elevada es la calidad mejor quedará la foto. Tal vez en pantalla no es notorio pero al agrandar la imagen sí. Estos archivos son más pesados pero vale la pena; es mejor adquirir una memoria externa para almacenarlos.
  • El zoom no es recomendable.- Se suple personalmente, acercándose o alejándose de la escena. Si el objeto está lejos y no es posible acercarse, no se utiliza el zoom porque la ampliación artificial empeora la calidad, es mejor tomar la foto así y luego ampliarla en la PC con un programa de edición de fotografías.
  • No moverse.- Se debe tomar una posición estable para no moverse al hacer una toma pues los objetos que estén en movimiento saldrán borrosos.
  • Hay que tener rapidez.- Puede haber un retardo entre el instante de apretar el disparador y cuando realmente se realiza la foto; por esto al fotografiar un evento con ciertas cámaras se pulsa un poco antes de la acción.
  • Tener en cuenta que la luz es lo más importante.- La iluminación natural es la mejor, cuanto mejor iluminados se encuentren los objetos mejor se verán. Se debe evitar el contraluz, a menos que lo que se quiera sea lograr ese efecto.
  • Controlar el balance de blancos.- Si el teléfono dispone de balance de blancos se elijen ajustes previos para exterior e interior para compensar los tonos amarillentos que adquieren las fotos cuando se hacen con iluminación incandescente (foco) o azulados en los días nublados. Los colores serán más cercanos a la realidad.

Hay momentos ideales para tomar una foto

En cuanto a la luz, el mejor momento para hacer tomas son los días nublados porque la luz es uniforme y carece de contrastes, es decir luces y sombras muy marcados. Si se está en pleno sol hay que cuidar que el sol esté a nuestra espalda y que ilumine la escena.

Por los colores, las mejores horas son el amanecer y el atardecer, porque provocan gran calidez en las imágenes debido a la luz con naranjas y rojizos. En interiores y de día, hay que aprovechar la luz exterior tomando las fotos cerca de ventanas.

A jugar con la composición de la imagen

Lo principal es usar la regla de los tercios que consiste en no colocar al sujeto en el centro sino en el tercio superior para no dejar un gran espacio vacío encima de la cabeza. Pero también hay que animarse a hacer tomas en horizontal y vertical y probar diversos ángulos: desde arriba, desde el suelo, con la cámara inclinada.

A veces uno o dos pasos hacia un lado hacen la diferencia, no esperemos a que nuestro sujeto se mueva y menos si es inerte, busquemos el sitio ideal desde donde vamos a lograr una mejor foto. Si el sujeto tiene una altura diferente a la nuestra, debemos disparar a la altura de sus ojos y así la imagen quedará mucho mejor y más natural.

Nunca es demasiado tarde para cambiar

Si algo no nos agrada de una foto lo podemos cambiar. Para hacerlo se debe descargar a una PC y experimentar con un programa de edición. Sus aplicaciones producen efectos de más calidad que las de los teléfonos. Es posible corregir los colores, el brillo, el contraste y demás.

Y al final hay que imprimir; cada vez son más las imágenes que se quedan almacenadas en las memorias y pueden llegar a perderse.

Y ahora, aunque no se disponga del modelo más reciente hay que hacer fotos como si así lo fuera.