Para tener una buena higiene dental no basta sólo con cepillarse los dientes, existen otras serie de consejos prácticos que puedes implementar para combatir la formación de caries y prevenir enfermedades de las encías, como gingivitis y periodontitis, enfermedades causadas por la acumulación de bacterias en los dientes que de no removerse forman una substancia dura y porosa llamada cálculo o sarro.

Las caries y las enfermedades de las encías además de ser dolorosas o dar lugar a infecciones graves, pueden contribuir a empeorar las enfermedades cardíacas, la diabetes y las enfermedades respiratorias o inclusive conducir al nacimiento de niños prematuros bajos en peso.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Las enfermedades bucodentales más comunes son la caries dental y las periodontopatías. Se estima que entre un 5% y 20% de los adultos sufren de enfermedades periodontales graves, mientras que del 60% al 90% de los escolares de todo el mundo tienen caries dental.

Cepillado de la boca

Lo primero que debes hacer para tener una buena higiene dental es conseguir un cepillo de dientes de cerdas suaves y que se adapte al tamaño de tu boca, el cual es recomendable cambiar cada tres meses. El cepillado de la boca debe incluir los dientes, las encías y la lengua y debe realizarse como mínimo tres veces al día.

Limpia todas y cada unas de las piezas dentales por su parte externa e interna. La técnica correcta para un buen cepillado de la parte externa consiste en desplazar el cepillo dental con un movimiento vertical de barrido tanto para los dientes superiores como inferiores, es decir, desde las encías hacia abajo (dientes superiores) o desde las encías hacia arriba (dientes inferiores). Realiza este movimiento por lo menos de 12 a 13 veces.

Para el cepillado de la cara interna de los dientes se recomienda un cepillo pequeño que contenga un ángulo entre el cabezal y el mango, de modo que facilite el acceso a todos los rincones de la boca, por lo general se realiza con el cepillo de lado y se incluye la limpieza de las muelas y las encías.

El cepillado de las muelas o molares y premolares por lo general requiere más cuidado, debido a los múltiples surcos que poseen y a que tienden a acumular gran cantidad de placa dental. La forma correcta de limpieza es mediante movimientos circulares.

En cuanto a la limpieza de la lengua, se aconseja cepillarla desde arriba hacia abajo, evitando movimientos bruscos que puedan lastimar la sensibilidad de la lengua.

Uso del hilo dental

Después de cepillarse los dientes se recomienda pasar el hilo dental entre los dientes, de manera que puedas eliminar cualquier resto de alimentos que se encuentre en la zona interproximal, es decir, entre dientes contiguos. De esta manera evitarás la formación de placa bacteriana y de enfermedades periodontales.

Enjuague bucal

Actualmente en el mercado existe una gran variedad de enjuagues bucales que te ayudaran no sólo a eliminar las bacterias y microorganismos causantes de las caries y del mal aliento, sino incluso a blanquear los dientes o remineralizar el esmalte dental. Se recomienda enjuagar la boca con 20 ml (una tapa) durante 30 segundos y luego eliminar el producto de la boca, sin enjuagar con agua.

Elementos que debes evitar para tener una sonrisa insuperable:

  • Fumar: El uso constante de cigarrillos puede causar daños dentales como: debilitar el esmalte de los dientes, cambiar la coloración y producir enfermedades periodontales como la gingivitis.
  • Azúcares: Las bacterias utilizan el azúcar como forma de energía y como una especie de pegamento que les permite adherirse a la superficie de los dientes. Además de causar el incremento de bacterias que destruyen el esmalte dental.
  • El Café: El café junto al té y tabaco pueden causar cambios en la coloración del esmalte dental.
  • El estrés: El estrés es el causante principal del bruxismo, un trastorno que ocasiona que ciertas personas rechinen los dientes, sobre todo por la noche. Esto causa el desgaste del esmalte dental y problemas en la alineación de la dentadura.

Herramientas que pueden ayudar a mantener una excelente salud oral:

Además de la higiene regular también existen otra serie de herramientas que te permitirán tener dientes blancos y saludables, entre estos podemos mencionar:

  • Los tratamientos blanqueadores: Consisten en la aplicación de un gel hecho a base de peróxido de carbamida o peróxido de hidrógeno, que permite borrar la coloración amarillenta de los dientes.
  • El fluoruro: Consiste en la aplicación de una sustancia en los dientes que fortalece el esmalte dental, haciéndolos más resistente a las caries.
  • Remoción de la placa: El método más sencillo y eficaz para eliminar la placa bacteriana a nivel individual es el cepillado con dentífricos o pastas de dientes especiales para eliminar la placa, aunque existen otros instrumentos que son útiles a la hora de remover la placa, como son los cepillos interdentales, los palillos interdentarios, los conos o estimuladores de goma, los irrigadores o duchas dentales o los cepillos eléctricos.
  • Aplicación de sellantes: Consiste en la colocación de una resina o barniz protector en los dientes posteriores que impide la retención de placa bacteriana en surcos y fisuras dentales.
  • Visita regular al odontólogo: Realiza por lo menos 2 visitas anuales a tu odontólogo para efectuar un examen mucho más profundo de tu cavidad bucal y detectar la aparición temprana de caries dentales.