El Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentina (AFA), presidido por Julio Humberto Grondona, aprobó casi por unanimidad la reestructuración del formato del torneo de Primera División de fútbol. Esto resta que quede confirmado el próximo 18 de octubre en la Asamblea Anual Extraordinaria en donde se elegirán las nuevas autoridades de la AFA, aunque todo parece indicar que Grondona será reelecto una vez más (ya lleva más de 30 años al frente de la AFA).

De los 26 dirigentes presentes, 22 dieron el visto bueno y 4 se abstuvieron de darle rienda suelta al campeonato que fusionará la Primera con la Segunda División. A partir de la temporada 2012-2013, 38 equipos participarán del campeonato de primera.

Con este nuevo sistema se acrecientan los partidos televisados (se verán el doble de partidos por TV abierta), y por ende aumenta la partida de dinero de parte del Gobierno Nacional (a cargo de la televisación del "fútbol Para todos”). De 600 millones, la AFA pasará a cobrar 1.200 millones, que repartirá entre los clubes.

¿Qué pasará esta temporada y quienes jugarán en la A el año que viene?

En primera no habrá descensos este año, por lo que los 20 equipos seguirán en la máxima categoría el año que viene. De los 20 clubes que jugarán en segunda este año, 16 “ascenderán” a jugar el nuevo torneo, y sólo cuatro descenderán a la B metropolitana o al torneo Argentino A, según corresponda (si son equipos de Buenos aires descienden a la B “Metro”, si son del interior, jugarán el Argentino A).

Los castigos y los premios serán en términos económicos. Los cuatro últimos de la A de este año (que no descenderán) recibirán menos dinero la temporada que viene en conceptos de derechos para televisar los partidos. En el caso de los equipos que este año jugarán en Segunda División, entre ellos River Plate, el campeón clasificará a la Sudamericana, y los cuatro primeros cobrarán más por los derechos de TV el año que viene, como para tener un incentivo extra, ya que la mayoría ascenderán de categoría.

En cuanto al Torneo Argentino A y la B Metropolitana, (que hoy serían de tercera división), sólo ascenderán a jugar el nuevo torneo los campeones de cada certamen, por lo que ascenderán dos categorías de un sólo salto.

Así, quedarán los 38 equipos que disputarán este inédito campeonato (los 20 de primera, 16 de lo que hoy es la B Nacional, 1 del torneo Argentino A, y 1 de la B Metropolitana.

¿Cómo se jugará el nuevo torneo?

Los equipos se dividirán en dos zonas de 19 equipos, por lo que se jugarán 18 partidos más 2 “interzonales”, que serán los “clásicos”. Esta primera fase será de 20 partidos.

Los cinco mejores de cada zona más los 9 mejores de la tabla general clasificarán a la “zona campeonato”, y los 19 restantes jugarán la “zona competencia”.

El que gane la "zona campeonato" será el campeón, y los 4 primeros clasifican a la Libertadores, mientras que del quinto al séptimo van a la sudamericana.

Los cuatro últimos de la "zona competencia" descienden, y los dos primeros pueden clasificar a la Sudamericana (aún no esta confirmado). Esta segunda fase del certamen será de 18 encuentros, y en cada fecha habrá un equipo que queda “libre”.

¿Por qué estos cambios?

Son muchas las especulaciones en este sentido. Algunos dicen que es para “federalizar” más el fútbol, que de esta manera llegará a más provincias, y los clubes del interior incrementarán notablemente sus ingresos por la televisación.

Otros dicen que es para ayudar a River para que vuelva a estar en el fútbol grande la Argentina, pero parece extraño, ya que el descenso está consumado, y este año deberá jugar en la Segunda División.

Hay quienes sospechan que esto es una movida política de Grondona para lograr la reelección en la AFA gracias al apoyo que le darán los dirigentes de los clubes provinciales que se ven favorecidos con este nuevo formato. La AFA tendrá más dinero para repartir por las partidas que vendrán del Estado, y así se seguirá consolidando la figura de Grondona.

Lo cierto es que el fútbol argentino vive días de grandes cambios. Este es un hecho inédito en la historia, y habrá que ver cómo se desarrolla para empezar a sacar conclusiones, pero en la previa parece algo muy complicado de llevar a cabo, y que habrá que limar muchas asperezas durante este año en lo referente a muchos temas económicos y políticos, para que esta reestructuración total pueda implementarse.